null: nullpx
Cincinnati Bengals

El momento que marcó a la franquicia: Los Bengals y las revanchas de Brown

Referencias a Cleveland Browns, conflictos con Bill Walsh y derrotas en playoffs.
17 Jun 2016 – 4:37 PM EDT

Un equipo como Cincinnati Bengals, que no ha tenido muchos momentos de grandeza en su historia, siempre navega por los recuerdos vagos para encontrar un hecho histórico cumbre.

No hay triunfos espectaculares, menos campeonatos. Ha tenido buenos jugadores y entrenadores pero ninguno capaz de producir un momento significativo guardado en la memoria de los aficionados.

Por eso su momento cumbre es el propio nacimiento, el surgimiento como nueva franquicia en el futbol americano profesional. Un dato de su origen es la clave de todo: Los Bengals son el sueño del legendario coach Paul Brown, o por lo menos lo fueron en los primeros años. Un intento del coach Brown por seguir adelante su exitosa carrera dentro del futbol americano profesional.

SU MOMENTO FUE NACER

Paul Brown construyó a los Cleveland Browns como el equipo dominante a finales de la década de los años cuarenta y principios de los cincuenta. Primero en la Liga llamada: All-America Football Conference que luego desapareció y después en la NFL.

Cuando Art Modell se convirtió en el dueño de los Browns se acabó la armonía con el coach. Paul Brown fue despedido en 1962 pero no se conformó con terminar de esa forma su trayectoria deportiva. Apenas un año después encabezó el proyecto de una nueva franquicia en el estado de Ohio, concretamente en 2 ciudades candidatas, Cincinnati y Columbus.

Paul Brown se decidió por Cincinnati debido al proyecto para construir un estadio de usos múltiples, que sirviera para los Cincinnati Reds del Beisbol Grandes Ligas y para un equipo de la NFL. Un escenario que sustituyera al viejo Crosley Field. Era la época de los estadios en forma circular. Mediante el movimiento y acomodo de una parte de las tribunas se podía adaptar para beisbol o futbol americano.

El nuevo equipo de Cincinnati fue incluido en la Liga Americana como su décima franquicia. Paul Brown aceptó estar en la AFL, donde jugó a partir de 1968, porque sabía de la inminente fusión con la NFL en 1970.

¿POR QUÉ BENGALS?

De 1937 a 1941 la ciudad fue sede de un equipo profesional llamado Cincinnati Bengals, que nada tenía que ver con el surgimiento de la nueva franquicia en los años sesenta. Aquellos Bengals originales pertenecían a Ligas alternas a la NFL, pero luego desaparecieron.

Algunos textos de historia mencionan que Paul Brown quiso recuperar el nombre Bengals también inspirado en un hecho de su pasado. Se trataba de un recuerdo cuando fue entrenador en High School del equipo de Massillon, Ohio cuyo apodo era: Tigers.

En cuanto a los colores del uniforme y casco Paul Brown seleccionó el naranja, negro y blanco. El tono naranja era exactamente el mismo que usaban los Cleveland Browns, de hecho los diseños de uniforme eran muy similares, la diferencia era que los Browns usaban café en lugar de negro. Brown rechazó un diseño de casco con rayas de tigre, muy parecido al que se implementaría en 1981 y que todavía hoy lo usan. En su lugar pidió que la palabra Bengals apareciera en semicírculo sobre el fondo naranja.

Las referencias a los Cleveland Browns eran frecuentes. Uniforme, casco, colores. Para colmo en 1970 Bengals y Browns fueron ubicados en la misma División, situación que hasta los días actuales del Siglo XXI se mantiene.

PAUL BROWN VUELVE A DIRIGIR

El propio fundador de los Bengals se convirtió en su primer entrenador en jefe. No tuvo mucho éxito pero no faltó el acostumbrado legado que Paul Brown dejaba en donde estuviera presente.

Aunque la historia registra una relación de trabajo que terminó muy mal entre los dos, no hay duda que el mejor asistente que Brown tuvo en los Bengals se llamó Bill Walsh. Primero como entrenador de receptores, luego de quarterbacks, Walsh fue candidato al puesto de coach principal cuando Brown se retiró en 1975. Pero eso no ocurrió. En 2006 Walsh reveló que Brown hizo todo lo posible para que no se quedara como entrenador en jefe, incluso ocultó ofertas e hizo lo posible para que Walsh no consiguiera trabajo en otro equipo. Paul Brown nunca se manifestó públicamente al respecto.

En total de 1968 a 1975 Paul Brown ganó 55 partidos, perdió 59 y empató uno. Apareció 3 veces en playoffs pero, como preludio de algo que perseguiría a los Bengals en su historia, no pudo ganar ninguno.

Así que la historia registra a los Bengals como un equipo que nació por los deseos de rivalidad y revancha con Cleveland Browns; que tuvo a un joven entrenador asistente como Bill Walsh pero desperdiciado por razones desconocidas; una franquicia que ya jugó 2 veces el Super Bowl, ambas derrotas que el destino quiso que fueran ante San Francisco 49ers entrenados por… Bill Walsh; que ha ligado años de fracasos fuera y dentro de los playoffs. Es una interrogante que su estrella cambie algún día.



RELACIONADOS:Cincinnati Bengals

Más contenido de tu interés