null: nullpx
México

¿Lo que le pasó a Klinsmann le pasará a Juan Carlos Osorio?

Su despido es interpretado como el fastidio del entorno estadounidense con un extranjero arrogante, y que había que regresar a un viejo conocido.
23 Nov 2016 – 7:45 PM EST

La publicación reciente de la entrevista telefónica de Klinsmann con el New York Times enfureció a varios miembros angloparlantes del entorno futbolístico de Estados Unidos. Cuando el alemán dijo que “el fútbol es emocional, y que mucha gente saca conclusiones sin saber lo que ocurre dentro del equipo o dentro del deporte”, muchos interpretaron que Klinsmann les llamó ignorantes e inexpertos.

Escribiendo hoy para Univision News, el periodista inglés Simon Evans señaló a los enemigos que Klinsmann se ganó principalmente en la MLS:

“Cuando (Klinsmann) motivaba a sus futbolistas para jugar en Europa, para probarse a sí mismos al nivel más alto, él creía estar diciendo lo obvio acerca de que los jugadores mejoran su nivel cuando juegan con los mejores. Pero a la MLS esto no le gustó”.

A final de cuentas, el único apoyo de 'Klinsi' en el banquillo estadounidense era Sunil Gulati. Comentaristas, jugadores influyentes, directivos y figuras históricas como Landon Donovan generaron un ambiente hostil que empujó a Gulati a echarlo a la calle cuando el Team USA sufrió una goliza de escándalo.


Como escandalosa fue la goliza que México recibió en la Copa América Centenario. Afortunadamente para él, Osorio no corrió la misma suerte que Klinsmann porque en el 7-0 nunca estuvo en riesgo la calificación al mundial, porque el colombiano apenas llevaba un semestre en el banquillo del Tri y porque (a diferencia de Klinsmann) aún cuenta con ciertos apoyos entre directivos, jugadores influyentes y algunos cuantos comentaristas.

Mal haría Osorio en no poner sus barbas a remojar tras ver las de Klinsmann cortar. Como Klinsmann, el aún seleccionador de México es visto por muchos como un extranjero arrogante y desconocedor del medio a quien tarde o temprano se le agotará su discurso publicitario, su ‘rollo mareador’.

Si el caso de Klinsmann se repite con la selección mexicana, Osorio sería echado a la calle cuando sus únicos apoyos directivos –Guillermo Cantú y Santiago Baños- se dobleguen a la presión de un ambiente todavía más hostil. Así como la US Soccer echó la reversa del proyecto Klinsmann y se fue al viejo conocido en Bruce Arena, asimismo la Femexfut podría echar la reversa de Osorio y optar por uno de los varios viejos conocidos del fútbol mexicano.

¿Lo que le pasó a Klinsmann le pasará a Juan Carlos Osorio? Sin duda: se trata de personajes venidos del exterior en entornos futbolísticos exageradamente cerrados.

RELACIONADOS:México

Más contenido de tu interés