null: nullpx
AS Roma

José Mourinho: perfil, datos, equipos que ha dirigido y por qué lo llaman 'Special One'

José Mourinho regresa a dirigir en la Serie A.
4 May 2021 – 02:05 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

José Mourinho es un técnico peculiar. Su personalidad polémica, su forma de recibir para sí mismo los reflectores, los conflictos que ha tenido con entrenadores de otros clubes, sus éxitos, fracasos, la obsesión por manejar a su antojo la forma de comunicar y más lo hacen ser un tipo peculiar en el mundo del futbol.

El portugués, nacido en Setúbal el 26 de enero de 1963, proviene de una familia en donde su abuelo fue presidente del Vitória Setúbal y su padre portero. De hecho, el amor por el deporte rey le comenzó viendo a su progenitor jugar en las tardes, cuando aún no sabía que el destino le tenía deparado erigirse en un técnico de éxito, reconocido mundialmente.

Su madre era profesora en Portugal, así que podemos decir que combinó la metodología de su madre con la pasión por el balompié de su papá, ya que, a diferencia de otros entrenadores como Guardiola, Lampard, Zidane, Conte o Pochettino, nunca pisó como profesional un césped.

Siendo un joven estudió Educación Física en el Instituto Superior en Lisboa, donde finalizando la educación media tuvo un altercado con un profesor de matemáticas. Eso retrasó su graduación, hasta que después de no completar el grado 12 regresó para salir egresado de metodología en deportes como docente de la institución.


Podemos decir que sus primeros pinitos en el mundo del futbol los hizo con su papá en el Río Ave, pues allí ejercía de entrenador y él lo que hacía era ver como manejaba al grupo, las tácticas, la forma de leer los partidos, y muchos otros secretos que guardó. Una vez que tuvo ese periplo, decidió completar el curso de la UEFA para empezar a trabajar oficialmente de entrenador en una escuela secundaria.

Hizo su estreno en el mundo del fútbol profesional en el Estrela de Amadora, pues Manuel Fernández lo llamó para que fuese su ayudante. Una vez culminada la etapa allí volvió a su natal Setúbal para ser asistente en el equipo que su abuelo presidió y comenzar una carrera vertiginosa que lo catapultaron al estrellato.

Bobby Robson, hombre clave en su carrera


¿Recuerdan aquellos años en donde Mourinho era traductor en el Barcelona? Pues bien, esa labor la ejerció junto a la de asistente también en el Porto o en el Sporting de Lisboa de la mano del inglés Bobby Robson, quien después de comprobar la gran capacidad del lusitano como analista, decidió llevárselo a Cataluña.

En el Barça coincidió con Pep Guardiola, quien después en el futuro sería su gran rival como entrenador. Allí ganó sus primeros grandes trofeos: una Liga, dos Copas del Rey, una Recopa de Europa, una Supercopa de España y además dio el salto a otro escalón: llegó a ser segundo de Louis Van Gaal una vez Bobby Robson abandonó el banquillo culé y Ronald Koeman decidiera no seguir como el segundo al mando de su paisano holandés.

Mourinho allí demostró que podía estar para retos mucho más grandes, pues gracias a su trabajo de asistente, segundo entrenador y además preparar los informes que estudiaban las debilidades y fortalezas de los rivales, despertó el interés de convertirse en primer entrenador de otro conjunto.

El Benfica y el U.D Leiria


En la temporada 2000-2001 recibió una propuesta de Robson para que fuese su asistente en el Newcastle pero la desestimó porque el Benfica le ofreció el cargo de entrenador tras la salida del alemán Jupp Heynckes. En los lisboetas solo duró nueve jornadas, pues hubo un nuevo presidente – Manuel Vilarinho – que no quiso extender el contrato de “Mou” más allá del año que tenía.

Cuando salió del Benfica recaló en el Leiria en 2002, llegando a un meritorio quinto puesto que desató el interés del Porto, un gigante de Portugal y donde se daría realmente a conocer.

El FC Porto y la consagración


Llegó en sustitución de Octávio Machado, en un momento en el que los dragones estaban fuera de puestos europeos y sin poder luchar por el campeonato, algo que siempre se le pide a un equipo de su envergadura.

En el Porto Mourinho dio la oportunidad a jóvenes promesas como Deco, Ricardo Carvalho, Vítor Bahía, o Maniche. Con ese núcleo logró ganar en dos años la Liga, la Copa, la Copa UEFA de 2003, la Champions de 2004 en donde eliminó a un coloso como el Manchester United y derrotó en la final al Mónaco y una Supercopa. Fue su explosión como entrenador, en donde comenzó el personaje polémico, ácido, sin pelos en la lengua para expresar lo que piensa y siente.

Así, y en medio de su aureola de estrella, se rodeó de gente como Jorge Mendes, el superagente que mueve dinero por doquier con entrenadores y futbolistas y que también le blindó a él. Los cantos de sirena fueron muy fuertes y llegó la oferta del Chelsea de Inglaterra, una propuesta que Roman Abramovich le hizo y que aceptó.

Chelsea, su cénit como persona “non grata” y el “Special One”


José Mourinho sabía que era un tipo especial. Haber ganado la Copa de Europa con una plantilla talentosa pero modesta le hizo creerse el personaje, lo llenó de ego, lo elevó a unos altares que sabía le pertenecían. En la rueda de prensa de presentación dijo que quería “un trato especial” pues no todo el tiempo llegaba alguien que acababa de ser campeón de Europa.

La prensa inglesa le tomó la palabra y empezó a llamarle “The Special One”, alguien peculiar que en Stamford Bridge también dejó huella.

Le pidió al multimillonario Abramovich que le fichara a Drogba, convirtió a John Terry en un central duro e implacable, le dio las llaves del mediocampo a Frank Lampard, hizo que el Chelsea fuese un equipo discreto a erigirse en un club campeón. Conflictos con Arsene Wenger a quien llamó varias veces “perdedor”, con Claudio Ranieri, con Roberto Mancini, entre otros, le dieron una fama de “bad boy” que caló hondo en la cultura inglesa.

En territorio británico, durante su primera etapa, ganó tres Premier League, tres Capital One, una Community Shield, y una F.A Cup. En Champions tuvo roces con entrenadores como Frank Rijkaard después que el Barcelona lo eliminase en octavos de la Champions de 2006, diciendo que Messi había hecho teatro después de una criminal entrada de Asier Del Horno.

Así es Mourinho, cínico, prepotente, chulo, pero ganador. Y así se fue del Chelsea, supuestamente por mutuo acuerdo, pero con la mira puesta en el siguiente objetivo que no tardaría en llegar.

Inter, la segunda Champions y el salto


Después de su salida de Londres tuvo ofertas de Barcelona, Valencia, Real Madrid e Inter, siendo los últimos quienes lo cerraron por tres temporadas y 9 millones de euros al año.
Su primer título llegó en 2008 cuando ganó la Supercopa de Italia y ese primer año finalizó ganando el Calcio, algo que repetiría en 2010.

En ese año siguiente el portugués se haría con el triplete – Liga, Champions y Copa – que además le dio su sello al Real Madrid.

Su paso por el Real Madrid


Mourinho en Madrid llegó como el hombre que iba a acabar con la dictadura blaugrana, un equipo que venía de arrollar a los merengues en los duelos directos – el mítico 2-6 en el Bernabéu, entre otros resultados escandalosos – y que gobernaba con puño de hierro el campeonato local y Europa.

Los Clásicos pasaron a ser cuestiones de vida o muerte: para la posteridad quedó el dedo en el ojo que le metió al desaparecido Tito Vilanova, los conflictos entre los internacionales españoles de ambos equipos, la zozobra con Guardiola en las ruedas de prensa (del día del “¿Por qué? En Champions Al “Puto Amo”) y los mecanismos e insinuaciones de ayudas arbitrales a favor de los catalanes que buscaban dinamitar una estructura ganadora y exitosa.

En España ganó una Liga – la de los 100 puntos en 2012 -, la Copa del Rey de 2011 ante el Barcelona y una Supercopa de España contra los mismos culés en 2012. No pudo ganar la Champions, a pesar de que llegó tres años seguidos a semifinales cuando la entidad tenía ocho años seguidos cayendo en octavos de final.

Se fue hastiado, peleado con su grupo (a Casillas, todo un emblema del madridismo, lo marginó y acusó de ser un “topo”) y cansado de ser el foco principal. Dejó cenizas pero también muchos de los jugadores que entrenó fueron después claves en los triunfos blancos del futuro.

Otros clubes dirigidos


Después de la salida del Bernabéu volvió a Stamford Bridge donde estuvo dos temporadas, llegó a una semifinal de la Champions que perdió con el Atlético de Madrid y una salida por la puerta de atrás.

Vino luego el Manchester United en donde ganó una Copa de la Liga, una Community Shield y una UEFA Europa League contra el Ajax y después ha tratado de reencontrarse con ese técnico exitoso, polémico, innovador, estudioso y meticuloso que brilla por su ausencia en la actualidad.

El Tottenham fue su último club, en donde no pudo estar a la altura de lo que se esperaba tras el ciclo de Mauricio Pochettino. Fue despedido en 2021 sin ganar un solo título.

Para 2022 fue fichado por la Roma, a la espera de que esta vez sea su oportunidad de reencontrarse con él mismo. Mourinho hoy es menos Mourinho, pero los clubes le siguen dando el chance de mostrar que puede competir al más alto nivel. Italia, país que lo vió ganar mucho por última vez, vuelve a acogerlo.

Equipos que dirigió José Mourinho

  • Benfica
  • UD Leiria
  • FC Porto
  • Chelsea
  • Inter de Milán
  • Real Madrid
  • Chelsea (segunda etapa)
  • Manchester United
  • Tottenham
  • AS Roma (próxima temporada)

Palmarés de José Mourinho

  • 2 Champions League
  • 2 UEFA Europa League
  • 8 ligas domésticas (2 Ligas Sagres, 3 Premiers, 2 Serie A, una Liga de España)
  • 4 Copas (una en Portugal, otra en Inglaterra, otra en Italia y en España)
  • 6 Supercopas (3 Community Shield, una portuguesa, una italiana y una española)
  • 1 FA Cup

Datos de José Mourinho

  • Es el cuarto entrenador con más títulos oficiales
  • Ha sido elegido cuatro veces mejor entrenador del mundo por la FIFA
  • Ha sido elegido dos veces por la UEFA como el mejor entrenador del mundo
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:AS RomaJosé Mourinho

Más contenido de tu interés