null: nullpx

Los logros de Serena Williams antes de que naciera Bianca Andreescu

Para el año 2000, cuando nació la canadiense, Serena ya había cosechado cinco títulos en torneos de Grand Slam.
8 Sep 2019 – 10:02 PM EDT

Bianca Andreescu, antes de desplomarse al piso, se llevó las manos al rostro, lloró, fue una mezcla de emociones cuando se confirmó su triunfo en el US Open 2019 tras convertirse en la primera canadiense que gana un torneo de Grand Slam y con un valor agregado, al superar a Serena Williams, para muchos la más grande de todos los tiempos en el tenis femenino y que por ahora se halla en un dejo de marasmo en la cosecha de éxitos.

Son tantas aristas desde la que puede mirarse el logro de la joven canadiense, hija de padres inmigrantes rumanos pero nacida en Mississauga, Ontario, que quizás hay que valorar las primeras palabras de la preclasificada 15 en el torneo momentos apenas después de consumar el hito.

“Poder jugar en este escenario contra Serena, una auténtica leyenda de este deporte, es increíble. No estuvo nada fácil”, dijo Andreescu en la ceremonia de premiación luego de disputar el partido más importante de su joven pero ascendente carrera profesional, que dio comienzo apenas en 2017.

Fue un duelo generacional en todo el sentido de la palabra. La brecha de 18 años y 263 días fue la más grande entre finalistas de un Grand Slam en la Era Abierta. Cuando Williams ganó su primera corona del US Open en 1999, Andreescu ni siquiera había nacido.

A propósito de este tema, Serena ya había conquistado cinco títulos de Grand Slam antes de que viera la luz por vez primera su joven rival del sábado, pues ya se había coronado en el US Open de 1999 tanto en singles como en dobles, ese mismo año conquistó en dobles el Abierto Francés también. En 1998, en los albores de su carrera, haciendo pareja con el bielorruso Max Mirnyi, en 1998 capturó los títulos de dobles mixtos en Wimbledon y del US Open y días después de que naciera Andreescu, en 2000, logró coronarse en dobles en Wimbledon también.

Por el otro lado, Serena, quien hace dos años dio a luz a su hija, ha tenido un retorno al tenis que puede leerse como recorrer un camino empedrado, pues ha avanzado aunque no ha sido terso el camino, pues desde ese entonces, la estadounidense no ha logrado ganar una sola de las siete finales que ha disputado, cuatro de ellas de Grand Slams y por ese motivo le ha sido esquivo el título 24 en torneos grandes, con el que empataría a la australiana Margaret Court como la máxima ganadora de este tipo de trofeos de la historia.

“Sólo me siento orgullosa de poder jugar y competir en este nivel. Mi equipo ha estado conmigo en medio de muchos altibajos, demasiados momentos bajos. Ojala tenga un momento alto pronto”, dijo Williams, quien tiene 37 años de edad y llegó a estar 5-1 abajo en el segundo set de la Final del US Open 2019 ante Andreescu, para recuperarse y forzar a un empate 5-5, pero la canadiense se encargó de enterrar una remontada de Serena.

El aplomo de Andreescu fue de admirarse, más aún ante el hecho de que es la primera mujer que se proclama campeona en Flushing Meadows en su debut en el cuadro principal del torneo en la Era Abierta (que comenzó en 1968), que cuando se permitió la participación de los profesionales en los Grand Slams.

La tenista canadiense estaba con marca de 33-4 antes de arrancar la Final del Abierto de Estados Unidos, y con un récord de 7-0 ante rivales dentro del Top 10, para aderezar la gran hazaña que consiguió este sábado.




En fotos: la canadiense Bianca Andreescu derrota a Serena Williams y conquista su primer US Open

Loading
Cargando galería
Publicidad