null: nullpx

Fabricar futbolistas en México, ¿quién dice que no es un buen negocio?

¿Vale la pena invertir en los jóvenes? Contrario a lo que se piensa, 'crear' jugadores es sumamente redituable para los clubes en México -y en el mundo-.
23 Abr 2019 – 1:23 PM EDT

El estadio Primero de Mayo, en Tulancingo, está enclavado en calles tranquilas de la ciudad. En sus bardas se anuncian cervezas, salones de fiesta y hay una academia de Lucha Libre que dice estar avalada por la AAA. Si el futbol te decepciona, con un poco de suerte la lucha libre no.

El terreno del estadio es grande, hay unas tribunas de cemento y entre diciembre del 2014 y el verano del año siguiente la ciudad se acostumbró a tener al mejor club de la Segunda División. Los jugadores terminaban en trusa en cada final porque los aficionados festejaban hasta el delirio los dos títulos que consiguieron los Titanes, un equipo donde Pachuca fogueaba a su talento.

Hirving Lozano -el jugador que ahora medita si es conveniente para ir a jugar al Manchester United uno de los equipos más poderosos del mundo- llegó a los Titanes de Tulancingo poco antes del fervor de aquellos años. Entre 2012 y 2013 Pachuca lo envió para que tomara minutos.


Lozano es un ejemplo de lo útil que ha sido la inversión anual de casi 1,000 millones de pesos que hacen todos los clubes mexicanos en fuerzas básicas cada año. El Chucky,como le dicen, es un ejemplo de que invertir en un futbolista puede ser un gran negocio.

De acuerdo con una investigación realizada por Univision Deportes, Lozano costó no más de 300,000 pesos al club formarlo y lo vendieron hace dos temporadas al PSV de Holanda por 9 millones de dólares.

Pero un caso de éxito quizás no es lo más representativo. Pese a que todos los equipos reciben dinero por parte de la institución financiera que patrocina a la Liga MX, no todos han realizado debuts en el torneo de liga. Por ejemplo Lobos BUAP ha dado oportunidad en la Copa MX, pero no en el campeonato local.


¿Vale la pena invertir en los jóvenes?, ¿puede ser un buen negocio?, ¿cuántos clubes tienen paciencia para ver florecer un cultivo de jugadores?

*****


De acuerdo con una investigación realizada por Televisa Deportes -en promedio- cada club invierte entre 80,000 y 90,000 pesos anuales en un solo jugador para prepararlo y ponerlo a punto para estrenarse. Pero en algunas instituciones, como en Santos, la inversión por futbolista puede llegar hasta 547,000 pesos anuales.

“No tengo duda que somos el club que más destina capital por jugador, quizás no en la suma total porque hay equipos que tienen más chicos, pero por futbolistas sin duda nosotros realizamos una inversión importante”, comenta José Riestra, vicepresidente de futbol de Santos Laguna.

¿En qué gastan? nutrición, tecnología, capacitación, medicina deportiva, viajes, salario.
Si consideramos los últimos cuatro años y tomando en cuenta los debuts en solo en el torneo de liga, los 20 equipos que en ese lapso han participado en el campeonato han gastado casi 4,000 millones de pesos para ver debutar a 216 futbolistas. El resto o se quedan en Segunda División o se pierden en el camino.

Es decir que para ver un estreno en la Liga MX tienen que pasar casi 18 millones de pesos que invierten los clubes para que se realice.


Francisco Palencia -DT de Lobos BUAP- dijo hace algunos meses: “Hay instituciones como Pachuca, Santos, Atlas, Chivas, América, pero hay otros equipos que no tienen esa infraestructura para poder formar mejor a los jugadores. Por algo Pachuca exporta muchos jóvenes y está a punto de clasificar a la Liguilla, si todos los equipos fuéramos formadores de jóvenes, saldrían muchos jugadores”.

Y es verdad, equipos como Pachuca o Santos tienen casi 100 personas trabajando en el club solo para el desarrollo de talento, algunos clubes ni siquiera llegan a las 20 personas.
Según con datos proporcionados por Santos, ellos destinan entre 1,500 y hasta 1,800 pesos diarios para formar a un solo jugador. Otros equipos que no visualizan el negocio de la formación apenas les cuesta 300 pesos diarios.

Así es la diferencia.

*****


Hace una década que Santos y Pachuca han visto la formación de talento como una manera de monetizar sus proyectos. Además de venta de derechos de televisión, merchandise, boletos y abonos, ahora el cultivo de nuevos futbolistas es una vía para obtener ingresos.


Según reportes de Forbes México, Santos vendió a Ronaldo Cisneros a Chivas, un delantero de su cantera, en más de 100 millones de pesos. Si consideramos los datos del club, entonces su proceso del 2011 al 2017 le costó a la institución 3.8 millones de pesos. Otro buen negocio.

“El club invierte un 20% de su presupuesto total en todo el tema de fuerzas básicas y talento, consideramos que la venta de jugadores es otra opción de negocio interesante para nosotros”, dice Reistra cuando explica la inversión de Santos en el tema.
Y Pachuca es el mismo camino. Han logrado ingresar más de 56 millones de dólares en venta de jugadores de su cantera en la última década.

“Lo que pasa es que las básicas siempre son una solución para casi todo. Sube el dólar, apostamos por las básicas; hay más extranjeros, apostamos por las básicas; cambios de reglamento, la 10-8, la 9-9 (mexicanos-extranjeros), apostamos por las básicas”, comentó Marco Garcés a este periodistas hace un año cuando explicaba el modelo de éxito.
El nuevo negocio todavía lo miran pocos. Por ejemplo algunas agencias de jugadores prefieren dedicar su tiempo a mirar a jugadores Sub-15, Sub-17 en vez de ir a buscar figuras.

Un agente -quien prefirió el anonimato- dice que él dedica mucho tiempo “casi todo, para ir a ver a los entrenamientos y los partidos de la Sub-17, allí tomamos a nuestros prospectos, platicamos con sus papás, les ofrecemos planes, hacemos estudios y a veces los firmamos”.


Crear talento, será (o ya es para muchos), el nuevo gran negocio del futbol mexicano. Para algunos sigue significando un gasto porque no han producido dólares, pero para otros se convertirá en la segunda fuente más importante de ingresos.


Publicidad