null: nullpx

El Mellizo, el Parcero y el show del Monterrey 2-0 Atlas

Los rojinegros fallaron ocasiones claras y tuvieron errores defensivos imperdonables ante un conjunto con la calidad individual de ‘La Pandilla’.
19 Mar 2017 – 10:59 PM EDT

Un amargo sabor de boca le quedará a José Guadalupe Cruz al recordar que su equipo tuvo el 1-0 ante la meta de Hugo González y lo desperdició. El Monterrey había avisado temprano con una de Dorlan Pabón que no volverían a perdonar poco después.

El joven zaguero César Montes alzó un trazo largo mal despejado por Luis ‘El Macue’ Robles. El balón quedó en una zona teóricamente cubierta por Rafa Márquez (a quien las piernas no le alcanzaron en el recorrido) y entre Pabón, Carlos Sánchez y Rogelio ‘El Mellizo’ Funes Mori tejieron para el 1-0 regiomontano.

El Atlas permaneció jugando buen fútbol. Esto, con una línea de tres zagueros centrales donde Daniel Arreola se lanzaba al frente, Robles cumplía las veces de líbero y Leiton Jiménez anticipaba con seguridad. Los carrileros Reyes y Madueña tocaban línea de fondo y si el Atlas no empató fue por falta de ‘punch’.


No obstante, para el segundo tiempo la visita se quedaría con diez. En una de sus idas al frente, Arreola sacudió a Carlos Sánchez. El árbitro concedió ley de la ventaja por un contragolpe rayado neutralizado por Robles. Pero después se detuvo el juego para mostrarle la segunda amarilla a Arreola y terminar con la esperanza tapatía.

La escuadra de Mohamed quitó el pie del acelerador por varios lapsos del encuentro. Cuando parecía que ‘La Pandilla’ estaba conforme, apareció Edwin Cardona para hacer magia colombiana con la pelota. Quién sabe de dónde rescató un esférico de línea final y sirvió a Funes Mori el dos a cero en bandeja de plata.


El Show del Parcero y del Mellizo, fue el nombre del espectáculo ofrecido en el Estadio BBVA.

Así las cosas, el Monterrey se confirma como candidato firme a llegar lejos en el torneo. Por su parte, el Atlas vuelve a Guadalajara con el amargo gusto de haber jugado bien y quedarse con manos vacías.

Publicidad