null: nullpx
New York Jets

El momento que marcó a la franquicia: Jets y la garantía de Namath

Su victoria en el Super Bowl III cambió para siempre la historia de la NFL.
15 May 2016 – 7:55 PM EDT

El Siglo XX vivió 2 años de crisis severa a nivel mundial: 1937 y 1968.

En la serie de televisión “De la Tierra a la Luna” producida por Tom Hanks y Steven Spielberg, se dedica un capítulo al año 1968, señalado como clave del siglo pasado por los acontecimientos que afectaron a un gran número de seres humanos.

En 1937, un año después de los Juegos Olímpicos de Berlín, el humo de la Primera Guerra Mundial no se había disipado, por el contrario, empezaba a combinarse con el olor de otro conflicto bélico a nivel internacional.

Antes de la Segunda Guerra Mundial los nazis en Alemania ya construían y ponían en funcionamiento sus campos de concentración.

Japón en su intento de expansión imperialista invadió China.

En España la guerra civil llegó al nivel de horror.

En Estados Unidos el presidente Roosevelt anunció que un tercio de la población no tenía hogar, ropa y alimentos.

Sin embargo, también hubo creaciones: Picasso pintó el Guernica; en San Francisco fue inaugurado el puente Golden Gate y se publicaron obras como “De hombres y ratones” de John Steinbeck.

El año 1968 fue similar a 1937: En Vietnam se peleaba una guerra que nadie entendía; son asesinados Martin Luther King y Robert F. Kennedy; se producen conflictos sociales y estudiantiles que llegan a la violencia en varios países de Europa; México tiene su crisis interna de cara a los Juegos Olímpicos.

También en 1968 hubo momentos que “salvaron al mundo”: Los mismo Juegos Olímpicos México 1968 fueron hermosos por la calidad competitiva de los atletas y el ambiente de armonía, fiesta y paz que el planeta rogaba por vivir.

En la serie “De la Tierra a la Luna” se destaca la misión Apollo 8 con los astronautas Frank Borman, Jim Lovell y Bill Anders, la primera en la historia que vuela en órbita a la Luna, un logro tecnológico increíble en plena Navidad de un año que para muchos seres humanos no tuvo nada por creer.

DEPORTE AL ESTILO NFL

Casualidades de la historia o caprichos del destino, la NFL no estuvo ajena a la agitación universal de 1968. La Liga vivió un momento que todavía para muchos críticos es considerado el evento más grande en la historia de este deporte. Ellos lo explican de esta forma: Existió una NFL antes y otra después de 1968, concretamente luego del Super Bowl III.

En 1968 la NFL vivía la temporada 49 en su historia. En ese entonces también existía la nueva Liga Americana (AFL) que empezó a funcionar en 1960, que se jugaba en forma paralela a la NFL, también era profesional y poco a poco ganaba terreno en su competencia con la establecida NFL.

La competencia incluía a los jugadores, ambas Ligas (NFL y AFL) peleaban por los elementos colegiales. Ambas organizaban sus propios Drafts, por lo tanto muchos jugadores eran doblemente seleccionados. Tal fue el caso del quarterback Joe Namath, reclutado por St. Louis Cardinals en la NFL y New York Jets en la AFL. Namath, egresado de Alabama, estrella colegial y toda una personalidad de la época, eligió jugar para los Jets que lo firmaron 3 años por 427 mil dólares, cifra récord en ese entonces.

Namath fue el prototipo rock-star de la NFL en los años sesenta. Cabello largo, fiestas, mujeres, rock and roll, abrigos de piel y anteojos de colores se combinaron con un brazo extraordinario, liderazgo en el terreno de juego y hambre de triunfo deportivo.



SUPER BOWL III

Uno de los objetivos a mediano plazo de la Liga Americana era retar a la NFL en el plano deportivo. Medir fuerzas, jugar partidos entre equipos AFL y NFL, de ser posible por campeonatos en un juego especial, tu campeón contra mi campeón.

Las negociaciones desde 1965 fueron encabezadas por Pete Rozelle, Comisionado de la NFL, Lamar Hunt, representante fundador de la AFL y Tex Schramm, gerente de Dallas Cowboys quien hizo trabajo de mediador. El acuerdo fue realizar un partido de campeonato unificatorio a partir de la campaña de 1966. El monarca de la NFL contra el campeón de la AFL.

Los primeros dos enfrentamientos fueron llamados oficialmente “Juegos por el Campeonato NFL – AFL” ambos con victoria de Green Bay Packers (representantes de la NFL) primero sobre Kansas City Chiefs y luego ante Oakland Raiders (campeones de la AFL).

La tercera edición ya fue llamada con su nuevo nombre: “Super Bowl”. Se presentaban Baltimore Colts como representante de la NFL y New York Jets de la AFL el 12 de enero de 1969 en el Orange Bowl de Miami.

Como Green Bay había ganado los 2 primeros partidos unificatorios y Baltimore tuvo una temporada extraordinaria, de solo una derrota, se pensaba que los Colts ganarían fácilmente a los Jets que, a pesar de contar con Namath, no tenían la fuerza global para vencer a una escuadra ya legendaria de la NFL.



Es aquí donde Namath entró a la historia con una actitud que primero lo convirtió en figura mediática y luego en inmortal. En la semana previa al Super Bowl III los periodistas le preguntaron sobre la superioridad de la NFL y los Colts sobre la AFL y sus Jets. La insistencia sobre una supuesta inferioridad provocó la reacción de Namath: “¡Vamos a ganar! Lo garantizo”.

Como partido de futbol americano el Super Bowl III no está considerado entre los mejor jugados de la historia; tampoco Namath tuvo una actuación memorable en cuestión de estadísticas. Su liderazgo, decisión en el llamado de las jugadas y determinación por el triunfo no entró en los números. El caso es que los Jets, contra todos los pronósticos, ganaron 16 – 7 para darle a la Liga Americana el primer gran triunfo sobre la establecida NFL. La historia cambiaría para siempre.



EL LEGADO DE LOS JETS

Al año siguiente la Liga Americana volvió a pegar. Kansas City Chiefs vencieron a Minnesota Vikings en el Super Bowl IV, segunda victoria de la AFL sobre la NFL, argumento suficiente para la unificación a partir de 1970. La AFL y la NFL se unen para crear una sola NFL. En ese año se implementó el sistema de competencia por Conferencias (Americana AFC y Nacional NFC) tal como las conocemos hasta ahora.

Si bien New York Jets no han vuelto al Super Bowl, una sequía de 47 años, su victoria en la edición III fue crucial para cambiar la historia de este deporte. De haber perdido con los Colts quizá la AFL hubiera desaparecido y con ella los Raiders, Broncos, Chiefs, Oilers, Patriots, Bills, Chargers, Dolphins. Y nosotros veríamos hoy en el Siglo XXI una NFL completamente diferente a la que disfrutamos.


RELACIONADOS:New York Jets

Más contenido de tu interés