null: nullpx
Monarcas Morelia

¡Extra, extra! Monarcas por fin gana seis fechas después

Raúl Ruidíaz también cortó su sequía goleadora tras tres jornadas yéndose en blanco. ¿El resultado final? 2-1 al asombroso Necaxa.
30 Oct 2016 – 10:28 PM EDT

El Morelia no ganaba desde la jornada nueve cuando le pegó al Veracruz en el Puerto, y su nuevo triunfo frente al Necaxa le permite alcanzar a los Tiburones con 93 puntos en la tabla del cociente. Jaguares registra 95 unidades y la guerra por la salvación finalmente reinició las hostilidades.

No juega mal la escuadra purépecha, pero adolece mala fortuna. El arquero Carlos Felipe Rodríguez resistió bien un disparo del necaxista Isijara y, acto seguido, el chileno Diego Valdés erró una clarísima que pudo ser el 1-0 para la Monarquía. El primer tiempo transcurrió en el toma y daca entre michoacanos e hidrocálidos que llevó el 0-0 hasta el pitazo de mitad de partido.


Pero al minuto 58 la mala fortuna hizo acto de presencia al pie del Cerro del Quinceo: los dirigidos por el estratega interino Roberto Hernández le concedieron tiempo y espacio a Edson Puch, quien alzó un centro pasado que Mario de Luna cabeceó buscando a Isijara en las narices del guardameta moreliano. No llegó Isijara porque Emanuel Loeschbor la empujó en propia puerta en su desesperado intento de rechace. Silencio sepulcral en el Morelos.

Dos pelotas en los postes, una para Morelia y otra para Necaxa, reanimaron a la tribuna de cara a los minutos más dramáticos de todo el Apertura 2016.

Raul Ruidíaz se reconcilió con el gol gracias a un córner peinado en el primer palo. El peruano no requirió más que una patada con su pierna derecha para dejar fuera de combate a Marcelo Barovero, que quizás pudo hacer un poquitín más. Dos minutos después, también gracias a un saque de esquina, llegó la voltereta para los dueños de casa mediante un soberbio, soberbio, soberbio frentazo de Enrique Pérez.

Con diez minutos más el tiempo de reposición aún por jugar, los fanáticos del Morelia se mordían las uñas a sabiendas de que entraban en la ‘Zona Monarca’ (dícese del tramo final en el cual su equipo solía perder puntos increíbles). Necaxa tuvo la última, pero Carlos Felipe Rodríguez extendió una pierna milagrosa para salvaguardar el triunfo que sabe a la más dulce de las glorias.

Así, en una noche con atmósfera de Día de Muertos en Pátzcuaro, el Morelia ha vuelto a la vida. No merecían sufrir tanto, aunque lo bueno apenas comienza ahora que le han dado alcance al Veracruz.

RELACIONADOS:Monarcas MoreliaNecaxa

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.