Rodrygo quería retribuir el apoyo del equipo con goles