null: nullpx

Xavi Sol | Alemania vuelve, siempre vuelve…

Con boleto en mano y es vigésima presencia en la Copa del Mundo, Alemania buscará la 5ª estrella en Qatar 2022.
14 Oct 2021 – 05:13 PM EDT
Reacciona
Comparte

No solo son el equipo europeo con más mundiales ganados 4 de 19, además de 4 subcampeonatos, también marca, sino también los que más conquistas de Eurocopa tienen 3, también récord sus 3 subcampeonatos en esta competencia y sus 11 participaciones.

Son junto a Brasil el equipo con más partidos (109) en los mundiales, también el país europeo con más participaciones (19) y goles anotados (226).

Sus 2 ausencias en los torneos de la Copa del Mundo han sido por circunstancias extra cancha y no por un tema de rendimiento deportivo en eliminatoria o clasificatorio.

Para Uruguay 1930 no formaron parte de los pocos invitados que tuvo la primera edición de la Copa del Mundo. No era el mejor momento social ni político en Alemania tras la Primera Guerra Mundial, además de que varios europeos se unieron al boicot europeo. No estaban de acuerdo con la elección de la primera sede, solo asistieron Francia, Bélgica, Rumania y Yugoslavia como representantes del viejo continente.

Para Italia 1934 quedaron en 3er Lugar mientras que en Francia 1938 firmaron un desastroso 10º puesto, su peor participación histórica por más de 80 años, hasta lo ocurrido en Rusia 2018, que más adelante detallaremos.

Pasando la disputa de la tercera edición mundialista, se desató en septiembre de 1939 la Segunda Guerra Mundial tras la invasión de Alemania a Polonia.

Fueron 6 años de terror mundial durante los cuales se suspendieron las actividades deportivas oficiales entre países. El fútbol logró sobrevivir con algunos partidos amistosos internacionales entre selecciones, pero sobre todo gracias a las competiciones domésticas propias de cada nación.

El combinado alemán sería uno de los países que se verían más afectados tras el final de la guerra. Esta puso fin para Alemania como país unificado, ya que desde entonces pasó a dividirse.

Para Brasil 1950 el tema político seguía muy caliente y tras la Segunda Guerra mundial fueron borrados de la Copa.

Sin embrago las cosas cambiaron drásticamente para Suiza 1954, llegó la primera conquista para la Manschaft.

Se consumó “El Milagro de Berna” ante el Mágico equipo de Hungría de Puskas y Kocsis. Fue el comienzo de una era dorada para Alemania. El capitan Fritz Walter comandó a los germanos a pelear con garra y espíritu para concretar una inolvidable voltereta.

En los años siguientes Alemania avanzó hasta las semifinales en Suecia 1958 y hasta los cuartos en Chile 1962. Ya en Inglaterra 1966 regresaron a pelear el título en una gran final. Los británicos hicieron valer su localía y levantaron la Copa Jules Rimet en el mítico Wembley.

Para México 1970 fueron comandados por el gran Franz Beckenbauer, terminaron terceros. El duelo semifinal ante Italia fue denominado como el Juego del Siglo.

La recompensa a la constancia teutona vino en casa cuando en 1974 la base de esa gran generación que había ido a México alcanzó la gloria con “el gran Torpedo” Gerd Müller encabezando el ataque y el capitán Franz Beckenbauer como su gran líder. En la portería el protagonismo del gato Sep Maier, en la zaga Berri Vogts y Paul Breitner junto al gran Kaiser, Uli Hoeness, Jupp Heynckes, Gerd Muller entre otros. Todos dirigidos por el gran Helmut Shoen.

En Argentina 1978 avanzaron a segunda ronda pero se frustró el sueño del bicampeonato.

Luego vino la generación de Karl Heinz Rummenigge y Lothar Matthaeus con dos subcampeonatos consecutivos, España 1982 perdiendo ante la Italia de Paolo Rossi y en México 1986 ante la Argentina de Maradona. Mucho protagonismo alemán en los 80’s pero se negó la estrella en ambos casos.

Finalmente en Italia 1990 llegó la tercera conquista mundial para el águila imperial con Franz Beckenbauer como estratega, logrando la hazaña de coronarse como jugador y entrenador, una base de plantel con Bodo Illgner, Andreas Brehme, Paul Steiner, Andreas Moeller, Rudi Voeller y Juergen Klinsmann. Todo esto en los tiempos de la caída del Muro de Berlín con una la esperanza, unión y unificación alemana.

Para los mundiales de Estados Unidos 1994 y Francia 1998 los alemanes se toparon con pared en los cuartos de final. En ambas copas con Berti Vogts como entrenador. Mientras que en Corea y Japón del 2002 firmaron otro subcampeonato, ahora ante la Brasil de Rivaldo y Ronaldo. Aquel cuadro teuton contaba con Oliver Kahn, Christoph Mertzelder, Michael Ballack, Oliver Bierhoff, Oliver Neuville, todos dirigidos por Rudi Voeller.

Para su mundial en casa, pintaban favoritos, sin embargo en 2006 se quedaron con el bronce, mismo caso en Sudáfrica 2010 donde terminaron 3º. Comenzaban a integrarse en ese grupo tanto Manuel Neuer, Phillip Lahm, Matts Hummels, como Sami Khedira, Bastian Schweinsteiger, Mesut Ozil, Toni Kross, Miroslav Klose, Thomas Müller, Lukas Podolski, entre otros. Fue la transición del timón de Klinsmann a Joakim Low.

Para Brasil 2014, ya sólidos como equipo, aplastaron en semifinales a la Verde-amarella con un humillante 7-1 en Bello Horizonte y en la gran final, le robaron nuevamente la gloria a Argentina en lo que representó una tercera disputa histórica entre la albiceleste y los germanos en finales mundiales. A ese equipo se unieron varios pilares del campeonato como Benedikt Höwedes, Jerome Boateng y el autor del gol definitivo en la final, Mario Götze.

Para Rusia 2018 las cosas se derrumbaron dramáticamente, por primera vez quedaron fuera de los primeros 20, no avanzaron a 8vos y fueron un rotundo fracaso. Desde el juego uno cayeron sorpresivamente ante México 1-0 con el inolvidable gol de ‘Eeeeel Chuckyyyy Lozaaaaaano’. A pesar de ganarle 2-1 a Suecia, su derrota 2-0 ante Corea del Sur los eliminó en sus aspiraciones de bicampeonato.

Una Alemania que firmó su peor mundial y dejó decepcionados a millones de aficionados ya que en su ruta para la Copa del Mundo se había clasificado invicta en las eliminatorias y había ganado la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, salieron campeones en la Copa Confederaciones en 2017 además ganaron la Euro Sub 21 en ese mismo año.

Sumado a los fracasos en la Euro 2016 y 2020 terminó la Era (2006-2021) de Joachim Low dándole paso a Hansi Flick quien fue su mano derecha por mucho tiempo y auxiliar en Brasil 2014, además de su espectacular trabajo en el Bayern Múnich alcanzando el sextete llevándose en 2020 Liga, Copa y Supercopa nacional y UEFA, además de la prestigiosa Champions League y el Mundial de Clubes de la FIFA.

Con apenas 11 estrategas en casi 100 años de historia, la selección alemana deja en claro se una máquina de fútbol y fábrica de jugadores que encuentra engranaje perfecto con sus entrenadores, todos ellos nacionales para siempre mantenerse a tope.

Hoy el presente sonríe con campeones de Champions como Timo Werner, Kai Havertz y Antonio Rudiger, con pilares como Manuel Neuer, Joshua Kimmich, Matthias Ginter, Toni Kroos, Marco Reus, Ilkay Gündogan o Thomas Müller, dinámica y goles con Serge Gnabry, Leroy Sane, Leon Goretzka o el jovencito Jamal Musiala.

Con boleto en mano y es vigésima presencia en la Copa del Mundo, Alemania buscará la 5ª estrella para igualar a Brasil en la cima del fútbol mundial. Tras la tormenta sale el sol y dejando atrás el fracaso en Rusia, Catar sonríe para el águila imperial que viene hambrienta y con sed de revancha.

En Twitter e Instagram : @xavisol_

#DeSolASol

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:UEFA Mundial EliminatoriasAlemaniaOpinión Deportes

Más contenido de tu interés