null: nullpx

Abierto Mexicano, el torneo que no le teme a la violencia

El evento de tenis es de las pocas cosas “positivas” en un lugar que era considerado un paraíso para vacacionar.
1 Mar 2019 – 8:10 PM EST

Ivan Pérez

Desde hace siete años el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal realiza un ranking de las ciudades más peligrosas del mundo. Acapulco nunca ha bajado del quinto puesto en todo este tiempo. El año pasado fueron asesinadas dos personas por día y hace unos días fue catalogado como uno de los municipios más violentos en el 2018.

Y ninguno de estos datos ha mermado la confianza del Abierto Mexicano de Tenis. También es verdad que de los pocos sitios de la ciudad donde un policía puede tener un día tranquilo es en la zona Diamante, cuando año con año se realiza el torneo de tenis más importante de América Latina.

Sin quererlo, Mextenis tiene sus certámenes (Acapulco y Los Cabos) en dos de las tres ciudades más peligrosas del planeta.

La violencia ha afectado a todos los sectores del estado de Guerrero. Según un informe de Economics & Peace, tan solo en el 2016 el costo fue 36,000 pesos por persona. Además, se han cerrado más de 3,000 comercios por el mismo motivo. Pero el Abierto Mexicano de Tenis no se mueve.

La ATP y la WTA, los dos organismos de tenis, hace años -cuando el torneo se mudó a Acapulco- pidió a Raúl Zurutuza, director del torneo, un plan antisecuestros, hoy “eso ya no ocurre”, comentó hace un año a la revista Forbes México.

Cada año –según datos recopilados por Univisión Deportes- el gobierno del estado de Guerrero ha destinado 4,000 policías en la última década para brindar seguridad a los asistentes.

Acapulco, detalla el último informe anual de Datatur, es la octava ciudad más visitada por turistas del país, cada año más del 45% del total de habitaciones disponibles se ocupan.

“Es el evento internacional que da más visibilidad a la ciudad. Gracias a las retransmisiones, la marca Acapulco se ve en el mundo entero”, comentó hace unos días Héctor Astudillo Flores, gobernador del estado.

Pero también es verdad que el torneo no da paz, no para toda la ciudad. En los alrededores del hotel sede no ocurre nada, pero en las colonias y el centro de la ciudad la situación es la misma todos los días. Por ejemplo, el año pasado el miércoles en que se desarrolló el evento hubo un tiroteo donde murieron dos taxistas presuntamente por no pagar su cuota de extorsiones y ese día fueron hallados siete cadáveres en diferentes puntos de la ciudad.

No es fácil emprender un negocio o vivir en Acapulco. Hace cuatro años los datos indicaban que el turismo caía hasta un 60%, inclusive la embajada de Estados Unidos en México ha emitido en varias ocasiones una alerta de viaje hacia el puerto en los últimos años. Pero los organizadores del Abierto Mexicano se mantienen.

El torneo de tenis es de las pocas cosas “positivas” en un lugar que era considerado un paraíso para vacacionar. Ahora, para muchos, es un infierno, pero nunca dejarán de vivir allí.

Publicidad