null: nullpx
LA Galaxy

Uriel Antuna, el inesperado nuevo as del LA Galaxy de Guillermo Barros Schelotto

El joven mexicano brilló fuera de su posición natural como reemplazante de Zlatan Ibrahimovic y es una de las caras del nuevo proyecto del club cinco veces campeón de la MLS.
19 Mar 2019 – 12:57 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Uriel Antuna ha recorrido un largo camino, pese a su innegable juventud. Casi sin haber logrado probar a conciencia la Liga MX con la camiseta de Santos Laguna, el volante ofensivo fue fichado por Manchester City en 2017. El gigante inglés lo cedió al FC Groningen holandés, y supervisó su progresión en los dos últimos años. En 2019 las cosas cambiaron; siempre bajo el paraguas del City, el mexicano llegó a la MLS para tener un rol de mayor protagonismo.


Desde las oficinas y el banquillo de LA Galaxy, Dennis te Kloese y Guillermo Barros Schelotto trazaron un plan para sacar al equipo californiano de la dinámica negativa en la que se había instalado.

Dos temporadas consecutivas sin Playoffs para el equipo con más títulos de liga en Major League Soccer fueron demasiado. Dos años en los que -de manera notable- el conjunto angelino (con la excepción de la presencia de Giovani y Jonathan dos Santos) no había prestado demasiada atención a la gran cantidad de talento que existe en América Latina. Desde este año la realidad en el Galaxy es diferente.

Antuna es una de las caras nuevas que muestra ese nueva idea guía. La personificación del
aire renovado que 'el Mellizo' busca insuflar al Galaxy este año. Casi en silencio -no deja de ser un futbolista medianamente desconocido para el gran público de la liga norteamericana- en apenas tres semanas de competición oficial no solo se hizo con un lugar en el primer equipo, sino que abrazó una oportunidad de oro para tener el protagonismo que busca desde su llegada al fútbol europeo.


No marcó goles, pero fue el mejor jugador del Galaxy en la victoria 3-2 ante Minnesota United. Le cometieron un penal que se transformó en el primer tanto del club californiano, y luego participó en el armado de las jugadas que darían con la segunda y tercera anotación. Todo eso se produjo mientras el mexicano tuvo el complicadísimo reto de reemplazar a Zlatan Ibrahimovic en la posición de delantero centro.

Uriel Antuna no es un 9. Ni siquiera es un 'falso 9'. En Sudamérica más de uno definiría su posición como la de un '11'. En los tiempos actuales del fútbol nos gusta definir esa función como la de extremo. Pero, sin costuras ni esfuerzos, el de Durango cumplió a la perfección la tarea que Barros Schelotto le encomendó. Móvil y talentoso, Antuna fue una pesadilla para 'los Loons' y abrió en reiteradas ocasiones espacios para que sus compañeros llegaran al área con opciones de gol.

El mexicano no jugó 'de Zlatan', pero su fútbol logró que por un rato el aficionado galáctico se olvidara del sueco.


¿Y ahora, qué? La jornada de selecciones da una buena cantidad de días al Galaxy para intentar
recuperar al lesionado Ibrahimovic. Es descanso sirve para recuperar efectivos como el goleador y el francés Romain Alessandrini. Parece complicado que ambos regresen en plenitud de condiciones, por lo que el retorno de Antuna a una posición relevante, importante para este nuevo LA Galaxy, parece ser una opción bastante real.

Guillermo Barros Schelotto es un entrenador moderno. Ciertamente, muchísimo más actualizado que sus predecesores más inmediatos en Los Ángeles. El platense es parte de la nueva generación que -tácticamente hablando- está acercando a la MLS a lo que es una realidad diaria en Europa y una creciente confirmación en Sudamérica.

Dentro del 4-3-3, la matriz preferida por el estratega argentino, Antuna sabe 'leer' lo que el Guillermo pretende de él. El paso del mexicano por la estructura del Manchester City y por el equipo del Groningen son determinantes en ese factor. Altuna 'sabe' lo que Barros Schelotto pretende de un delantero centro -aunque él no lo sea por formación y características- antes de que el técnico le de indicaciones concretas.


Estar en el lugar indicado y en el momento justo. Eso es lo que le ocurre a Uriel en este Galaxy que busca sacudirse fantasmas del pasado inmediato. Antuna tiene espacio para dejar una marca profunda en el sur de California antes de regresar en algún momento al fútbol europeo. Junto a futbolistas tan jóvenes como él, y también con raíces mexicanas -como Efraín Álvarez o Julian Araujo-, personifica la nueva identidad de un LA Galaxy que busca recuperar el terreno perdido en 2017 y 2018.


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés