null: nullpx

La expansión nunca funcionó

La Liga MX necesita de una limpia.
1 Nov 2019 – 6:00 PM EDT

Dicen que es inminente la desafiliación del club Veracruz, está por verse, lo cierto es que la expansión de la Liga MX a 20 equipos está por cumplir el mismo ciclo de los anteriores, el fracaso.

El campeonato mexicano de primera división se fundó en 1922 con ocho equipos: América, Asturias, España, Germania, Guerra y Marina, Luz y Fuerza, México y Tranvías, el único sobreviviente son los “cremas”, desde entonces, han desfilado 88 distintas franquicias, cifra que supera en un 30 por ciento las que han competido en las ligas inglesa (1889), italiana (1898) o española (1928).

De los 88 nuevos equipos, 36 llegaron por méritos deportivos como lo establece la circular 1132 de la FIFA, es decir, ganando el circuito de ascenso o una promoción que ha llevado varios nombres: Segunda División, Primera A y Liga de Ascenso; 24 lo hicieron por compra de una franquicia de un club que iba a subir o ya se encontraba en el máximo circuito, 24 por invitación para expandir la liga y cuatro por promoción.

De las 96 instituciones, América, Guadalajara, Toluca, Universidad de México, Cruz Azul, Atlético Morelia (hoy Monarcas), Santos Laguna y Xolos de Tijuana, nunca descendieron, desaparecieron, retiraron o desafiliaron; como ya se mencionó, 24 vendieron la franquicia, 20 se esfumaron y 44 descendieron, es decir, apenas el 7.5 por ciento se ha mantenido desde que se inscribió y fue aceptado.

Los casos de Monterrey, Morelia, Puebla, Pachuca, Necaxa, Querétaro y Veracruz desaparecieron, regresaron, descendieron, volvieron con un equipo no original desde la fundación. Atlas, León y Tigres, descendieron una o varias veces, pero recuperaron la categoría, mientras que Atlético San Luis es el recién ascendido y Bravos de Juárez es la vigésimo cuarta franquicia que no llegó por méritos deportivos.

Por último, vamos a mencionar los 24 equipos de expansión: Aurrerá, Reforma AC, Marte, Leones, Sporting, Atlante, Euzkadi, Moctezuma, Selección Jalisco, Atlas, Guadalajara, Asociación Deportiva de Orizaba, León, Veracruz, Oro, Puebla, Monterrey, San Sebastián, Tampico, Zamora, Cuautla, Morelia, Atlético Potosino y Unión de Curtidores. Cuatro de ellos, el 16%, se mantiene con vida con el club original, el resto desapareció, como puede observar, la expansión no ha servido para fortalecer la competencia y terminan por desafiliar escuadras por tener dueños de dudosa procedencia o falta de solvencia económica.

Baste entonces echar un vistazo a la historia para darse cuenta que el aumento de equipos promueve la mediocridad, falta de pago y bajo nivel competitivo. A la Liga MX le conviene una reducción a 15 equipos, dos campeonatos por año a vuelta y media cada uno, 42 partidos por equipo, cuatro jornadas doble, tres clásicos por año, seis semanas para la liguillas y dos meses de descanso.

Los equipos participantes se definen por la tabla de cocientes y se estaría fortaleciendo una Segunda División más competitiva, importante e interesante, con aspiraciones, una y la otra, a convertirse en verdaderas Ligas Premier.

Publicidad