null: nullpx

FC Dallas se corona campeón de la US Open Cup venciendo 4-2 a New England y obtiene cupo a la Concacaf

El ‘10’ de los Hoops, el argentino Mauro Díaz, fue la gran figura de la final firmando un tanto de su autoría y registrando tres pases para gol.
14 Sep 2016 – 12:14 AM EDT

FC Dallas conquistó su segunda US Open Cup en la historia tras vencer 4-2 a New England Revolution en la gran final del torneo de clubes más antiguo de América frente a sus aficionados en el Toyota Stadium.

La indiscutible figura del ahora campeón de la Open Cup fue el argentino Mauro Díaz, quien como de costumbre movió los hilos de los texanos y le dio tremenda claridad al ataque de los Hoops en los momentos justos. Aunque hay un par que merecen mención honorifica, el caso del defensor Matt Hedges quien se reivindicó en pleno partido, y el goleador Maxi Urruti.

El arranque del partido no dio tiempo para las especulaciones, para medir o analizar al rival, ya que ambos fueron de inmediato a buscar los goles que los llevaran a la gloria de conseguir su segundo título oficial en sus respectivos historiales.

En apenas el primer cuarto de hora el partido ya ostentaba un marcador empatado a un gol. Al minuto 6, los Revs robaron el balón clave al arrebatárselo a Díaz en la salida. El contención Gershon Koffie fue la llave, Lee Nguyen le ayudo a armar la jugada y Juan Agudelo la definió quitándose de encima a Hedges tras recibir de espaldas al marcó.


La reacción de los locales fue rápida y al minuto 15 lo emparejo mediante la primera asistencia del partido del ‘10’ de Dallas. Carlos Gruezo abrió a la derecha, donde se había tirado Díaz, este mandó un servicio a los linderos del área donde su compatriota Urruti se adelantó a un dormido Je-Vaughn Watson. El balón le quedó elevado, pero Urruti esperó que bajara y lo prendió para gritar su primero de la noche.


Progresivamente Dallas fue haciéndose amo y señor del partido y en la recta final del primer tiempo liquidó la final con un par de goles aprovechando además circunstancias del juego que claramente afectaron el funcionamiento de los dirigidos por Jay Heaps.


Al minuto 39, en una segunda jugada tras un tiro de esquina, Díaz metió su segundo pase para gol con un servicio medido a la entrada de Hedges al área. El defensor se lanzó de palomita para firmar la voltereta y lavar su error en el gol de New England. Y en el agregado del primer episodio, Mauro marcó el tercero vía un penalti un tanto rigorista pero que a fin de cuentas era falta.


Revolution no solo recibió dos goles sino que en esos momentos perdió a dos hombres fundamentales en el equilibrio del equipo por lesión, el caso de Koffie y Watson. Heaps tuvo que ajustar su planteamiento, y de cierta forma se la jugó, dándole ingreso a Kei Kamara.

El partido se avecinaba como goleada cuando en la parte complementaria Mauro Díaz registró su hat-trick de asistencias que permitió que Urruti se escapara y marcará su doblete en un mano a mano con el arquero Brad Knighton.


A partir de ahí el partido se volvió de ida y vuelta, ya que los Revs buscaban desesperadamente los goles del milagro y Dallas tenía mucho espacio para aumentar la ventaja. Fue en esos minutos que Agudelo acortó la desventaja con su segundo de la noche. Pero la ilusión de un equipo y una afición acostumbrada y estigmatizada a los subcampeonatos, hasta ahí llego, y nuevamente quedó segundo.


El venerado proyecto que dirige el técnico colombiano Oscar Pareja en Dallas levantó su primer trofeo, rompió un ayuno de casi dos décadas y se acerca cada vez más a completar un histórico triplete para un club de la MLS. Pareja, además, se convirtió en el primer entrenador latinoamericano en ganar un título con un club de la MLS.

RELACIONADOS:MLSFC DallasNew England Revolution

Más contenido de tu interés