null: nullpx

La inusitada paridad en el tenis en 2019: 32 torneos, 32 campeones

Por primera vez en la era de los torneos Abiertos, tanto en la ATP como en la WTA nadie ha ganado dos o más torneos a esta altura de la temporada.
21 Mar 2019 – 12:30 AM EDT

Novak Djokovic y Naomi Osaka en el Abierto de Australia; Dominic Thiem y Bianca Andreescu e n Indian Wells; Roger Federer y Belinda Bencic en Dubai; Nick Kyrgios y Yafan Wang en Acapulco...

Pero nadie ha repetido.

Se han jugado 32 torneos de tenis en 2019, 19 en la ATP y 13 en la WTA, con 32 campeones diferentes. Algo que no había ocurrido en 50 años de la era de los Abiertos en el deporte blanco y que insinúa una paridad que hace tiempo no se había visto en el circuito masculino y que aprieta la que existía ya desde hace años en el femenino.

"Definitivamente dice algo sobre (como) hay cambios en marcha, en ambos circuitos. Tal vez es más difícil dominar. O es más difícil mantenerse, algo así, teniendo los mismos ganadores", dijo Federer antes de su debut en el Miami Open. Y los jóvenes realmente están empujando, que es algo que nosotros hemos visto de un tiempo a la fecha. No solo no es fácil ganar torneos y parece más fácil para ellos ahora, lo cual es bueno. Y eso no significa que los otros no sean tan buenos. Solo es que hay cambios."

Si hurgamos en la lista de campeones, vemos que hay tenistas consagrados y en altos lugares de las clasificaciones ausentes, los que aún no levantan un trofeo este año. Rafael Nadal (2), Alexander Zverev (3), Juan Martín del Potro (8) y John Isner (9) son los tenistas top 10 del ATP que están en la "lista de espera" de 2019.

Simona Halep (3), Angelique Kerber (4), Elena Svitolina (5), Sloane Stephens (6) y Serena Williams (10) están en la misma situación en la WTA.

"Podemos ver que todas estamos como al mismo nivel", dijo Naomi Osaka, actual número uno. "Y es básicamente quién más lo quiere (ganar un torneo) y está dispuesta a poner todo el esfuerzo por ello."

En la ATP, el recambio generacional luce más dramático que en la WTA. Hoy en día, no hay un solo campeón de algún Grand Slam con menos de 30 años de edad, pero los tenistas más jóvenes empiezan a dar indicios de que esta estadística puede cambiar pronto.

Alexander Zverev ganó el ATP World Tour Finals de 2018 y Dominic Thiem ganó su primer Masters 1000 el pasado fin de semana, por poner un par de ejemplos, en el año en el que se retirarán Andy Murray, ganador de tres Grand Slams, y David Ferrer, quien conquistó 27 torneos ATP.

En la WTA, Serena Williams no ha logrado ganar un torneo desde el Australian Open 2017, que ganó con un embarazo de ocho semanas de su primera hija.

Y Osaka, quien solo tiene 21 años de edad y subió a la cima de la clasificación al ganar el US Open 2018 y el Australian Open 2019, se separó de su entrenador y desde entonces no ha visto la suya, con derrotas relativamente tempranas en Dubai e Indian Wells y mucha presión por sus perseguidoras más cercanas en el ranking.

El Miami Open luce como el momento ideal para ver por primera vez a jugadores que repitan como campeones en este año, pero no es garantía. Sin Nadal y Del Potro, ausentes por lesión en el cuadro masculino, es la oportunidad para estrenarse de Zverev e Isner, quien defiende su corona. O para que Halep o Kerber tengan una revancha, pues las dos ya perdieron una Final en el año.

Total, si siguen los "estrenos", llegará la temporada de arcilla y si Rafa Nadal está sano para entonces, no llegaremos a mayo así.

Con información de AP

Publicidad