null: nullpx
Philadelphia Eagles

Trump cancela visita de los Philadelphia Eagles a la Casa Blanca

La oficina del presidente de Estados Unidos comunicó que los campeones de la NFL no acudirán al evento y este año se hará una ceremonia diferente.
5 Jun 2018 – 8:27 PM EDT

La visita de los campeones del Super Bowl LII de la NFL Philadelphia Eagles a la Casa Blanca ha quedado cancelada definitivamente.

A través de un comunicado a nombre del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la Casa Blanca anunció este lunes que el equipo no asistirá a la celebración programada por su victoria en el Super Bowl pasado, pactada para este martes 5 de junio.

“Los Philadelphia Eagles no pueden venir a la Casa Blanca con su equipo completo para celebrar mañana. No están de acuerdo con su presidente, porque insiste en que representen con orgullo el himno nacional, con la mano en el corazón, en honor a los grandes hombres y mujeres de nuestro ejército y el pueblo de nuestro país”, se lee en la declaración del presidente Trump.


“Los Eagles querían enviar una delegación más pequeña, pero los mil fanáticos que planean asistir al evento se merecen algo mejor. Estos fanáticos todavía están invitados a la Casa Blanca para ser parte de un tipo de ceremonia diferente, una que honrará a nuestra gran nación, rendirá homenaje a los héroes que luchan por protegerla y tocarán fuerte y orgullosamente el Himno Nacional. Estaré ahí a las 3:00 p.m. con la Banda Marina de los Estados Unidos y el Coro del Ejército de los Estados Unidos para celebrar a los Estados Unidos”, concluye el escrito enviado por la Casa Blanca.

El entrenador en jefe de Philadelphia, Doug Pederson, le dijo a los reporteros el 22 de mayo que el equipo visitaría la Casa Blanca el 5 de junio. Sin embargo, en las semanas siguientes, y conforme se acercaba la fecha del evento programado, jugadores de los Eagles y miembros de la organización tuvieron conversaciones entre ellos sobre cómo iban a manejar la visita, de acuerdo a un reporte de Mike Garafolo de NFL Network.

El dueño del equipo, Jeffrey Lurie, no quería poner a sus jugadores en una situación difícil y eventualmente decidió enviar a un breve contingente menor a 10 jugadores, que incluía al MVP del Super Bowl, Nick Foles, agregó Garofolo. Otros jugadores tendrían un día opcional en las instalaciones del club.


También se sugirió que toda la organización Eagles viaje a Washington, DC, como un "viaje en equipo", durante el cual algunos miembros visitarían la Casa Blanca mientras otros trabajaban en la comunidad, se reunían con legisladores o hacían turismo.

Los Eagles se encuentran actualmente en medio de cuatro días de actividades organizadas en equipo.

Miembros de los Eagles como Malcolm Jenkins y Chris Long, habían dicho previamente que no asistirían a la celebración. El ex receptor abierto del equipo, Torrey Smith, también dijo que no planeaba asistir.

El mariscal de campo de los Eagles, Carson Wentz, dijo que cuando se anunció la visita planeaba asistir, agregando que no veía el evento como algo "político", incluso si algunos de sus compañeros de equipo no sienten lo mismo.


En la Reunión de la Liga de Primavera hace dos semanas, la NFL promulgó una política nacional de himnos para la temporada 2018 que requiere que los jugadores y el personal de la liga se mantengan en pie, pero les da la opción de permanecer en el vestuario si no quieren pararse.

Bajo el cambio aprobado por los dueños del equipo, los clubes individuales tienen el poder de establecer sus propias políticas para garantizar que el himno se respete durante cualquier acción en el campo. Si un jugador elige protestar en la línea lateral, la NFL multará al equipo. El jugador también podría ser multado por su equipo.

Jenkins y Long estuvieron entre los jugadores que expresaron su descontento con la política.

"Lo que los propietarios de la NFL hicieron hoy fue frustrar los derechos constitucionales de los jugadores para expresarse y utilizar nuestra plataforma para llamar la atención sobre injusticias sociales como la desigualdad racial en nuestro país. Todos pierden cuando las voces se ahogan", dijo el safety y líder del equipo.

"Aunque estoy en desacuerdo con esta decisión, no dejaré que me silencie ni me impida pelear. La conversación nacional sobre la raza en Estados Unidos que los jugadores de la NFL forzaron en los últimos dos años persistirá mientras seguimos usando nuestras voces, nuestro tiempo y nuestro dinero para crear un sistema de justicia penal más justo, poner fin a la brutalidad policial y fomentar mejores oportunidades educativas y económicas para las comunidades de color y las que luchan en este país", sentenció Jenkins.


RELACIONADOS:Philadelphia Eagles

Más contenido de tu interés