null: nullpx
Opinión Deportes

Ruso Zamoligny | Matando la ilusión

Las últimas decisiones que se han tomado atentan contra la esencia aspiracional del deporte.
17 Abr 2020 – 03:24 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
El exfutbolista del Puebla, Atlas y Estudiantes Tecos nos llevará de la mano por el mágico mundo del futbol. Crédito: TUDN

El fútbol es un fenómeno único, va mas allá de una cancha, trasciende fronteras y siempre ha sido aspiracional.

Desde pequeños los que alguna vez pateamos la pelota y nos enamoramos de este hermoso deporte seguramente pensamos que sería fantástico poder jugar en primera y no tengo dudas de que muchos crecimos imaginándonos en un estadio repleto, disputando algún partido importante, soñando con ser Hugo Sánchez, Ronaldo, Zidane, Cuauhtemoc o el futbolista de moda, según la edad que tengamos.

De todos los que inician y persiguen la pelota tantos años, solo unos pocos elegidos llegan a ser futbolistas de élite, otros tantos millones no pueden llegar a ese extraordinario nivel, solo les alcanza para competir en escalones intermedios, algunos un poco más abajo y otros mas arriba.

Hay ocasiones que el fuego interno de la competencia y la aspiración a ser mejores ha hecho que muchos futbolistas que parecían estancados en alguna liga de ascenso puedan superarse, crecer deportivamente y competir al más alto nivel.

El fútbol siempre da revancha, dicen.

La estructura y las reglas de competencia del fútbol mexicano se han ido modificando con los años, hay que decir que muchas cosas se han hecho bien, pero las últimas decisiones que han tomado atentan contra esa esencia aspiracional del deporte.

La eliminación del descenso en Primera y la dificultad impuesta a los equipos de la liga de ascenso para “certificarse” y tener derecho a subir de división son dos errores que cortan de tajo la ilusión de prepararse, competir y ganarse en la cancha la posibilidad de enfrentar a los mejores.

Se ha apostado por proteger el negocio de unos cuantos y se ha dejado de lado esa esencia de competencia y aspiración que brinda el fútbol que lo tiene en sus raíces.

Las ligas de ascenso de todo el mundo son eso, un cúmulo de sueños, donde se suda mucho y se les reconoce poco, donde se juega cada partido con el sueño de ascender entre los dientes y se disputa cada pelota aferrado a la ilusión de todos los aficionados de ver a su equipo en Primera División.

Esta aspiración no solo la tiene el joven que empieza su carrera sino también la tiene ese futbolista mayor que le ha dedicado a su profesión una vida de entrenamientos, que ha dejado mucho tiempo a su familia por irse a una concentración, a un viaje largo para competir del otro lado del país contra alguien que también sueña y busca llegar al máximo circuito.

Esta decisión de dar paso a una llamada “Liga de Desarrollo” con límite de edad no solo mata la ilusión de cientos de futbolistas que ya no darán la edad, sino también perjudica a las próximas camadas que ya no tendrán el mismo nivel de competencia que en la actual liga de Ascenso.

Vislumbro una “Liga de desarrollo” que solo terminará siendo un bote de basura donde los equipos de primera arrojarán a los futbolistas mayores de 21 años que no tengan cabida en el primer equipo, donde tal vez podrán seguir jugando y extendiendo su tiempo en el fútbol profesional, pero sin una competencia real que les permita crecer como futbolistas y aspirar a más, sin el aliciente que los obligue a esforzarse a tope para regresar al máximo circuito.

Ojalá los responsables de tomar esta decisión recapaciten, vean lo mejor para el fútbol mexicano y no solo busquen el salvoconducto para unos cuantos que ya no quieren ver perdido su capital por todas las malas decisiones deportivas que ellos mismos han tomado.

Gracias por leerme. ¡Abrazo de goool para todos!


Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés