null: nullpx

Rangers y Blue Jays siembran una rivalidad rijosa, explosiva, nada amistosa

Texas y Toronto dejaron cuentas pendientes en los Playoffs, ahora quieren cobrar.
16 May 2016 – 5:30 PM EDT

Texas Rangers y Toronto Blue Jays empezaron a sembrar una semilla de rivalidad rijosa durante la Serie Divisional que protagonizaron en 2015.

En el Juego 1 de esa serie, David Price abrió por Blue Jays contra el mexicano Yovani Gallardo de los Rangers. En la 3ª. Entrada un lanzamiento de Price golpeó al venezolano Rougned Odor quien se fue a primera base, posteriormente anotaría la primera carrera del partido para los Rangers que se fueron adelante 2 – 0.

En la 5ª. Entrada otra vez un lanzamiento de Price golpeó a Odor. El venezolano empezaba a sentir algo personal el asunto de los pelotazos, pero se desquitó con el bat tras conectar cuadrangular solitario que dio ventaja 5 – 3 a Texas.

Los golpes entre Odor y los Blue Jays no terminaron ahí. El tercera base de Toronto, Josh Donaldson, tuvo que abandonar el partido debido a una conmoción cerebral cuando se golpeó la cabeza con la rodilla de Odor en una jugada de intento de doble play. Así que, dos golpes contra Odor y él repartió uno.

En el Juego 5 de esa serie el venezolano Odor fue protagonista de una de las situaciones más extrañas en la interpretación de reglas. En la 7ª. Entrada, partido empatado a 2 carreras. Odor se encontraba en tercera base, su compañero Shin-Soo Choo al bat; por Toronto lanzaba Aaron Sánchez y el cátcher era Russell Martin.

Cuando Sánchez hizo una pitcheada decretado “bola”, Martin le regresó la pelota al pitcher pero, accidentalmente la esférica golpeó el bat de Choo, la pelota quedó a la deriva, momento que Odor aprovechó para arrancar y llegar safe a home. En principio el umpire de home señaló “tiempo fuera”, pero luego de discutir la situación se dieron cuenta que en todo momento la pelota estaba “en juego”, a pesar de que golpeó el bat de Cho (quien nunca cometió interferencia) no había motivo para detener la acción, por lo tanto la carrera de Odor contó, cosa que hizo enojar a los Blue Jays.


En ese momento Texas tomaba ventaja de 3 – 2, pero en el cierre de esa 7ª. Entrada, los Blue Jays armaron una ofensiva de 4 carreras donde influyeron 3 errores consecutivos de la defensiva de Rangers. Tres de las cuatro carreras fueron impulsadas por nada menos que… José Bautista mediante su segundo cuadrangular del partido. Toronto ganó 6 – 3 y avanzó a la Serie de Campeonato de la Liga Americana que, posteriormente, perdería 4 juego a 2 ante Kansas City Royals.

Después de esa serie, Rangers y Blue Jays sintieron deseos de volverse a encontrar para aclarar cuentas, por las buenas o por las malas.

VIOLENCIA EN MENTE

Todos esos acontecimientos rondan en la mente de los peloteros. El cuadrangular del dominicano José Bautista le dolió a los Rangers, fue la eliminación la temporada pasada, el rencor creció cuando los texanos mal interpretaron el excesivo festejo de Bautista.

En la actual temporada los pelotazos a Bautista no se hicieron esperar por parte de los lanzadores de Texas. Incluso los llamó cobardes, con esos antecedentes era de esperar una explosión. La mecha se prendió cuando Matt Bush, pitcher de los Rangers, golpeó a Bautista con un lanzamiento de 96 millas por hora. El umpire reaccionó de inmediato con advertencia a ambas bancas de calmarse en las agresiones, cosa que no funcionó.

El dominicano Bautista no podía esperar el momento de desquitarse. Lo buscó en la 8ª. Entrada cuando corría desde primera a segunda y para evitar un doble play se barrió con la rudeza propia para sacarle tarjeta “roja directa” (si hablamos en términos futboleros) sobre la pierna de apoyo del venezolano Odor quien, a su vez, mientras era agredido por la “barrida”, lanzó la pelota casi en la cara de Bautista con clara intención de golpearlo con la esférica en el rostro, de milagro no lo consiguió.

Si no fue con la pelota, entonces con los puños. Bautista y Odor se levantaron, después de empujones Odor conectó tremendo derechazo a la cara (también propio de otro deporte llamado boxeo) que dejó a Bautista viendo estrellas. Por su propia seguridad Bautista fue contenido mientras todos los Blue Jays buscaban “comerse” a Odor.

Esto no termina. El relevista de los Blue Jays, Jesse Chávez le propinó un pelotazo a Prince Fielder quien, por ahora, se limitó a reírse, aunque la situación no fuera tan divertida para dos escuadras que de ahora en adelante, cada vez que se vean las caras, sentirán ganas de pelear.

Las peleas más violentas en la historia del béisbol de las Grandes Ligas

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MLBBeisbol

Más contenido de tu interés