null: nullpx
Cruz Azul

Los villanos de la fecha 14: el contra 11 ideal

‘Chuy’ Corona, Joffre Guerrón, Rogelio Funes-Mori y ocho futbolistas más. Descúbrelos uno a uno.
24 Oct 2016 – 10:27 PM EDT

La gota que derramó el vaso del Cruz Azul hace que tres de sus jugadores figuren en este 11 de lo más desafortunado del fin de semana en Liga MX. Vamos por partes, de abajo hacia arriba:

Jesús Corona: Aunque el disparo de Damián Escudero tuvo el mérito de superar la barrera y bajar, el esférico no entró tan esquinado; ‘Chuy’ pudo y debió haber hecho más. Se comió un gol idéntico de Andrea Pirlo en la Confederaciones del 2013.

José Abella: Garnica del Atlas le fracturó la cintura con tremendo recorte en el gol de Cándido Ramírez. Abellla necesita mejorar en la marca si quiere seguir siendo defensa lateral titular en la Liga MX.

Paulo Da Silva: desvió el disparo de Dorlan Pabón que significó el empate de Monterrey. Sea por mala suerte o no, el paraguayo lleva todo el Apertura cometiendo penales, marcando autogoles y equivocándose en la marca. Es una leyenda cuyo presente no es el mejor.

Leobardo López: el capitán del Veracruz es enjundioso y además goleador, pero el pésimo rechace que permitió el primer tanto del Necaxa fue responsabilidad suya. Una escuadra con problemas de descenso no puede permitirse semejantes equivocaciones de técnica defensiva.

Jaime Gómez: el lateral derecho de Gallos Blancos se equivocó por partida doble en el empate del América. Primero permitió que Arroyo la bajara con el pecho en zona peligrosa y después chocó tibiamente con el ecuatoriano, quizá por miedo a cometerle penal.

Javier Cortés: aunque el villano de Pumas podría ser Marcelo Alatorre por hacerse expulsar, el gol de Ismael Sosa exhibe una pasmosa lentitud de Cortés al regresar para defender. No termina de verse 100% cómodo jugando la contención al lado de Abraham González.

Rafael Baca: Tomás Boy lo volvió fijo en el medio campo cementero y Baca no respondió. Quizás Aldo Leao ha rendido menos vestido de azul de acuerdo a las expectativas, pero aún no se sabe si Baca es más bueno defendiendo, atacando, pasando o recuperando. Debe consolidarse aún.

Hirving Lozano: algunas fechas está en lo mejor, otras está en lo peor. Con tiempo y espacio, ‘Chucky’ no supo definir tras el regalo de Edwin Hernández en la primera mitad del Chivas-Pachuca. Lozano es pícaro y electrizante, pero todavía no es ese frío definidor capaz de definir partidos por sí solo. Además se fue expulsado.


Djaniny Tavares: es buen futbolista el caboverdiano y encima supera a sus marcadores por pura potencia física. Pero la que falló con la puerta abierta frente al Atlas costó bastante al Santos Laguna. Estos fallos son los que ‘Chepo’ apunta y castiga.

Joffre Guerrón: ante Puebla le anularon un gol que no debió alunarse y estrelló un disparo en el poste que bien pudo irse al fondo de la red. Mala suerte. Sin embargo su mala suerte no justifica el bajar los brazos ni el tirar la toalla cuando las cosas marchan mal: debía ser la solución de la Máquina y no es ni la sombra del que llegó a México hace un par de años.

Rogelio Funes-Mori: su falla solo frente a Talavera hubiera sido la peor de la fecha de no haber sido por la falla de Djaniny. Era el 1-0 para Monterrey que pudo haber cambiado la historia y la pelota se fue encima del travesaño. Como Hirving Lozano, se trata de un delantero capaz de lo sublime y a veces también de lo más inverosímil.


RELACIONADOS:Cruz AzulMonterrey

Más contenido de tu interés