null: nullpx
Real Madrid

Las claves del triunfo del Real Madrid sobre el Atlético de Madrid en la final de la Champions

En un partido tan parejo que se definió en penaltis, los pequeños detalles hicieron diferencia.
28 May 2016 – 6:51 PM EDT

El Real Madrid ganó su undécima Champions en los penaltis al Atlético de Madrid. Estas fueron las claves que definieron el rumbo del partido.

El poder del #14
Excelente trabajo de los dos jugadores que portaban el número 14. Gabi y Casemiro mantuvieron el equilibrio de sus equipos. El capitán colchonero respondió a la altura cuando el Real Madrid apretaba más y Casemiro respondió a la confianza que Zidane ha depositado en él. Sirvió de eje en el juego de ataque y de bastión cuando tocó defender.

Oblak
Respondió cuando fue exigido y gracias a él se llegó a la prórroga con el marcador 1-1. Aunque el Real Madrid no fue claro dominador , salvo los primeros 15 minutos, sí tuvo tres claras que el portero del Atlético salvó cuando parecía perdido. Primero un tiro a bocajarro dentro del área pequeña de Casemiro cuando el marcador estaba 0-0. En la segunda parte sacó una de Cristiano y le ganó un mano a mano a Benzema.

El fallo de Griezmann
El francés tuvo el empate del Atlético en sus pies. Estrelló un penalti en el travesaño apenas comenzaba el segundo tiempo. De haber marcado le daba al Atlético un toque de moral para buscar el triunfo en la segunda parte.

Las precauciones de Zidane
El Real Madrid salió como una avalancha, pudo marcar en menos de 5 minutos, pero lo hizo a los 15 minutos. Con el gol bajó la intensidad y el Atlético subió líneas. Zidane puso dos claras líneas de 4 delante del área y al Atlético le costó.

El miedo a perder
Los 30 minutos de tiempo extra para buscar el desempate estuvieron llenos de precauciones. Ni Real Madrid ni Atlético de Madrid quisieron arriesgar. Apenas algunos disparos lejanos y sin mayor peligro. Ni Simeone ni Zidane querían dejar espacios en defensa y siempre atacaron cuidando sus espaldas. La única vez que pareció haber un descuido, Sergio Ramos noqueó a Fernando Torres que corría solo desde el medio campo hacia la portería del Madrid. Saldó Ramos con una amarilla y no pasó nada más.

La suerte del campeón, la maldición del ‘Pupas’
El estadio San Siro de Milán agrandó la herida del Atlético de Madrid en la Copa de Europa, con una nueva final perdida de la máxima competición continental, la segunda en dos años, con la de Lisboa en 2014, y la tercera de su historia, con la de 1974, todas sin consuelo para los rojiblancos, dos en la prórroga y la de hoy, la tercera, en los penaltis. El Atlético volvió a ser el 'Pupas'.

Por su parte, el Real Madrid contó con la suerte del campeón. Unpenalti fallado por el rival en tiempo regular y otro en el desempate, ambos, al poste, dejaron otro título más en las vitrinas de uno de los equipos más laureados del mundo.

-

Más contenido de tu interés