null: nullpx
Mundial Rusia 2018

Suecia no es rival para México

Los escandinavos fueron dominados por Dinamarca en su casa, pero gracias a su fortaleza defensiva mantuvieron el arco a cero
2 Jun 2018 – 03:37 PM EDT

Lo menos frío de la Selección de Suecia es el amarillo de su camiseta. El resto es colocación y líneas compactas. Tanto que se diría que es sólo un bloque defensivo. El morbo del partido estaba en que Suecia será uno de los rivales de México en la fase de grupos del Mundial y Dinamarca será el próximo enemigo del Tri en el último de sus amistosos antes de viajar a Rusia. Osorio debió pensar que sería inteligente enfrentarse al último rival de Suecia para ver el nivel de su equipo.

El partido se disputó en Estocolmo, Suecia, ante 41,000 personas. Sin embargo, fue Dinamarca la que tomó la batuta del juego. Suecia ha llegado al Mundial haciendo un fútbol ultra defensivo, rudo y bastante tosco. Juegan mal, fatal, feo… no hacen honor al amarillo de la camiseta. Podemos decir que en 25 minutos de juego no sucedió nada, salvo un golpetazo que Emil Krafth le propinó a Larsen dejándolo medio inconsciente.

Dinamarca no podía superar a la zaga sueca con casi siete hombres permanentemente en posiciones defensivas. Este hecho hizo recular a los daneses, lo que aprovechó Suecia para replegarse tímidamente, aunque sin asumir riesgos. Tan solo el lateral sueco Olsson era capaz de aportar cierta verticalidad por la banda izquierda. De hecho, la primera y única oportunidad de la primera mitad para Suecia vino de las botas del jugador del Swansea, con quien, por cierto, esta temporada ha descendido a la Segunda inglesa. Y peco de tierno al considerarlo una oportunidad, debido a que su disparo desde dentro del área los despejó un defensor danés. Es decir, ni un tiro a puerta de ambos equipos en 45 minutos. Ni una clara oportunidad.

Tras el descanso la misma cantinela. Dinamarca asumió el control y mejoró su juego ofensivo. La escuadra sueca cedió algún espacio como consecuencia de los cambios en la medular. Lo mismo sucedió, pero al revés, en Dinamarca con la entrada de Martin Braithwaite como interior izquierdo. Suecia tiene un bloque tan compacto que dos cambios le provocan goteras defensivas.

Transcurrían los minutos y los seleccionadores de ambos países comenzaron a introducir en el terreno de juego a futbolistas de refresco. Se sucedieron algunas oportunidades para ambos equipos pero siempre de tiros lejanos que atajaron los guardametas o chocaron en los centrales. De todos los tiros desde la frontal, fue el de Thomas Delaney el más peligroso para Dinamarca.

A partir del minuto 80 el partido el partido se fue haciendo más amistoso. En terminología futbolística sueca eso significa que cedieron espacios y abrieron las líneas. Un error defensivo a poco les cuesta un gol en contra a los suecos. Pero el danés Delaney, de nuevo, lanzó el balón alto. Fue un buen momento para ver si Suecia sabe atacar o no. Y la respuesta es no, aunque dispuso de una clarísima ocasión para llevarse un partido que nunca dominó.

Suecia es el rival más débil del Grupo de México. No debería haber sorpresas en Rusia.


RELACIONADOS:Mundial Rusia 2018SueciaDinamarca

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.