null: nullpx
New England Revolution

La ‘revolución’ de Bruce Arena en New England irá de la mano de varios ‘caídos’

El legendario técnico asumió como entrenador y director deportivo. Su regreso al banquillo aún no tiene fecha, pero los cambios tanto en la organización como en la plantilla no se demorarán.
23 May 2019 – 9:46 AM EDT

A los 67 años, con 18 trofeos en sus espaldas y alguna dolorosa caída (léase, la frustración de no clasificar al último Mundial con Estados Unidos), Bruce Arena se convirtió en el gerente general y entrenador de New England Revolution. Irónicamente, tras haber comenzado su trabajo hace un par de semanas, el debut en el banquillo podría darse el 2 de junio ante el equipo y en el lugar que le vio levantar tres MLS Cup.

El legendario técnico asumió ya las funciones de director deportivo y el interinato en el banquillo sigue siendo llevado por Mike Lapper, desde la destitución de Brad Friedel.

Por lo pronto, Arena empieza a poner las puntadas en la parte menos pública de la organización. “Mejorar en el manejo de la ciencia deportiva, así como mejorar y ampliar el scouting, aseguró Arena como las tareas fundamentales para empezar a darle vida a una organización más competitiva.


Para el legendario hombre de fútbol, el concepto desde la entrada con New England Revolution es clave: “Cuando los equipos no son exitosos, nunca es responsabilidad de una persona sino de todos los involucrados”, soltó en varias de sus entrevistas al llegada a su nuevo cargo.

No le falta razón, especialmente cuando asegura que en el caso de los de Boston, hoy por hoy solo pueden ir hacia arriba.

Al asumir las dos posiciones, Arena se convierte en el segundo directivo-entrenador vigente y uno de los cinco que han desempeñado ese tipo de responsabilidad en tiempos recientes.

LOS RETOS EN EL BANQUILLO

Para Arena, la transición de vuelta al banquillo pasará por un proceso obligatorio. “Va a tomar algún tiempo, tengo que ver qué tan receptivo es el grupo a una nueva cara y una nueva voz en el camerino y en el campo de juego”, explicó.

Primeros pasos que de seguro no van a ser sencillos, especialmente tras ser notorios síntomas de frustración o desacuerdo en miembros de la plantilla, como los vistos el fin de semana ante Montreal Impact.

Edgar Castillo siendo remplazado a los 30 minutos y discutiendo con el técnico interino; Diego Fagúndez negándose a dar la mano al entrenador al salir de cambio en el mismo partido y Christian Penilla entrando a una pelota dividida para mandarla a la tribuna con frustración.


Es evidente que de la mano de una organización más moderna y eficiente, Arena irá reconstruyendo la plantilla. Y él lo sabe: “Hay un buen potencial, hay un grupo talentoso, se necesita ser más consistente defensivamente y posicionarse mejor en ataque para ser más exitosos. Además hay que encontrar las formas para que exploten sus cualidades y suplir las falencias”, soltó.

Lo que sí es claro es que con la sede de entrenamientos en construcción y la idea de un estadio propio (no compartido con New England Patriots) en Boston, el manejo de los fondos deberá ser metódico.

“No hay una relación directa en gastar mucho dinero y ganar títulos, sino con usar las fuentes inteligentemente y trabajar para hacer lo más con lo que se tiene”, explicó Arena para dejar en claro que lo más seguro es que New England Revolution no tenga planteles al estilo de Atlanta United en 2018 o Toronto FC en 2017.


Dos cosas quedan en el tintero en medio de la revolución. Si Arena debuta el 2 de junio ante el LA
Galaxy en Los Ángeles, empezará el camino para probar que el legendario entrenador no está a la altura del crecimiento en MLS, o por el contrario será la reivindicación de un ‘viejo zorro’ del banquillo.

“Cada quién puede tener su opinión, solo el tiempo podrá decir si estoy o no al nivel de la MLS de hoy. Pero no creo que esté lejos. Estoy confiado en que el crecimiento no me ha dejado atrás”, ha dicho muy a su estilo.

En cuanto a la plantilla, otra cosa es segura, si Arena consigue levantar a New England Revolution del ‘fango’, no será con este mismo grupo de jugadores. A pesar de que él crea que el ambiente de entrada es favorable hacia él, mencionó.

Si Arena no debuta el dos de junio en el banco, probablemente lo haga después del receso por la Copa Oro. Y lo más importante, ya con la ventana de transferencias de verano abierta para su ‘revolución’.

RELACIONADOS:New England Revolution

Más contenido de tu interés