null: nullpx
Fórmula 1

Un MAGISTRAL Verstappen le arrebató a Leclerc la victoria en el GP de Austria

El piloto holandés completó una carrera de antología y con un extraordinario rebase sobre Leclerc en la vuelta 69 le brindó a Red Bull su primer triunfo de la temporada.
30 Jun 2019 – 10:53 AM EDT

El holandés Max Verstappen (Red Bull) se coronó en el Gran Premio de Austria de Fórmula 1 este domingo luego de una increíble remontada, tras haber protagonizado una muy mala salida.

Verstappen adelantó al 'poleman' monegasco Charles Leclerc (Ferrari) a dos vueltas para el final, y al finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) en el giro 56 de 71. La maniobra con la que el holandés pasó al piloto de Ferrari será no obstante investigada por los comisarios.

Por su parte, el mexicano Sergio 'Checo' Pérez se quedó apenas fuera del Top 10 al finalizar una gran carrera en la posición 11.

¡Se apagaron los semáforos y se largó la carrera!

Justo en las emociones para alcanzar la curva uno, ahora llamada “Niki Lauda” es que encaraban los pilotos. El problema fue de Verstappen, cuando soltó demasiado pronto el clutch y debió volver a accionarlo para revolucionar el auto, ahí se metieron Hamilton y Bottas, por decir lo menos, mientras Leclerc se escapaba como líder en un buen arranque.

El arranque donde se movieron muchas posiciones, mientras Verstappen perdió cinco, Vettel recuperó tres, ‘Checo’ Pérez logró rebasar a dos pilotos para ser 11° y de a poco, la pista corta pero técnica de Spielberg dejaba claras las posibilidades de quienes traen las llantas más suaves, como Leclerc y Vettel, pero los de Mercedes traían las llantas de cara amarilla, las intermedias en el ataque pleno.

¡Se abre la ventana de paradas y las estrategias entran en acción!

Para la ventana de paradas, Bottas sorprendió entrando antes que Leclerc, y mantuvieron el compuesto, mientras que Vettel entró y ¡sus mecánicos no tenías las llantas listas! Eso provocó una larga parada, de casi siete segundos. Ahora el líder era Lewis Hamilton con llantas de más de 22 vueltas y, de hecho, el inglés muy cómodo cuando le avisan que su tirada sería más larga: “sigo bien” dijo, al referirse a sus llantas y el compuesto.

Aunque el liderato se heredó de Leclerc a Hamilton y luego a Verstappen, cuando todos los implicados cumplieron con sus paradas, el Ferrari 16 volvió al primer lugar, seguido por Bottas, Vettel, Verstappen y Hamilton para los primeros cinco.

Max Verstappen estaba presionando para recuperar la posibilidad de entrar al podio y batalló con Vettel hasta que lo pasó por el tercer lugar, luego, en la V55 decía por el radio que perdía potencia. Desde la pared de los pits le indicaron los cambios en el volante para recuperar y de ese modo, llegó al segundo sitio, tras marcar el rebase sobre Valtteri Bottas. Toto Wolff, jefe de Mercedes, no pudo evitar sufrir el rebase de su piloto.

¡El final de la carrera más inesperado para Ferrari!

A ocho vueltas del final, el ritmo de carrera de Charles Leclerc ha sido bueno y se lo celebran por las comunicaciones del equipo. Aunque Max Verstappen ya estaba a sólo dos segundos y medio de distancia. Una vuelta más y ya era un segundo menos. A la siguiente eran sólo 78 décimas de diferencia y así se construye un final de película para el holandés.

Cinco vueltas para finalizar y el ataque inminente de Max presionó a Leclerc, que se defendió al máximo, cubriendo trayectorias para evitar el sobrepaso. Las banderas azules ondearon en la pista para que los pilotos lapeados no estorbaran en el duelo que se alargó… y cuando se pensaba que Verstappen lo pasaba, Leclerc vendió caro el rebase y lado a lado y rueda a rueda le cerró la puerta para no perder el liderato.

Un par de cuervas adelante y se repitió la emoción… tres curvas adelante y de nuevo…. pero a dos vueltas del final, se tocaron lateralmente, Verstappen se abrió un poco de más y Leclerc perdió en ese proceso la posición. ¡Max Verstappen ya era el líder!

“¿Qué demonios es eso?” recriminó Leclerc por la radio, pero los comisarios no investigan, y la diferencia es de más de un segundo, mientras Vettel, terminó el trabajo para pasar a Hamilton. En la última vuelta apenas, los comisarios anunciaron que investigarán la maniobra. Otra vez, toman demasiado tiempo en decidir, otra vez, la polémica se sirve, no de lo que pasa en la pista, sino de lo que pasa fuera de ella.

La vuelta más rápida era de Max Verstappen, mientras la bandera de cuadros blancos y negros decretó la sexta victoria del holandés en la máxima categoría. Lo que, de algún modo, fue lavar la culpa de su mal arranque de carrera.

Max Verstappen al referirse al contacto “Venimos a correr, si no, mejor me quedo en casa”, pero Leclerc no se metió en problemas al declarar terminando la carrera, “Tenía mucha degradación en los neumáticos al final de la carrera. Dejaré que los oficiales decidan, la vuelta anterior si me dejó espacio y en esa, se fue muy ancho hacia la salida, dejándome fuera de pista”, y así, visiblemente molesto, se dirigió a la premiación.

Bottas sin perder la tranquilidad, aunque las flechas plateadas tuvieron una actuación discreta, asegura que “sufrieron demasiado calor en el motor, pero al menos sumamos algunos puntos, debimos bajar el ritmo para contrarrestar las temperaturas”


El gran día de Max Verstappen, ganador del Gran Premio de Austria en Fórmula 1

Loading
Cargando galería
Publicidad