null: nullpx
Veracruz

Ricardo Otero | El túnel secreto del Veracruz

Los Tiburones Rojos se convirtieron en un referente mundial de qué no hacer en el futbol.
3 Dic 2019 – 3:41 PM EST

Hace 10 días, Veracruz perdió ante Chivas en la Jornada 19, la última del Apertura 2019, para cerrar un torneo que quisieran olvidar, pero que quedará indeleble en la memoria de su afición y del futbol mexicano.

No es que sorprenda el resultado, pero el colofón de un año infame para los del puerto difícilmente pudo ser peor: solo ganaron uno de sus últimos 45 partidos de Liga, terminaron últimos en los dos torneos de 2019 -el Clausura con cero puntos por un castigo proveniente de FIFA-, quedó descendido por segundo año consecutivo -algo que solo puede ocurrir en México- y el último gol recibido fue de portería a portería.

A eso hay que sumarle los problemas extracancha con los dobles contratos y los adeudos que dejaron a algunos de sus futbolistas sin posibilidad de cubrir sus obligaciones y su gasto corriente.

(Noticia: no todos los futbolistas de Primera División son millonarios.)

Veracruz se ha convertido en el referente de cómo no se deben hacer las cosas en el futbol y ese será el legado de esta lúgubre etapa del equipo.

Hay solo dos cosas que le dan algo de luz a los Tiburones Rojos: que el calendario haya dispuesto que el retiro de Carlos Salcido fuera en el estadio de las Chivas y el inobjetable nivel futbolístico de Sebastián Jurado.

Hasta en el desenlace, esta novela encuentra plot-twists interesantes. Fidel Kuri buscó acceso a la Asamblea de Dueños y en la FMF hasta le pusieron obstáculos en la cancha para evitar un posible descenso en helicóptero. Una escena surrealista a la que ya nos acostumbró la administración de los Tiburones Rojos, a la que solo le faltó un túnel secreto de acceso para ponerla al nivel de un guión de Hollywood.

Pero en el terreno de lo real, mientras eso pasa, la noble afición jarocha, que pese a los paupérrimos resultados deportivos seguía ocupando su butaca en el Luis ‘Pirata’ de la Fuente, solo quiere ver a su equipo cada 15 días. Se necesita solo la más superficial empatía para preguntarse si una plaza tan antigua del futbol mexicano se merece esto.

Y no es que los problemas del Veracruz hayan iniciado con la administración de Fidel Kuri, pero sí se agudizaron. ¿En todo México no hay un empresario serio, que aunque no sepa de futbol si quiera rodearse de quienes sí saben, que quiera montar un proyecto serio ahí?

¿Qué es lo que los aleja de ahí?

No vaya a encontrar Kuri -otra vez- ese túnel secreto que le permita seguir en escena.

RELACIONADOS:VeracruzOpinión Deportes

Más contenido de tu interés