null: nullpx

Didier Drogba, un enigma en la presente campaña de Montreal Impact

En la campaña 2015 fue el mejor refuerzo de media temporada por mucho gracias a su consistencia, pero en 2016 ha venido de más a menos.
14 Sep 2016 – 03:12 PM EDT

A mediados de la temporada 2015, Montreal Impact contrató al mejor refuerzo de media campaña argumentalmente en la historia de la MLS. Su efectividad, presencia y rendimiento convirtieron al cuadro canadiense automáticamente de animador a serio contendiente.

Se trataba nada más y nada menos que de Didier Drogba.

El marfileño anotó 11 goles en el mismo número de partidos jugados (es decir, promedio de un gol por encuentro), aunque solo en nueve como titular. Además, le agregó un gol a su cuenta en los Playoffs.

Para la actual campaña se dudó de su regreso a las canchas, con especulaciones de que tomaría las riendas del Chelsea. Eso no sucedió, pero aun así, se perdió los primeros partidos del 2016 argumentando que no jugaría en cancha de pasto sintético, y manteniéndose en forma entrenando con el Sacramento Republic que milita en la considerada tercera división.

Desde finales de marzo y hasta mediados de julio, Drogba disputó 11 partidos (9 como titular) – números idénticos a los del 2015 en esos renglones, esto debido a que se perdió varios por lesión. Pero no en el de goleo, donde marcó cinco goles (es decir, promedio casi de un gol cada dos partidos), incluyendo una racha de marcar gol en tres partidos consecutivos. Evidentemente más bajo en ese último renglón, pero era difícil pensar que mantuviera el ritmo del cierre de campaña anterior, y el de comienzos del 2016 no es para nada despreciable.



El 23 de julio todo volvió a la normalidad. Drogba anotó un hat-trick en la victoria de 5-1 en casa de Philadelphia Union, subiendo su promedio de gol considerablemente (8 goles en 12 partidos) y apuntando a que tendría una segunda parte de la temporada parecido al del 2015.

Pero fue al revés.

Drogba atravesó por su peor momento en la MLS. En los siguientes 6 duelos de Montreal, el marfileño fue titular en cinco y tan solo se perdió de un juego. Paso esos cinco partidos en sequia total, ni un solo gol, ni una sola asistencia. Nunca en su historial con el Impact, había pasado tantos partidos sin poder contribuir directamente en algún gol del equipo.

Regreso al gol gracias a un grosero error del arquero de Orlando, pero sirvió de poco, ya que cayeron goleados por el cuadro de la Florida. Y en el más reciente partido entro de cambio sin poder marcar una diferencia importante.



Sus números en 2016, con casi el doble de partidos jugados (19 en total, 16 de titular) a comparación del 2015 (11 en total, 9 de titular), no son los de la superestrella que brilló hace un año con 11 goles (vs. 9 en lo que va de 2016). Es más, el goleador del equipo no es él, sino el enganche argentino Ignacio Piatti, que suma 14 goles en 26 encuentros, superando también el promedio de gol por partido de su compañero marfileño.

Si es cierto, que es difícil igual lo de la temporada pasada, pero se esperaba que estuviera mucho más cercano a lo realizado en ese entonces; más similar a lo que Sebastian Giovinco ha podido hacer en su año posterior a ser el MVP record de la liga.

Pero aún hay tiempo. Drogba y el Impact tienen seis partidos por delante para demostrar que son serios aspirantes al título. Las opciones de Montreal para realmente trascender, están en el rendimiento de Drogba, de volver a ser letal, no solo por él, sino para abrirle más espacios a sus propios compañeros, y conseguir los puntos suficientes para remontar y dar un golpe de autoridad previo a los Playoffs como uno de los mejores equipos de la Conferencia Este.

RELACIONADOS:MLSMontreal ImpactDidier Drogba

Más contenido de tu interés