null: nullpx
Opinión Deportes

Hugo Salcedo | Generaciones doradas y nada más

Hay naciones que han logrado algún título o clasificación memorable debido solo a una generación histórica.
17 Nov 2020 – 09:10 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

A lo largo de la historia de futbol mundial se han podido catalogar de acuerdo a sus logros a las grandes potencias selecciones como Alemania, Brasil, Italia, Argentina y en tiempo más reciente España y Francia, escuadras que sin importar los jugadores que tengan deben de ser consideradas favoritas para cualquier torneo de futbol.

Estas selecciones se han ganado a pulso esta distinción debido a que se encuentran en producción permanente de grandes futbolistas que les permite generar renovación de planteles cuando sea requerido.

Pero también tenemos el otro lado de la moneda, aquellas naciones que han logrado algún título o clasificación memorable debido solo a una generación histórica.

El recuento inicia en la década del 50. La selección de Hungría fue denominada los “mágicos magiares”, extendieron una racha invicta de 32 encuentros, aquel equipo en el que se encontraban leyendas como Ferenc Puskás, Zoltán Czibor y Sandor Coczis entre algunos otros deslumbraban por su futbol vistoso y efectivo que les permitió llegar a una final de campeonato del mundo en 1954, la cual perdieron frente a los alemanes 3 por 2. Desde aquel inolvidable equipo Hungría no volvió a trascender en el la escena del fútbol internacional.

En el continente africano recordamos aquellos Juegos Olímpicos de 1996 donde una espectacular generación de futbolistas nigerianos alcanzaron la medalla dorado al vencer en la gran final a la selección de Argentina. Después de aquel extraordinario logró animaron algunos otros eventos pero nunca cerca del campeonato.

Dinamarca entró por la puerta de atrás a la Eurocopa de 1992, invitados de última hora que lograron el título del certamen de manera más que sorpresiva. Desde entonces los daneses asisten habitualmente a los eventos, pero muy lejos de la trascendencia.

La Eurocopa del 2004 nos ofreció a otro de esos grandes campeones inesperados: la selección de Grecia venció a los anfitriones portugueses en el estadio Da Luz, toda esa plantilla y su director técnico Otto Rehhagel vivirán por siempre en el corazón del pueblo helenico.

España a partir del título conseguido en la Eurocopa del 2008 y Portugal en 2016 han trabajado a marchas forzadas para tener renovaciones y figuras que las puedan hacer entrar en esa distinguida lista de las grandes potencias.

El caso de Bélgica es muy especial. Tienen sin duda a la mejor generación de su historia, pero por ahora no ha podido conseguir ningún título de relevancia, el tiempo se agota porque varios de ellos empiezan a entrar en una etapa de madurez.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés