null: nullpx

En dramáticos penales: Liverpool conquistó su cuarta Supercopa de la UEFA

Los Reds ganan en penales al Chelsea en Estambul; los Blues pierden de nuevo en penales una Supercopa de Europa, tras la de 2013.
14 Ago 2019 – 5:50 PM EDT

Liverpool conquistó su cuarta UEFA Supercup, luego de empatar 2-2 con Chelsea hasta la prórroga y definir el encuentro en penales 5-4, donde Abraham vio detenido su disparo que le dio a los Reds un nuevo título europeo en Estambul, tras el que conquistó, también desde los once pasos, ante AC Milan en 2005, en la Champions League.

Sadio Mané hizo doblete, a los minutos 48 y 95' ; Olivier Giuroud marcó por los Blues al minuto 36 y Jorginho, de penal, al 101, ya en tiempos extra. En la tanda de penales, Abraham vio detenido su disparo, el quinto del Chelsea, por Adrián, para la conquista Red.

Con un primer tiempo apenas dominado por los Reds, Chelsea salió con el corazón del equipo que se negaba a ser el cuadro de menor plusvalía y asestar un duro golpe al orgullo del Liverpool en la Supercopa de la UEFA 2019.

Si bien el conjunto de Jurgen Klopp realizó mayor número de disparos a portería, Chelsea fue incisivo y generó más disparos hasta hallar las redes de Adrián, quien ha saltado como titular frente a la lesión del titular Alisson Becker, lesionado en el arranque de la Premier League el viernes pasado.

Primero fue un remate de Sadio Mané de chilena que pegó en la mano de Andreas Christinsen, pero que se decidió no marcar penal tras revisión por la árbitra central francesa Stéphanie Frappart, que junto a la irlandesa Michelle O'Neill y la italiana Manuela Nicolosi conformaron una tripleta histórica en una Final masculina.

Del otro lado, fue Kepa, portero de los Blues quien se presumió con un lance a disparo de Mohamed Salah, el cual desvió a una mano. Pero el primer gran aviso lo dio Pedro, al 21’, con un trallazo que dio en el travesaño, hasta que una jugada de N’Golo Kante, Christian Pulisic y Olivier Giroud acabó en gol de los pies del galo con disparo cruzado al 36’.

Fue el duodécimo gol en los últimos 13 partidos de competición de la UEFA que marcó Giroud y que mandó al Chelsea al frente para el descanso; pudieron ser dos goles de ventaja, pero se anuló el tanto de Christian Pulisic por fuera de juego tras un extraordinario recorte en el área a Matip y Joe Gomez.


Segundo tiempo y Klopp realizó movimientos en su once inicial; mandó al juego a Firmino en lugar de Oxlade-Chamberlain y fue el que dio la asistencia a Mané para el gol del empate frente a la pésima salida de Kepa. El marcador en Besiktas Park se pintó con el 1-1 y con mucho tiempo por jugarse.

El juego se perfilaba en ese momento a llegar hasta la instancia de tiempos extra, en lo que sería la segunda Supercopa de la UEFA consecutiva en irse hasta la prórroga, también entre equipos del mismo país, pero esta vez de Inglaterra, ya que en 2018 fue protagonizada entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

Minutos después, Mason Mount, como Pulisic en el primer tiempo, se filtró al área por izquierda, definió cruzado, pero fue anulado por posición adelantada. Chelsea vio en un par de ocasiones ahogado su júbilo por fuera de juego que pudo significar un triunfo contundente, pero que lo único logrado fue dar vida a un Liverpool discreto, pero taimado.

El tiempo no fue aliado para rojos ni para azules, tal cual concurso dominical a media semana, y la prórroga fue inevitable para definir al nuevo campeón de la Supercopa de la UEFA, pero de una forma más emocionante y con gol de por medio, luego de una nueva asistencia de Firmino a Mané, quien golpeó el balón con la fuerza suficiente para anidar la pelota en las piolas del Chelsea.

Para la segunda parte, una pena máxima dudosa sobre Abraham por parte del portero Adrián permitió alcanzar nuevamente al Liverpool en el marcador, con gol desde los once pasos de Jorginho, ahora sobre el añadido, para mantener viva la llama de los penales, los primeros en una Supercopa de la UEFA desde 2013, donde también participó el Chelsea, pero que perdió ante Eintracht Frankfurt.

Sobre el 112’, Mount puso a prueba a Adrián con un trallazo que sacó a una mano y que luego Pedro Rodríguez contrarremató, pero apenas desviado por centímetros que debieron valer el título en la agonía del encuentro, aunque los penales no lograron evadirse en Besiktas Park, no sin antes resentir los estragos físicos por el esfuerzo.

Ya en la tanda de penales, después de cinco oportunidades, Chelsea erró su último disparo, luego de que Abraham lo viera detenido por Adrián, con los pies, para que Liverpool conquistara su cuarta Supercopa de la UEFA.

En fotos: La victoria del Liverpool sobre el Chelsea en penales

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:UEFA Super CupLiverpoolChelsea

Más contenido de tu interés