null: nullpx
Opinión Deportes

Ricardo Salazar | Tiburón ahogado

Entre seis descensos y numerosos malos manejos, Veracruz es una vergüenza.
24 Oct 2019 – 5:47 PM EDT

Cuando un partido de futbol está arreglado lo primero que se busca es observar la actitud del equipo perdedor, desde mostrar pasividad hasta cometer errores inocentes.

Las dos cosas hicieron los jugadores del Veracruz, renunciar al ataque, recibir dos goles, reaccionar hasta el minuto cuatro, tener una actitud indolente, no aprovechar quedarse con ventaja numérica por expulsión de Jesús Dueñas a los 26 minutos y trotar en el campo para no alcanzar a Eduardo Vergas y encajar una tercera anotación.

En la jornada uno del torneo Clausura 2008, el Club Deportivo Guadalajara solicitó a la Universidad Nacional no jugar los primeros segundos para permitir que Salvador Reyes tocara el balón, trotara y saliera del campo a manera de homenaje.

En teoría, 'Chava' se convirtió en el jugador más veterano con 71 años de edad, pero en la práctica no fue así, ya que, Pumas no ofreció resistencia, de hecho, al final, el técnico universitario, Ricardo Ferreti, se quejó amargamente porque Chivas no dio las gracias.

Once años después, otra vez le solicitan a su equipo no jugar durante el primer minuto, cosa que hizo Tigres y de inmediato soltó a sus felinos con las consecuencias sabidas, lo que provocó críticas a él y sus dirigidos.

Tigres se convirtió apenas en el tercer equipo en la historia de la liga en adquirir una ventaja de tres goles antes de cumplirse el minuto ocho de acción. Antes lo hicieron León y Necaxa, curiosamente ambos frente al América en 1947 y 1958.

El francés André-Pierre Gignac aprovechó las circunstancias para anotar su gol cien y convertirse en el tercer futbolista europeo en ingresar al 'Club del Centenario' en la historia de la liga, donde estaban los españoles Isidro Lángara y Martín Vantolrá, aunque el tanto quedará en la memoria por disparar a puerta sin tener la más mínima oposición.

A pesar de la revuelta que no prosperó en gran medida, contados son los jugadores de los Tiburones que han presentado contratos para ingresarlos al departamento de controversias en la Liga MX, es decir, no tienen argumentos dentro del campo y fuera de él para exigir el pago de sus deudas.

Al aceptar firmar un contrato con una cantidad y asentar otro con otro están asumiendo riesgos.

Con la derrota, el Club Veracruz igualó la marca de 20 partidos consecutivos sin ganar en calidad de local. Además, llegaron a 40 seguidos en la competencia y están a tres der la marca mundial que le pertenece al Chernomorets Burgas de Bulgaria impuesta en el curso de tres campañas, entre 1997 y 2008.

Salvo los primeros años, desde que los Tiburones regresaron a la Primera División en 1964 han sido una vergüenza en el manejo del equipo por sus necesidades y han sido manoseados por técnicos que van y vienen prometiendo resultados deportivos.

Tienen seis descensos, incluyendo uno de la segunda división a la segunda “B” y tres desapariciones en las ramas de ascenso.

La fama de desorganización llegó a la Strasse 20, sede de la FIFA en Zúrich, para sancionarlo con descuento de puntos y multas económicas.

El dueño Fidel Kuri Grajales es responsable por malos manejos de la institución, mientras que también los son Juan Antonio Luna, José Luis Sánchez Solá, Cristóbal Ortega, Carlos Reinoso, Pablo Marini, José Cardozo, Guillermo Vázquez, Juvenal Olmos, Robert Dante Siboldi, Enrique Meza y Enrique López Zarza por los malos resultados en el campo de juego. De ellos no se habla.

RELACIONADOS:Opinión DeportesVeracruz

Más contenido de tu interés