null: nullpx

Un año después, Argentina y Chile reeditarán la final de la Copa América de 2015

Hace un año, Chile y Argentina peleaban una batalla por ser el campeón de la Copa América 2015.
23 Jun 2016 – 1:31 AM EDT

Más de 40 mil banderitas de la selección chilena se agitaban en el Estadio Nacional de Santiago. El júbilo de la Roja estallaba en felicidad tras conquistar su primera Copa América de la historia.

La fecha marcaba el 4 de julio. El invierno sudamericano generaba un calor fraternal entre la gente luego del penal a lo 'panenka' que había cobrado Alexis Sánchez para derrotar a Argentina desde los once pasos.

Aquella mañana, Los Andes se veían preciosos, cubiertos de nieve gracias a la fuerte lluvia que había caído una noche antes. En el ambiente se sentía la magia de un día donde podía vivirse el milagro de ver a la selección chilena triunfar en el torneo que tan bien había organizado.

Argentina llegaba como el favorito a quedarse con el título pese a que era visitante. La derrota en el Mundial de Brasil obligaba a la albiceleste a salir al campo para vengar la derrota que sufrieron ante Alemania.

El día del partido, Lionel Messi calentaba en el centro del campo en medio de la rechifla de la afición local. A la salida del equipo local, miles de banderitas chilenas se ondearon gracias al regalo que un empresario había dado.

El juego fue muy peleado, futbolísticamente terrible para el aficionado. Un duelo de un solo gol, tenso, que la afición vivió al límite y en el que cualquier situación de gol, por mínima que fuera, se exageraba como si se tratara de un disparo claro que se salvaba en la línea.

Tras el tiempo regular y los tiempos extra, los goles no llegaron. Todo se tenía que definir desde la tanda de penales.

Matías Fernández comenzó por Chile anotando para que Lionel Messi respondiera con el empate. Arturo Vidal puso el 2-1 para que Gonzalo Higuaín, el villano un año antes en la final del Mundial, fallara el primer disparo para Argentina. Charles Aránguiz consiguió el 3-1 para que Éver Banega sentenciara la ronda de penales con un segundo fallo. Todo estaba marcado para que Alexis Sánchez anotara el gol del gane, el del título, el de la historia. Y así fue, el 'Chico Maravilla' picó la pelota que entró despacio ante la mirada de angustia de Sergio Romero.

Alexis se quitó la playera y mostró los músculos pese al terrible frío. La afición chilena al fin pudo conquistar un enorme triunfo, un título que los dejaba como monarcas continentales por vez primera en la historia.

El destino ha querido que tan solo un año después, en el Centenario de la Copa América, llegue una revancha para Argentina, o bien, una confirmación chilena sobre quién manda en el continente.


RELACIONADOS:Copa AméricaChileColombiaArgentina

Más contenido de tu interés