null: nullpx
Beisbol

Joe DiMaggio, la estrella de los Yankees

Idolatrado por su actuación en el campo y envidiado como esposo del mayor símbolo sexual de la época.
25 Nov 2019 – 8:44 AM EST

Nacido como Giuseppe Paolo Di Maggio de padres inmigrantes sicilianos en Martínez, California, mostró lo mejor de su talento con los New York Yankees.

Más conocido como Joe DiMaggio, fue parte del juego de estrellas por trece temporadas y tres veces el jugador más valioso, ya ni decir que los diez banderines de la Liga Americana y los nueve títulos de serie mundial destacan en su palmarés el tipo de jugador que fue.

Demoledor con el bat, dejó un registro aún vigente de 56 juegos consecutivos bateando de hit y al momento de retirarse estuvo en quinto lugar de todos los tiempos en la lista de jonrones con 361 y fue el sexto en promedio con .579.

Pero por si no era suficiente que se le conociera como exitoso jugador, se le reconoció en el Salón de la Fama en 1955 y votado como el deportista más grande de su momento, cuando se cumplió el centenario del beisbol en 1969.

Curioso que como hijo de pescador y octavo de nueve hijos, no siguió el oficio de su padre, pero si los pasos de su hermano Vince, quien jugaba para los San Francisco Seals.

Pero el beisbol le dio la pasión que necesitaba cuando bateó de hit en 61 partidos consecutivos para imponer el récord de la Liga de la Costa del Pacífico, y entonces su frase tuvo más peso que nunca “Conseguir un hit diario es más importante para mí que comer, beber o dormir”.

Su carrera deportiva con los ‘Bombarderos del Bronx’ delineó su leyenda, su popularidad y de alguna forma su carácter arrogante, comportamiento estereotipado que como atleta, parecía ser parte del personaje.

Entre la pasión de su vida se debe sumar que fue parte del ‘matrimonio de la década’, pues fue quien desposó a Marilyn Monroe a quien amó tanto como al beisbol, si no es que más.

El romance entre ellos fue como la vida de la propia actriz. Su pasión lo era todo, que les llevó desde el amor absoluto hasta la más extrema crueldad mental, celos, enamoramiento, desenfreno y discusiones.

Pensar en la rubia favorita de Estados Unidos es difícil sin pensar también en DiMaggio a pesar de que su matrimonio sólo duró nueve meses y reventó por la polémica escena y fotografía más icónica de la actriz, cuando su vestido blanco volaba sobre una reja del ventilación del metro, lo que enfureció a DiMaggio y eventualmente llevó a su separación.

Tan distintos eran ellos ellos que se complementaron. DiMaggio había crecido en una familia unida, latinoamericana, mientras que Marilyn venida de varios hogares de adopción y orfanatos, pero eran famosos y célebres, aunque tímidos.

El amor por el beisbol del toletero más famoso de la época, eventualmente lo llevó al retiro como héroe nacional.

Su corazón siempre le perteneció al amor de su vida. Lloró la muerte de Marilyn Monroe desconsolado y fue él quien se hizo cargo de todo, evitando el espectáculo mediático.

En años siguientes, DiMaggio estuvo relacionado con Marian McNight, Miss América 1957 y con las actrices Liz Renay, Cleo Moore, Rita Gam, Marlene Dietrich, Gloria DeHaven, Elizabeth Raay y Morgan Fairchild.

Nunca se volvió a casar y visitó la tumba de su adorada ex esposa tres veces a la semana hasta que falleció.

Ya sea por sus alcances deportivos ó por entregar su corazón a la mujer más admirada del momento, Joe DiMaggio pasó a la historia admirado, envidiado e idolatrado como héroe nacional.

RELACIONADOS:BeisbolNew York Yankees

Más contenido de tu interés