¡Hugo González merece una estatua por esta increíble atajada!