null: nullpx
Tigres

Tigres y Monterrey reparten puntos en el Clásico Regio

Con goles de Ismael Sosa por los felinos y de César Montes por Rayados, el clásico de Monterrey acabó con empate a uno.
30 Oct 2016 – 9:57 PM EDT

Tigres y Monterrey empataron a un gol dentro del Clásico Regio disputado en el Estadio Universitario de San Nicolás de los Garza, Monterrey.

Ismael Sosa adelantó a los felinos en el primer lapso, mientras que César Montes igualó el partido en el complemento para el cuadro rayado.

Como siempre, una gran entrada en el Volcán en un partido que no decepcionó y que tuvo un interesante ritmo que mantuvo hasta el final a los aficionados al filo de la butaca.

Rayados empezó el Clásico con todo, quitándole la pelota a Tigres y paseándolo de lado a lado, algo que desesperaba a la afición local y al propio Ricardo Ferretti.

Dorlan Pabón estuvo muy cerca de abrir el marcador con un remate de cabeza que se estrelló en el travesaño ante la nervisoa mirada de Náhuel Guzmán. Casi de inmediato, un segundo poste, pero ahora con un potente disparo de Yimmy Chará.


Tigres se veía desconfiado y muy impreciso hasta que Luis Quiñones comenzó a hacerse figura. El colombiano, suplente en gran parte del torneo, fue un dolor de cabeza por la banda izquierda, lugar de donde llegarían las pocas jugadas de peligro de los felinos.

Javier Aquino, otro de los buenos elementos en este partido para Tigres, avisó con un disparo para los felinos cuando el ecuador del primer lapso llegaba, era el primer tiro de los locales en el encuentro.


Inmediatamente, Dorlan Pabón respondió con un tiro potente que se fue desviado del arco de Náhuel Guzmán. Parecía que Monterrey estaba muy cerca de romper el marcador, hasta que en los minutos finales del primer tiempo llegó el gol de Tigres.


Javier Aquino rescató una pelota en la banda izquierda, levantó la cabeza y metió un preciso centro que Ismael Sosa remató para hacer inútil la estirada de Alexander Domínguez, titular en detrimento del lesionado Jonathan Orozco.


En el segundo tiempo los roles se invirtieron. Monterrey era el equipo abrumado por las constantes llegadas de peligro por parte del ataque de Tigres, sobre todo, de Luis Quiñones quien volaba por la banda izquierda.

El colombiano se tiró una gran descolgada a los primeros minutos del segundo lapso, desbordó y tiró un preciso centro que de forma increíble André-Pierre Gignac desapareció. El francés no tuvo su partido, pasó desapercibido y la que parecía clara para definir, la acabó errando.


Minutos después, una jugada calca de la falla de Gignac, nuevamente con Quiñones como protagonista, pero ahora con Ismael Sosa como gran villano.


Tigres dominaba ante un apagado equipo de Rayados. Pero el fútbol es así, si no liquidas, el rival a la primera que tiene sí lo hace. En un tiro de esquina, la pelota le cayó a César Montes quien sacó un disparo que no llevaba mucho, pero que encontró la espalda de Guido Pizarro quien desvió la pelota para vencer a Náhuel Guzmán.


El juego se volvió un tanto ríspido y muy peleado en el aspecto físico. No hubo mayores jugadas de peligro pese a los intentos de ambos entrenadores por ir por el triunfo.

Con este resultado, Tigres llegó a 27 puntos para afianzarse pase lo que pase en el resto de jornada en el tercer sitio de la general. Mientras tanto, Rayados sumó 19 unidades, cifra que prácticamente lo deja fuera de la pelea por acceder a liguilla.


RELACIONADOS:TigresMonterrey

Más contenido de tu interés