null: nullpx

El camino en tren que va de Moscú a Kazán, donde juega el FC Rubin

Rusia 2018 designó a esta ciudad al este de Moscú como sede mundialista; fue invadida y conquistada por Iván el Terrible hace más de 500 años.
26 Nov 2016 – 10:01 PM EST

La guía para viajeros de Lonely Planet dice esto sobre Kazán:

“La ruta a través de la Rusia europea hacia Ekaterimburgo vía Kazán es la menos viajada de las tres líneas principales en esta travesía, pero es muy fascinante porque te permite parar en Kazán, una ciudad atractiva situada a orillas del río Volga. Es la capital de la República de Tartaristán – la tierra de los Tártaros del Volga, un pueblo turco comúnmente asociado con las hordas de Gengis Kan…”

Ir de Moscú hasta Ekaterimburgo pasando por Kazán es lo que se describe como “La Ruta del Expreso Transiberiano” que une a la parte europea de Rusia con el terriblemente gélido norte del país más extenso del planeta. Algunas líneas más abajo del párrafo citado arriba, aparece la siguiente frase: “Los fanáticos del fútbol acaso sean familiares con la ciudad debido a su popular club Rubin Kazán”.


En Latinoamérica, el Rubin fue conocido por ser el club del ecuatoriano Christian Noboa y que además le pegó al Barcelona de Pep Guardiola en la Champions del 2009. No sólo eso, cuatro años después el mismo equipo ruso (tártaro, mejor dicho), ahora con el venezolano Salomón Rondón en sus filas, eliminó de la Europa League al mismísimo Atlético de Madrid de Radamel Falcao y del “Cholo” Simeone.

En su juego, nada vistoso, esta desconocida escuadra de una oscura república rusa hubo demostrado el fuego guerrero que se le atribuía históricamente a las hordas de Gengis Kan.

Hay una película soviética en blanco y negro, “Iván el Terrible”, en que se retrata la lucha del Zar por vencer a sus enemigos dentro de Moscú y a sus enemigos fuera de la capital. Es decir, aplastar a los conspiradores y aplastar también a los guerreros tártaros de Kazán. Las escenas en que el ejército ruso sitia Kazán entre hombres europeos galopando a caballo y arqueros asiáticos flechando desde las torres describen el carácter multicultural de las Rusias actuales.

El FC Rubin no es la excepción. No nada más han llevado ecuatorianos y venezolanos a militar entre sus filas, sino que además en esta temporada de la Liga Premier de Rusia han llevado al entrenador español Javi Gracia y a un séquito entero de futbolistas de La Liga. El ex técnico de Memo Ochoa en el Málaga se llevó consigo a los también españoles Sergio Sánchez, Rubén Rochina y Samu García. También al brasileño, ex de la Real Sociedad, Jonathas, y al peruano Carlos Zambrano, antes zaguero del Frankfurt.

En Kazán se habla ruso y tártaro. Y ahora también se habla español. Hay de igual modo iglesias del cristianismo ortodoxo y mezquitas para la profesión del Islam, como ya también hay un soberbio estadio de fútbol: la Arena Kazán. Ahora sabemos que si queremos ir de Moscú a Siberia vale la pena hacer una parada en la estación ferroviaria de Kazán.

RELACIONADOS:Copa Mundial

Más contenido de tu interés