null: nullpx
Los Angeles Chargers

El Estadio Azteca, una oferta innegable para los Chargers

El local administrativo del juego de la NFL en México tiene el estadio más pequeño de toda la NFL.
14 Nov 2019 – 8:19 AM EST

La mudanza de los Chargers a Los Angeles no ha sido nada sencilla, con un sinfín de cuestionamientos sobre el arraigo en su nueva ciudad y la verdadera conveniencia del movimiento.

La franquicia, que en 2018 se mudó desde San Diego, espera que concluya la construcción del SoFi Stadium, originalmente concebido como el Los Angeles Stadium, que será la casa tanto de los Chargers como de los Rams, con una inversión cercana a los 5 mil millones de dólares y capacidad expandible hasta a 100 mil aficionados.

Además, será sede de la inauguración y la clausura de los Juegos Olímpicos de 2028.

El inmueble, que sin duda será el más moderno y lujoso del mundo al ser abierto, estará listo para abrir sus puertas en el verano de 2020, pero mientras tanto, al tiempo que los Rams ocupan temporalmente el Memorial Coliseum, los Chargers están en el Dignity Health Sports Park, que comparten con el LA Galaxy de la MLS.

La franquicia enfrenta dos problemas: que sus partidos suelen ser ocupados por afición del equipo rival y que, además, es por mucho el estadio de menor aforo de toda la NFL, con menos de la mitad de los asientos del siguiente estadio en la lista por capacidad.

Por eso, "sacrificar" un partido de local para los Chargers en realidad es una oferta imposible de negar. Si contamos no solamente los 31 estadios de la NFL (los Giants y los Jets comparten sede), sino también los de partidos internacionales de esta temporada en Londres y México, el partido ante Kansas City se jugará en el séptimo de mayor aforo.

Y eso que el Estadio Azteca reduce su capacidad regular para los partidos de NFL en prácticamente 10 mil asientos.

De hecho, la casa del Club América y la selección mexicana de futbol tuvo el récord del partido de NFL con más aficionados de temporada regular en la historia, con 103 mil 467 en el duelo entre los Arizona Cardinals y los San Francisco 49ers del 2 de octubre de 2005.

Esa marca fue rota cuatro años después con un partido entre los New York Giants y los Dallas Cowboys que reunió a 105 mil 121 en el entonces recién estrenado Cowboys Stadium.

Pero el Azteca aún posee el récord de asistencia para un juego sin importar que sea de pretemporada u oficial, cuando 112 mil 376 fanáticos vieron un partido entre los Cowboys y los Houston Oilers en 1994.

El inmueble fue remodelado en 2016 y redujo su capacidad regular a 87 mil asientos, que es la actual.

El próximo año, los Chargers finalmente tendrán una casa de mucho mayor capacidad a la actual. Pero no sabemos si resolverán así el problema del arraigo, que es un tema pendiente en Los Angeles.

RELACIONADOS:Los Angeles Chargers

Más contenido de tu interés