null: nullpx

Análisis Táctico: Liverpool-Roma, mediocampo de tres y presión alta son incompatibles

La Roma ejemplificó los vicios de un parado táctico muy gustado por los "románticos", pero corrigió a tiempo y rescató la eliminatoria.
24 Abr 2018 – 6:38 PM EDT

Decía César Luis Menotti que no le agradaba hablar de formaciones tácticas porque parecía que hablaba de números telefónicos. Ciertamente, las formaciones no tienen sentido si antes no se sabe cuál es la estrategia básica de cada equipo: atacar presionando arriba o atacar contragolpeando.

En el 5-2 del Liverpool a la Roma, la escuadra de Eusebio di Francesco intentó hacer lo primero mientras la escuadra de Jürgen Klopp hizo lo segundo. Si de hablar de números se trata, los visitantes saltaron con un 5-3-2 completamente despedazado por el 4-3-3 del equipo local.

Puesto que ambos clubes jugaron con tres en mitad de cancha, (y además ambos tríos de mediocampistas tienen más o menos la misma calidad técnica) ¿por qué entonces se dio un resultado tan abultado?

La respuesta está en las estrategias. Atacar con presión alta no solamente implica que los de adelante busquen provocar el error en la salida del rival, sino también que los mediocampistas jueguen muy adelantados. Esto a su vez significa que el así llamado "pivote" o "número cinco", en este caso Daniele De Rossi, quede muy expuesto a la velocidad del adversario.


El brasileño Roberto Firmino fue clave "buscándole la espalda" y abasteciendo de balones a Mohamed Salah (y a Sadio Mané, quien debió haber metido un hat-trick si hubiera tenido afinada la puntería). De hecho, Firmino lideró la estadística en asistencias y pases a remate (5).

Esta situación anómala era común, por ejemplo, en la Juventus durante los años de Andrea Pirlo. Él ocupaba la posición de pivote, flanqueado a los costados por Arturo Vidal, Claudio Marchisio o Paul Pogba. No obstante, aún protegiéndolo con tres zagueros centrales (la BBC de la 'Juve'), Pirlo quedaba muy expuesto a las contras.

¿Cómo hizo Di Francesco para detener la hemorragia y conectar un tanque de oxígeno? Cambió a 4-3-3 quitando las piernas cansadas de De Rossi por las piernas frescas del francés Maxime Gonalons. Es decir, mantuvo la línea de tres mediocampistas haciendo un cambio hombre por hombre y "amarrando" a Radja Nainggolan (quien proyectó el balón del 5-1 de Dzeko).

En conclusión, la línea de tres mediocampistas y la presión alta son herramientas que están al alcance de muy pocas escuadras en el fútbol internacional. Se dirá que más bien fue la línea de tres centrales romanistas la responsable del baile 'Red' a 'La Loba', pero el juego de Firmino a espaldas de De Rossi demuestra que la clave fue la media cancha.


RELACIONADOS:UEFA Champions LeagueLiverpool

Más contenido de tu interés