null: nullpx
Lionel Messi

¿Argentina puede seguir arriesgándose a jugar con el Pipa, la Pulga y el Kun?

Se trata de tres ídolos sublimes adelante pero poco sacrificados atrás. Bauza los puso en Belo Horizonte y Brasil le pasó por encima a la Albiceleste.
11 Nov 2016 – 10:49 PM EST

Dice el escritor checo Milan Kundera que la lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido. Higuaín se perdió una ocasión imperdible frente a Manuel Neuer en la final del Mundial en el Maracaná de Río de Janeiro y los tiempos extra de aquella disputada final Messi y Agüero optaron por jugarlos caminando.

Así y todo, el ‘Pipa’ hizo olvidar su falla a punta de cientos de goles en el calcio italiano, el ‘Kun’ hizo lo propio anotando otros dos centenares y medio en Inglaterra y la 'Pulga' como siempre borró toda imagen de indolencia con su genio blaugrana. Dicen que un pez dentro de una pecera es feliz porque olvida siempre el instante previo y para él la pecera es siempre nueva. Estos tres pueden echar por la borda un juego mensual con Argentina porque domingo a domingo y miércoles a miércoles tienen la chance de la redención.

El ecuatoriano Felipe Caicedo, el peruano Paolo Guerrero y el charrúa Edinson Cavani carecen de la sangre fría característica ante el arco de Messi, Agüero e Higuaín. Controlan mal pelotas francamente sencillas, echan afuera pases de mero trámite y les son necesarias una, dos, tres, cuatro y hasta cinco oportunidades para mandar una sola al fondo de la red. Son estos, delanteros con sangre caliente que deben compensar todo aquello que les sale mal con otros atributos. Cavani lleva siete goles en las eliminatorias y ‘Felipao’ lleva seis.

Esos ‘otros atributos’ es el nombre dado a las necesidades de cualquier equipo. Como quedó demostrado en Río de Janeiro en el 2014 y quedó repetido en el ‘Mineirazo’ que Brasil le propinó a la Albiceleste en este 2016, la ‘Pulga’, el ‘Kun’ y el ‘Pipa’ no pueden jugar en la misma oncena a riesgo de hacer que ocho futbolistas jueguen y corran para el privilegio de tres. El ideal futbolístico, empero, es todos para uno y uno para todos.

¿Cuántos aficionados de otras selecciones no desearían tener un trío de ases como el argentino? Alfio Basile, Diego Maradona, Sergio Batista, Alejandro Sabella, Gerardo Martino y Edgardo Bauza los tuvieron y ahora saben la diferencia entre el deseo del aficionado y el deber del profesional. El ‘Patón’ cedió con la imposición de los galácticos; el brasileño Tite se aferró a sus jugadores ‘chinos’ porque los conocía desde el Corinthians.

¿Argentina puede seguirse arriesgando a jugar con el Pipa, Messi y el Kun? Puede arriesgarse. Sí que puede. El riesgo es perder la lucha de la memoria contra el olvido.

RELACIONADOS:Lionel MessiArgentina

Más contenido de tu interés