null: nullpx
Guadalajara

El problema no es despedir a José Saturnino Cardozo, es ver quién querría reemplazarlo

Sin dinero y con problemas deportivos, las Chivas atraviesan una crisis desde hace varios meses
13 Ago 2018 – 2:30 PM EDT

¿Qué tanta culpa tiene José Saturnino Cardozo por el mal paso de Chivas? Esa es la pregunta que muchos se hacen. Continuas dudas sobre si el paraguayo es el indicado para redirigir al Rebaño Sagrado a una hipotética clasificación y lucha por el título.

La realidad es que Cardozo heredó una papa caliente que ha intentado reconducir como ha podido. Un equipo que se quedó sin tres de sus pilares –Cota, Alanís y Pizarro-, sin su técnico más ganador en la etapa contemporánea envuelto en una polémica salida, con un vestuario enfrentado a su directiva, con problemas económicos, sin refuerzos de peso y con una afición descontenta.

El mal paso de Chivas va más allá de José Saturnino Cardozo, y el mejor ejemplo es que ni Matías Almeyda supo cómo reconducir al club en los últimos dos semestres. Chivas no atraviesa una crisis por los resultados de las últimas cuatro jornadas, vive un problemón severo por un cúmulo de decisiones mal tomadas, poca suerte, lesiones y bajas de juego.


Memelogía | Las burlas a Chivas por el exceso de patrocinadores en la rueda de prensa

Loading
Cargando galería

Correr a José Saturnino Cardozo sería lo más sencillo. El hilo se corta por lo más delgado y normalmente este es el entrenador. El gran conflicto radica en quién sería el elegido en caso de un despido del paraguayo, y sí este cuenta con la posibilidad para arreglar los serios problemas que se viven en Verde Valle.

Chivas no tiene dinero para contratar a un técnico caro; la realidad es que la actualidad del club tampoco invita a que muchos entrenadores acepten dirigir a la institución. Si bien su plantilla no es mala –o al menos para estar en la situación en la que está-, tampoco es un equipo que esté para competirle a Tigres, Cruz Azul, América o Monterrey.

Con todo respeto, hoy Chivas tiene más posibilidades de fichar a un José Guadalupe Cruz que a un Víctor Manuel Vucetich. Está más cerca de apostar por un técnico de casa sin mayor experiencia que por conquistar al nuevo Matías Almeyda que esté escondido en algún club de renombre en Sudamérica.

Por ello, en el seno de la directiva rojiblanca apuestan por el respaldo al proyecto de José Saturnino Cardozo. El paraguayo trabaja bien, pero no da resultados. Le pasó en Toluca, le sucedió en Querétaro y tristemente hoy le pasa a Chivas.


Lo único que hoy apuesta Chivas es a un milagro deportivo. Que Cardozo se enganche a los resultados y el respaldo se mantenga hasta que en la institución se cansen de él o tengan el dinero para traer a un técnico más caro.

Por lo pronto, el fastidio es cada vez mayor pese a que el equipo no está jugando tan mal como para llevar solamente un punto de 12 posibles.

Se viene la Copa, una probable salvación para el equipo. Con la Liga complicada, veremos si al paraguayo le da para seguir en el Mundial de Clubes. Por lo pronto, el panorama no luce agradable.


RELACIONADOS:Guadalajara

Más contenido de tu interés