null: nullpx
Automovilismo

Rubens Barrichello, el otro orgullo del automovilismo brasileño

Hasta 2019 era el piloto que había corrido más grandes premios de la F1 premios que nadie.
23 May 2020 – 08:26 AM EDT

Rubens Barrichello es otro de los grandes orgullos del automovilismo en Brasil y que es poseedor de una personalidad afable y carismática. Pasó casi veinte años en la máxima Fórmula Uno, donde corrió más Grandes Premios que ningún otro piloto en la historia.

Hablar de pilotos brasileños en la Fórmula Uno es recordar a Emerson Fittipaldi, Ayrton Senna o Carlos Pace entre los 31 de esa nacionalidad que han estado presentes en el campeonato mundial de la FIA.

Un joven que resultó ser extraordinario en su país y siendo menor de edad llamó la atención cuando ganó el campeonato brasileño en autos turismo, de ahí le llegó una invitación para correr en Europa la Fórmula Opel y en 1990 se adjudicó el título.

Luego llegó su oportunidad en la Fórmula 3, pero como era menor de edad, corría con la licencia de su padre que se llamaba igual y además tenía el mismo día y mes de nacimiento.

Pasó al Fórmula 3000 y luego debutó en la Fórmula Uno corriendo en el equipo de Eddie Jordan en 1993 y se desarrolló ahí hasta 1996, ahí logró su primera ‘pole position’ para pasar al Stewart Ford en el 1997.

Tal vez se le recuerda más como compañero y fiel escudero de Michael Schumacher en Ferrari a donde llegó en el año 2000 y aunque ya traía algunos podios, fue en la escudería del ‘Cavallino rampante’ donde obtuvo sus mejores resultados.

Ese mismo año en su debut con el equipo, abrió la temporada con una victoria en Australia. De ahí en adelante, su dupla con Michael Schumacher fue legendaria. Entre el éxito de ese año, contribuyó al campeonato de constructores de Ferrari, aunque también fue el gran sacrificado.

La historia nos recuerda que en Ferrari siempre ha existido una diferencia entre pilotos, el número uno y a quien se dedican los esfuerzos, y el número dos, el escudero, a quien se sacrificará en pos del bien principal, el piloto más importante.

‘Rubinho’ como es conocido por todos en el paddock de la Fórmula Uno no tenía empacho en cumplir su parte, no mostró molestia por ello en ningún momento y recibió el reconocimiento de todos en la parrilla y fuera de ella por su carácter siempre sencillo.

Tan sacrificado fue, que superó la prueba y permitió el paso de Schumacher para que el alemán se llevara una victoria que podía ser para el brasileño, pero contratos son contratos y las órdenes del ‘pitwall’ de los italianos se cumplen a rajatabla.

Pero nada es para siempre y en 2006, decidió probar suerte en Honda, donde las cosas no fueron de lo mejor hasta que Ross Brawn adquirió el equipo para formar su propia escudería, donde permaneció y volvió al podio y a ganar, de hecho, donde obtuvo su última victoria.

Terminó su carrera compitiendo para el equipo de Frank Williams, ayudó a desarrollar un auto que era difícil de llevar a la competencia de una cada vez más exigente Fórmula Uno tecnológica, pero también limitada categoría de competencia.

Su retiro de la Fórmula Uno, no significó que dejara de competir y por invitación de su amigo Tony Kanaan ingresó a la IndyCar en Estados Unidos en el 2012 con el KV Racing.

Aún compite con 48 años de edad en categorías de autos turismo en Brasil, Pero dejó semilla y su hijo ya conduce autos de carreras, pero el muchacho le salió tan bueno, que cuando fue su copiloto por primera vez, lloró emocionado. Así es ‘Rubinho’, un hombre sencillo y sensible.

Un personaje al que se le sigue recordando y que cada que visita un gran premio o se para en alguna carrera a nivel mundial, se le saluda con cariño, siempre con una sonrisa y respeto al que con 323 Grandes premios a cuestas, es hasta 2019, el piloto con más carreras en la Fórmula Uno en la historia.

Rubens Barrichello corrió más de 300 Grand Prix en casi 20 años

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:AutomovilismoAyrton SennaAutos

Más contenido de tu interés