null: nullpx

5 cosas que nos dejó San Jose Earthquakes en la temporada 2016

Por cuarto año consecutivo fracasó en su intento por meterse a los Playoffs, pero hay bases que nos hacen pensar que el futuro puede ser mejor.
20 Oct 2016 – 3:00 PM EDT

San Jose Earthquakes fue superlíder de la temporada 2012 adjudicándose el Supporters’ Shield. A partir de ahí, todas las cuatro temporadas subsecuentes – incluida la 2016 – ha terminado de manera decepcionante sin poder si quiera meterse a los Playoffs.

Desde entonces, Lo mejor para los Quakes ha sucedido en temas extra cancha. Como lo fue el lanzamiento de su nuevo logo, y la construcción de su moderno y propio estadio – Avaya Stadium. En 2016, quizás lo mejor para los fanáticos del área de la Bahía, fue el poder presenciar el MLS All-Star Game en su propia casa cuando el Equipo de las Estrellas de la MLS se enfrentó al Arsenal FC de Inglaterra.


Fuera de escasos destellos, los Quakes divagan como un equipo con un fútbol poco vistoso, poco efectivo y que deja muy poco para el historial del club. No son los peores de la liga, pero tampoco pelean con los mejores, simplemente navegan en una intrascendencia para el olvido.

1. Anémica Ofensiva

A falta de tan solo una jornada, la ofensiva de los Quakes es la de peor producción, y por mucho. Ha marcado 32 goles en 33 jornadas, es decir, menos de un gol por partido. La segunda peor ofensiva de la liga le saca seis goles de ventaja. De esas 33 jornadas, solo en siete partidos pudo anotar dos goles, y solo en uno pudieron anotar tres goles – ante Houston en el ya lejano 11 de mayo.

¿Le suenan los nombres del nigeriano Innocent, de Quincy Amarikwa, de Chad Barrett, de Mark Sherrod, o del sueco Henok Goitom? Esos son los delanteros de los Quakes. Y más allá de que sean jugadores de segundo nivel, no hicieron nada en la temporada para ser considerados en otro escalón. Excepto por un golazo de antología de Amarikwa, pero una golondrina no hace verano.



2. La fórmula Kinnear más gris que nunca

El estilo del técnico Dominic Kinnear siempre ha pasado por el tener equipos balanceados, que respeten el orden táctico por sobre todo – lo que generalmente nos da un juego de características defensivas. Nada de malo hasta ahí, ya que durante años le dio resultados. Quakes lo fichó en 2015 esperando esos resultados.

Pero la fórmula de Kinnear quizás requiera de renovarse, ya que en sus últimos tres años dirigiendo (2014 con Houston Dynamo, 2015 y 2016 con San Jose), no ha clasificado a los Playoffs. Sus equipos siguen gozando de defensivas casi impenetrables, pero sufren una barbaridad al momento de buscar marcar goles – ofensivamente no funcionan. Y sin goles, se hace casi imposible trascender. Sin mencionar que los partidos que dirige cada vez pasan más por la monotonía, la predictibilidad y el aburrimiento al ojo y gusto del espectador.


3. Mediocampo con ‘Latino Power’ Centroamericano

El mediocampo de los Quakes perdió al creativo argentino Matías Pérez García a media temporada, quien no pudo ser solución a la anémica ofensiva. Pero entre destellos, nunca parar de luchar, garra y un bloque importante en el mediocampo, Quakes sale fortalecido con el poder centroamericano de los refuerzos que han llegado en el último año y medio.

El panameño Aníbal Godoy llegó en verano del 2015, su compatriota canalero Alberto Quintero se incorporó a principios de 2016, y en el intercambio con Orlando por Pérez García, se hicieron de los servicios del salvadoreño Darwin Cerén hace unos meses.



Si es que ha de quedar un legado a futuro de Kinnear en este equipo, es este mediocampo, que le da el balance necesario principalmente en defensa. Solo les falta un elemento importante que engrane en una línea de cuatro que ayude más en labores ofensivas (Jugador Franquicia) y podrían ser uno de los mediocampos más temibles de la liga.

4. Veterana Defensa de Hierro

El catracho Víctor Bernárdez sigue liderando una defensa de hierro muy veterana, pero que como los buenos vinos, se ponen mejor con los años. Al igual que el “Muma”, Marvell Wynne, Shaun Francis, Andrés Imperiale, Clarence Goodson, y Jordan Stewart (quienes en más o menos partidos han formado parte de la línea defensiva), por lo menos tienen 30 años de edad cada uno. El ‘pequeño’ del grupo es Kofi Sarkodie de 25 añitos.

La defensa de los Quakes solo ha permitido 38 goles, siendo la tercer mejor en ese departamento, solo superada por Colorado Rapids y Toronto FC. Cabe destacar, que la labor defensiva también es compartida con el ya mencionado mediocampo y con el arquero David Bingham.



5. Wondogol es eterno

Ya hablamos de la anémica ofensiva, del sistema de juego que favorece poco al juego ofensivo, y de que la fortaleza del equipo es su defensa. Por lo que parece increíble que un goleador como Chris Wondolowski siga destacándose con goles en un equipo como este.

Wondo ha marcado casi el 40% de los goles del equipo en 2016. Esta es su séptima campaña consecutiva en que registra goles en doble digito, con por lo menos 11 goles (tiene 12 en la actual). Wondolowski tiene un pacto con el gol que es eterno, por ello es un símbolo e histórico del club; con cada gol que sigue marcando sigue enriqueciendo su leyenda que deberá pronto ponerle una estatua en las inmediaciones del Avaya Stadium.


RELACIONADOS:MLSSJ EarthquakesChris Wondolowski

Más contenido de tu interés