null: nullpx
José Manuel de la Torre

La mala salud de José Manuel de la Torre

Desde el infame hexagonal rumbo a 2014, la carrera del Chepo ha ido para abajo.
23 Sep 2016 – 06:55 PM EDT

Era el alumno más avanzado del Lapuentismo, viajó a Europa para aprender de los mejores maestros foráneos, formó parte del cuerpo técnico del América y pastoreó al Rebaño en su último título liguero cuando finalmente debutó como técnico. En Toluca acumuló aún más éxito y con la selección logró una voltereta para los anales de la historia contra Estados Unidos en el Rose Bowl de Pasadena.

Llegó el hexagonal maldito y la carrera de José Manuel de la Torre cambió para siempre. No hace falta recontar la historia. Su regreso al Guadalajara junto a su hermano Néstor aparentaba ser la gran oportunidad para redimirse. El último tren de vuelta al edén del fútbol.

Cosas de Jorge Vergara, los hermanos De la Torre acabaron en la calle pese a calificar a las Chivas y salvarlas del descenso. La imagen de la afición rojiblanca abandonando a los suyos diez minutos antes de terminar el duelo de semifinales contra Santos fue la del divorcio del Chepo con la plana mayor. Quizás con Almeyda fueron más pacientes y por eso el fortachón argentino ha entregado mejores números, pero el punto es que los meses que De la Torre volvió quedaron en el olvido.

A ningún seguidor de la Liga Mx se le escapó su nombramiento en Santos de Torreón como un intento de la directiva lagunera por esquivar la lucha porcentual contratando a un técnico probado. No más experimentos fallidos: habían de ir a lo seguro y tan seguro es que Benjamín Galindo conforma el equipo de auxiliares de José Manuel a pesar de que el ‘Maestro’ salió campeón con el club en 2012.

Hay un meme bastante famoso de los días de drama de José Manuel de la Torre con la selección mexicana. “Lo importante es que tenemos salud” dice el rótulo debajo del montaje de un vendedor de helados con el rostro del Chepo. Las dos victorias y tres derrotas de Santos bajo su dirección señalan que él, aún no puede quitarse aquella imagen viral de encima. Volver a ser el Chepo de antes.

Aunque su mala fortuna tal vez alegre o satisfaga a los muchos reporteros que De la Torre se echó encima en el pico de su carrera, él sigue siendo uno de los buenos técnicos mexicanos a recuperar. Porque sin técnicos hechos en casa, ninguna liga tiene salud.


Más contenido de tu interés