null: nullpx

¿Por qué Nurmagomedov reaccionó tan violento contra el equipo de McGregor?

Conoce toda la historia de los eventos que desencadenó en la bochornosa pelea que se vio al final entre los equipos del irlandés y el ruso.
7 Oct 2018 – 11:16 AM EDT

Khabib Nurmagomedov se había mostrado mesurado en la previa de la pelea ante Conor McGregor, después en el combate fue dominador, frío, calculador, en el cuarto asalto venció por sumisión, pero entonces, estalló todo lo que traía contenido en los últimos meses ante el equipo del peleador irlandés.

El ruso se quitó el protector bucal y lo aventó en dirección a Dillon Danis, miembro del equipo McGregor, siguió hablando e increpando hasta que decidió saltarse la valla para ir a golpearlo, entonces se armó un zafarrancho que terminó con la intervención policiaca y con el cheque de Khabib, de dos millones de dólares, retenido. Por si fuera poco, no se sabe si su título le será retirado.

¿Pero fue casualidad todo el problema que se suscitó al final? Las evidencias dicen que no. Desde hace un par de años, Nurmagomedov le pidió una oportunidad al presidente de la UFC, Dana White, para pelear contra McGregor: “Déjame pelear con tu chico, lo voy a aplastar, quiero una oportunidad al título”, recordó el Daily Mirror.

En fotos: el final escandaloso entre Khabib Nurmagomedov y Conor McGregor

Loading
Cargando galería


Después de su pelea ante Michael Johnson, el ruso volvió a insistir: “Irlanda sólo tiene seis millones de personas, Rusia tiene 150 millones. ¡Quiero luchar contra tu gallina! Vamos con tu gallina”. Pero después llegó la pelea de box entre Mc Gregor y Floyd Mayweather, además de un alejamiento entre el irlandés y la UFC.

Luego hubo un incidente entre Khabib y su compatriota, Artem Lobov, quien es parte del equipo de McGregor. A Nurmagomedov no le gustó una entrevista que Lobov dio al Russia Today, así que, flanqueado por su séquito, terminó tomándolo del cuello para intimidarlo. Artem perdió esa batalla, pero no la guerra.

McGregor tomó un avión en dirección a Nueva York con la única idea de vengar a su coequipero. Se suscitó el incidente en el Barclays Center en el que el irlandés atacó un autobús en el que iban varios peleadores del equipo de Khabib, incluyéndolo a él mismo. Conor aventó un carrito contra el vehículo, rompió algunas ventanas y le infringió lesiones a Michael Chiesa y Ray Borg, quienes competían 48 horas más tarde y debieron retirarse de sus peleas.


Eso le trajo problemas al irlandés contra las autoridades estadounidenses, mientras que el odio de Khabib iba creciendo. Cuando se anunció la pelea entre ambos todo era un hervidero, pero el ruso soportó la lengua mediática de McGregor, quien tildó al peleador de “rata Dagestani maloliente”, al padre de Nurmagomedov como “cobarde tembloroso” y al mánager Ali Abdelaziz lo tildó de “rata terrorista”.

Khabib lo soportó todo, sólo se burlaba de que McGregor no supiera el idioma gaélico irlandés, pese a que se jactaba de que su familia siempre se opuso al “imperio inglés”. Así llegó la pelea, la definición en el cuarto asalto, el papelón del final y los golpes de dos luchadores del equipo del ruso, Zubaira Tukhugov e Islam Makhachev, por lo que se entiende que hubo una venganza planeada.

Lo cierto es que Nurmagomedov se expuso a una gran sanción económica, a que el título se le pueda retirar y a que McGregor pida una revancha tras los hechos ocurridos al final. Y todo por un arranque del calculador ruso.

Más contenido de tu interés