null: nullpx
Dallas Cowboys

Con extraordinario juego de su defensiva, Dallas paró a Saints y rompió su racha imbatible

Los Vaqueros derrotaron a Nueva Orleans, acabando con sus 10 triunfos seguidos, e interceptaron a Brees en un momento clave, para lograr una victoria enorme dando la campanada de la temporada.
30 Nov 2018 – 11:18 PM EST

La Semana 13 de la NFL comenzó con la sorpresa de la temporada cuando contra todo pronóstico, los Cowboys derrotaron 13-10 a los imponentes New Orleans Saints en el AT&T Stadium de Dallas para dar la sorpresa, liderados por una estupenda defensiva de campeonato.

Los Cowboys hicieron lo impensable frenando la racha de 10 triunfos seguidos de los Saints, el mejor equipo de la Conferencia Nacional y toda la NFL, basándose en un juego pragmático en ofensiva y con una defensa imponente que limitó a Brees y compañía a menos de 200 yardas totales, para arrancarles el título de invencibles.

El choque de Thursday Night Football, inició con unos Cowboys determinados a imponer su estilo de juego por tierra y montaron una ofensiva de apertura larguísima que consumió más de cinco minutos y medio donde recorrieron 67 yardas hasta concretar un gol de campo de 26 yardas de Brett Maher para ponerse en ventaja.

Era turno de ver a Drew Brees y la fantástica ofensiva de los Saints pero el ataque de los de negro y dorado se atascó en un inicio y salió rápido con un tres y fuera con puro pase incompleto del QB. Dallas no pudo igualar su primer drive y despejó a la primera, pero la defensa volvió a imponerse y paró a los Santos de nuevo en tres jugadas.


Dallas volvió a tener una ofensiva brillante con buenos pases de un certero Dak Prescott, y la coronaron con el primer touchdown de la noche. Ezekiel Elliott se metió hasta las diagonales en un pase pantalla de 16 yardas que puso a los Cowboys 10-0 sobre New Orleans para sorpresa de todos.

La defensiva de los Vaqueros no dejaba hacer nada a Alvin Kamara y otra vez secó al ataque de los poderosos Saints. Sin embargo, apareció el primer error del juego casi perfecto de Dallas. Amari Cooper soltó el balón con un fumble, provocado accidentalmente por la rodilla de un defensivo, y Nueva Orleans logró el cambio de posesión empezando en la 39 de DAL.

No obstante que tenían el momento anímico, los Saints no le sacaron provecho al robo de balón y se fueron en ceros. Logro para la defensiva de los Cowboys que paró a Brees aún con primero y gol, incluso deteniendo a Kamara en el intento de cuarta oportunidad que arriesgó Sean Payton.

Para ese momento el juego estaba en el segundo cuarto y Dallas volvió a apegarse al ‘librito’. Ofensiva eterna de 16 jugadas que consumió 9:09 minutos, recorriendo 70 yardas y produjo puntos. Maher consiguió su segunda patada, ahora de 46 yardas, para irse 13-0 arriba al medio tiempo.



La segunda mitad comenzó con los Santos teniendo la primera posesión, y tras una buena serie de jugadas, no lograron el touchdown pero sí romper el cero con gol de campo de Will Lutz. Pararon a Dallas en seis jugadas y se metieron al partido gracias a una tontería de Randy Gregory.

Después de que Vander Esch había hecho una estupenda jugada en 3ª&2 en medio campo, deteniendo a Mark Ingram, el ala defensiva #94 le pegó al pateador de despeje, regalando un primero y diez de 15 yardas por falta personal.

Brees no iba a desperdiciar ese regalo y, en tercera y largo, lanzó un pase a la zona de anotación que atrapó el novato WR Keith Kirkwood con todo y una interferencia ofensiva que no se marcó. Así de fácil los Saints se acercaban a tres puntos por un grave error defensivo de los Vaqueros.

Ambas defensivas ajustaron y frenaron los ataques inmediatos, pese a otro error de Gregory, con notable participación de Jaylon Smith sacudiendo a Kamara con un golpazo que lo dejó aturdido.


Después vino otro revés importante contra Dallas cuando, en su intento por ganar otro primero y diez por piernas en la zona roja, Prescott soltó el balón y le entregó la posibilidad de ganar el partido a los Santos con menos de 2:30 en el reloj.

New Orleans arrancó en su propia yarda 15 sin recibir nada en contra, tres puntos abajo luego de anotar 10 sin respuesta, con dos tiempos fuera y un quarterback de calibre Salón de la Fama en los controles. El resultado: intercepción de Jourdan Lewis en 2a que sentenció el triunfo de Dallas.

El esquinero #27 de los Cowboys se quedó con un pase mal lanzado por Drew Brees y los Cowboys solo necesitaron conseguir otro primero y diez definitivo para finiquitar una victoria enorme ante el equipo más encendido de toda la NFL.

El triunfo significa demasiado para los Dallas Cowboys (7-5) que se confirman como el líder de la División Este de la NFC y le propina su segunda derrota a los Saints (10-2) en la cima del Sur pero que pueden caer al segundo sembrado de la Conferencia si ganan los Rams.


Más contenido de tu interés