null: nullpx
Boston Red Sox

Tras ser eliminados, los Red Sox tienen un duro porvenir en 2020

Quedar fuera de los Playoffs para los campeones de 2018 es apenas una parte de la ecuación.
21 Sep 2019 – 5:19 PM EDT

Cuando se consumó la derrota de los Red Sox en Tropicana Field este viernes, al caer 5-4 en 11 innings ante los Tampa Bay Rays se confirmó la eliminación del equipo campeón de la Serie Mundial de 2018, en otras palabras, el rey ha muerto, pero esa no es la peor de las noticias para Boston.

El pasado 9 de septiembre los Red Sox despidieron a Dave Dombrowski como su presidente de operaciones de beisbol y ese movimiento apenas empezó a cimbrar las entrañas del equipo que en 2018 había ayudado a conquistar la Serie Mundial en una temporada en la que todo le salió de maravilla a la novena bostoniana, con bateo de poder, espectacular defensa, pitcheo de calidad y una inmejorable comunión entre afición y equipo. Pero llegar a ese punto tuvo un costo.

Al dejar el cargo, Dombrowski dejó tras de sí una problemática por otorgar contratos que ahora parecen como haber pagado una fortuna por una piedra. Sirva como ejemplo el pacto ofrecido a un irregular David Price quien tiene 96 millones de contrato vigente por tres temporadas, o el de Chris Sale, quien se perdió una gran parte de la temporada por lesión y con los peores números de su carrera, le restan 145 millones en su acuerdo salarial, producto de una extensión contractual por cinco años que inicia la siguiente primavera. Pero eso no es todo.



El ahora expresidente de operaciones dio un contrato a Nathan Eovaldi por 68 millones pero ha lidiado con lesiones y rendimiento en su primera de cuatro campañas. Esos tres contratos costarán 79 millones por los siguientes tres años, mientras el jugador más importante del club, Mookie Betts, podría probar la agencia libre en 2020, mientras que otra de las piezas fundamentales de este proceso, JD Martínez podría salirse de su pacto vigente aún (de tres años) y explorar la agencia libre, lo cual debilitaría al lineup del equipo la temporada entrante.

Aunque Dombrowski contrató a Alex Cora como manager, e hizo canjes para adquirir a jugadores clave que fueron parte indispensable para capturar el título del anterior Clásico de Otoño, pero eso no fue suficiente para que conservara su trabajo, porque a pesar de conservar casi intacto al equipo que fue campeón en 2018, los problemas fueron una constante para el equipo en la agonizante temporada.

Todo esto se resume a que el equipo que ostentó en 2019 la nómina más cara de Las Mayores (228 millones de dólares) siga teniendo que pagar el impuesto de lujo para 2020 pero con un arsenal más limitado y con contratos sobrevalorados que podrían ir en detrimento del club, como la posibilidad de perder también a la estrella en ascenso el tercera base Rafael Devers, quien para la siguiente temporada deberá recibir un aumento salariar considerable pues este año apenas percibe cerca de 800 mil dólares y es un jugador por el que otros clubes estarían dispuestos a abrir la billetera en grande.



Reestructurar algunos de esos contratos no será fácil, pues si se trata de agregar una suma a la previamente establecida, el trámite suele ser más fluido, pero si es en sentido inverso, el sindicato de peloteros carraspeará para hacer del conocimiento de quien pretenda hacer una rebaja al salario de un jugador que no será una operación sencilla.
Boston también queda atado de manos para intentar canjear a lanzadores como Eovaldi o Sale quienes tuvieron un desempeño pobre en 2019 y son jugadores que, por el salario que van a devengar los siguientes años, no son nada atractivos para que otros clubes los adquieran y paguen un elevado sueldo con una gran incertidumbre acerca del desempeño que van a tener.

Para quienes pensaron que el casi siempre eficaz sistema de sucursales de los Red Sox podría sacar adelante al club si este se pusiera en modo de austeridad en lo que a contrataciones se refiere, a la hora de hacer canjes con otros equipos para adquirir talento veterano como el propio Sale o al otrora cerrador Craig Kimbrel, se deshicieron de prospectos a punto de sazonarse y esto ha dejado algo pobre la cosecha de talento joven y habrá que esperar a quienes están en el sistema de ligas menores de la organización madure para los siguientes años pero en el corto plazo, el panorama luce muy complicado para Boston.



La lucha por los boletos de comodín rumbo a la Postemporada en la MLB

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Boston Red Sox

Más contenido de tu interés