null: nullpx

El campeón Toronto se niega a dejar la corona vacante con golazo de Giovinco y penal de Víctor Vázquez

Revolution tomó una tempranera ventaja mediante el ecuatoriano Penilla, pero los Escarlatas lograron su primera voltereta en la campaña y golearon.
30 Sep 2018 – 9:36 PM EDT

Las chances de Toronto FC y New England Revolution por clasificar a los Playoffs son escasas, pero el campeón vigente de la MLS se negó a quedarse aún más relegado en la lucha por boletos y desestimó renunciar a retener la corona al golear 4-1 a los Revs.

Los canadienses la tuvieron complicada al inicio, ya que los visitantes tomaron una tempranera ventaja mediante un gol Cristian Penilla. El ecuatoriano aprovechó un balón perdido en el área tras una jugada del colombiano Luis Caicedo, y alcanzó los 11 goles en su cuenta personal.


En toda la temporada 2018, Toronto no había podido sacar los tres puntos cuando el rival anotaba primero. Pero la historia sería diferente el sábado por la noche, y los Escarlatas lograron la voltereta con una brava reacción a base de goles.

La remontada la encabezó Sebastián Giovinco con una espectacular pegada desde afuera del área tras la habilitación de Víctor Vázquez, todavía en la primera parte.

Los primeros 15 minutos de la parte complementaria le dieron rumbo definitivo al encuentro. En ese lapso, la ofensiva de Toronto despedazó el sistema defensivo de los Revs, y anotó tres goles. Dos de ellos contaron, uno fue anulado por el VAR.

El que parecía el gol de la ventaja firmado por Jonathan Osorio fue anulado por el VAR, pero apenas un par de minutos después, Lucas Janson hizo olvidar el tanto invalidado con su anotación.


La comodidad en el marcador vino con una pena máxima provocada inteligentemente por Michael Bradley, y la cual convirtió en gol Vázquez.


Los locales en varias oportunidades dejaron de manifiesto que estaban mucho más cerca de marcar el cuarto que New England de acortar distancias. A menos de 10 minutos del final, esa insistencia se reflejó en el gol de Marky Delgado.


La goleada mantiene vivo a Toronto pero todavía necesita varios triunfos más y la fortuna de que otros resultados le favorezcan, quizás lo del sábado solo sea un alargue de la agonía. Pero por ahora, la corona de la MLS sigue teniendo dueño.

RELACIONADOS:MLSToronto FCNew England Revolution

Más contenido de tu interés