null: nullpx
FC Barcelona

Drama, épica, errores, goles y un guión casi imposible: el Barcelona vs. PSG lo tuvo todo

El episodio visto en el Camp Nou, con la remontada del Barcelona, no tuvo antecedente alguno en la Champions League
9 Mar 2017 – 8:11 PM EST

Fue muy fácil que Luis Enrique dijera que si el Paris-Saint Germain les había metido cuatro goles, el Barcelona podía meter seis. No sólo fácil: fue temerario, presuncioso y extremadamente atrevido. Casi insultante. Casi. Enfrentaban a un equipo con uno de los planteles más vastos del mundo, con un técnico que ya ha probado su valía en el fútbol europeo y con cuatro goles de desventaja desde el vestidor.

Lo difícil fue hacerlo. Y lo hicieron. Luis Enrique convirtió lo insultante en épico. El 6-1 con el que el Barcelona remontó al poderoso campeón francés no merece menos que aplausos. Estamos en una bendita época de regresos improbables en situaciones in-extremis, como lo que pasó en el Super Bowl LI, la Serie Mundial y las Finales de la NBA.

Pero aunque no se trató de una Final, como en los ejemplos anteriores, lo que logró el Barcelona merece el mismo reconocimiento: fue una situación de matar o morir donde lo único que les faltó fue alzar un trofeo. Estadísticamente, esta es la remontada más grande que se haya visto en la Champions League y eso nadie se los quita.

Al Barcelona hay que aplaudirle más todavía por no bajar los brazos con el gol de Edinson Cavani que silenció al Camp Nou. En ese momento, sólo pasaba una idea por mi cabeza: "el Barcelona no son los Pats. No, espera: ¿el Barcelona no son los Pats?"

El Barcelona sí fue New England. Fue los Cubs. Fue los Cavs. Fue el "muerto" que revivió sólo por convicción propia y de nadie más. Fue el que perdía 28-3 en el tercer cuarto o 3-1 en la serie. Fue ese ente que inspira por medio del deporte, que levanta del sillón a un niño para pedirle a sus padres que le busquen una escuela de fútbol y los lleva de la mano a una tienda para comprar un short, una playera y unos "tacos".

Eso hay que celebrarlo siempre.



Pero también es justo matizar: si el Barsa salió a la cancha con cuatro goles de desventaja, fue por el papelón que hizo en París. En una eliminatoria a dos partidos, cuenta igual el minuto uno que el 185. Como los Pats que entregaron 40 minutos en el Super Bowl y los Cubs y los Cavs que regalaron tres de los primeros cuatro partidos de la serie.


De hecho y de manera muy fría, pienso que el pase a Cuartos de Final del Barcelona no fue justo. Dos de los seis goles se derivaron de piscinazos de Neymar y Luis Suárez que no debieron ser marcados como penales. Un 4-1 a favor del Barcelona no alcanzaba, pues el global habría quedado 5-4, pero con toda seguridad habría terminado con una sonora ovación de la afición blaugrana que colmó el Camp Nou.

He leído toda clase de comentarios en redes sociales sobre el tema y lo primero que tengo que decir -para quienes se sientan aludidos- es que siempre hubo respeto. Eso se agradece, como debe ser en la vida en el deporte. El más recurrente al hablar de justicia deportiva es que clasificó el que propuso y el que jugó ofensivo. Sí, pero no olvidemos que el PSG jugó así los primeros 90 minutos del partido de 180 y también tuvo su recompensa.


Los más divertidos memes de la heroica remontada del Barça sobre el PSG

Loading
Cargando galería

Como los Pats, los Cubs y los Cavs, el Barcelona fue obligado a jugar agresivo por sus propias deficiencias previas.

Es perfectamente válido criticar el planteamiento precavido de Unai Emery, el DT del PSG, y la displiscencia de sus futbolistas. Lo que se vio en el Camp Nou fue una suma completa y que sin algún elemento de los siguientes, no habría ocurrido: un equipo jugando con el cuchillo entre los dientes, otro timorato y pifias arbitrales. Sin uno sólo de esos elementos, no habría ocurrido lo que vimos.

No, no fue justo el pase del Barcelona. Pero también hay que decir que si clasificaba el PSG, habríamos quedado desencantados porque la memoria es corta. No es mutuamente excluyente pensar que el Barcelona se esforzó lo suficiente para clasificar en semejante adversidad, pero que aún así no fue 100 por ciento justo su triunfo en la eliminatoria.

Ojo: el marcador no fue 6-1. Fue 6-5. Con dos piscinazos. Porque el factor del error humano también cuenta.

Pero así como creo que el 6-5 no fue completamente justo, también creo que si clasificaba el PSG, el niño no se habría levantado del sillón.

Más contenido de tu interés