null: nullpx
FIFA

Capítulo uno: El Mundial de Norteamérica; lo económico

Estados Unidos, México y Canadá buscarán organizar el Mundial del 2026 de manera conjunta, pero no todo es color de rosa. Analizamos los pros y los contras del evento.
21 Abr 2017 – 08:54 PM EDT
Reacciona
Comparte
De izquierda a derecha: Sunil Gulati, presidente de USA Soccer y vicepresidente de la FIFA, Decio de Maria, presidente de la Federación Mexicana de Fútbol y Victor Montaglini, presidente de la Canadian Soccer Association y de la Concacaf. Crédito: Mexsport

Por Omar Carrillo
@OmarCarrilloHH

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, dio pie a ello con su idea de elevar el número de equipos en un Mundial a 48. Una brutalidad de organización para un solo país sede.

Un gasto excesivo y rampante. Una operación política, económica, social y futbolística colosal que a la luz de lo ocurrido en Brasil, podría ser casi catastrófica y eso que ‘únicamente’ acudieron 32 naciones a la cita sudamericana. ¿Pero y qué tal si lo organizan entre tres estados? Una rápida respuesta a un problema mayor.

La Concacaf ha puesto la propuesta sobre la mesa: Estados Unidos, México y Canadá marcharán uno al lado del otro por el Mundial del 2026.

“La razón es porque estando los tres juntos hace (la candidatura) más fuerte”, explicó Sunil Gulati presidente de la federación de fútbol de Estados Unidos en la conferencia de prensa en Nueva York en la que se hizo el anuncio.

Será una aventura conjunta sin precedentes anteriores, pero con condicionantes. Estados Unidos albergará 60 partidos, mientras Canadá y México 10 cada uno. Y todos los juegos a partir de los cuartos de final se celebrarán en suelo estadounidense.

Aunque la última palabra sobre ese punto y muchos otros la tendrá la propia FIFA.

El único antecedente previo similar se dio en el 2002 cuando Corea y Japón albergaron la competencia con 10 sedes y 32 encuentros cada uno.

Pero no todo está claro ni preciso aún en muchos aspectos. Son tres vecinos multiformes que se encuentran a mucha distancia cuando no en universos distintos económica, social, política y culturalmente hablando.

Que van de los tacos al hot dog, por citar la más obvia y simple; pasando por las medidas de exclusión y promesas de muros o las de inclusión social, las más complejas de todas. Hasta llegar al propio gusto o no por el fútbol como sentimiento casi nacional de un país a otro.

Cada uno con sus pros y sus contras, con sus ventajas y desventajas que hay que sopesar, y medir cuando no prevenir y compartir.

Exigencias de la FIFA; las económicas

Esto apenas es el inicio de un largo camino que se espera no sea espinoso ni escarpado para ninguna de las partes, pero del dicho al hecho...

La puntuación de los largos versos y oraciones entre los tres organizadores está por venir, y los detalles se conocerán con el tiempo.

“Nosotros podríamos hacer un Mundial únicamente en la costa oeste del país y podríamos hacer otro únicamente en la costa este”, aseguró Gulati en la presentación.

La frase por muy chocante que parezca, es cierta. Aunque ello no garantiza nada como ocurrió cuando Estados Unidos perdió ante Catar la sede del 2022.

Por eso la frase de "juntos hace (la candidatura) más fuerte".

Loading
Cargando galería

El cuaderno de requerimientos o cargos para los candidatos al Mundial del 2026 aún está por conocerse pero se pueden repasar los gastos de las últimas grandes competencias para hacerse una idea de lo que se necesitará.

Y aunque el mayor peso de todo recaerá en la Unión Americana, seguro a México no le saldrá nada barato aunque se fraccionen las cifras.

Brasil gastó entre 11 mil y 13 mil millones de dólares para crear o mejorar su infraestructura para el Mundial del 2014. Terminó tras esa inversión arrastrando una crisis económica y polítca hasta estos días.

Es cierto que no todo se debe achacar al evento internacional y que mucho lo venía arrastrando desde antes, pero claro que cooperó significativamente.

Pero no se espante usted: Rusia desembolsará 20 mil millones de dólares para su Mundial en 2018 y Catar, sujétese de donde pueda, la friolera cantidad de más de 200 mil millones.

Loading
Cargando galería

Haciendo a un lado lo del país asiático que es insultante, la inversión para una competencia de tal naturaleza siempre es exorbitante.

El único evento global que se puede comparar con una Copa del Mundo de fútbol son los Juegos Olímpicos y en estos los números también han sido de ese tamaño.

El premio mayor se lo llevan los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi 2014, también celebrados en Rusia, con 51 mil millones.

Para los de verano en Beijing 2008, las cifras fueron de 44 mil millones de dólares. Londres 2012 costó entre 15 mil millones y algo más de 20 mil, aunque algunos incluso lo sitúan en más de 24 mil.

Finalmente, Brasil gastó alrededor de 5 mil millones en Río 2016 en lo que se han considerado unos Juegos austeros.

En pocas palabras, no hay manera de zafarse de cantidades alucinantes en una competencia de este tamaño, aunque se presuma de tener una infraestructura hecha y lista para lo que venga a todos los niveles sea en lo deportivo o en lo estructural de las ciudades sede.

La FIFA encontrará la manera de hacer que los organizadores gasten miles de millones dólares. Eso es seguro. Aunque en la conferencia de prensa de la presentación de la candidatura conjunta no se habló sobre el presupuesto ni como se piensa repartir entre los tres países.

El asunto económico es escabroso por donde se mire, inmerso como está el mundo en una crisis económica de la que nadie -individuo o nación- termina de salir y que va dando coletazos por doquier.

Pero sin lugar a dudas, de las tres economías que se han lanzado a la caza del Mundial conjunto, la de México es la más débil.

En un primer vistazo, tanto Estados Unidos como Canadá, con dólares por delante no tendrían demasiadas dificultades en armar su parte de la competencia. Dicho de nuevo, en un primer vistazo.

México es el eslabón más débil en esta categoría. Podríamos dar muchas cifras y númeritos para ejemplificar, pero baste recordar como muestra de ello el presupuesto de la Conade (Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte) -encargada de regir y de promover el deporte en el país- el que Enrique Peña Nieto, presidente de la nación, ha ido disminuyendo año con año de manera considerable cuando no catastrófica.

En el 2103 fue de 7 mil 179 millones de pesos, sí de pesos (unos 563 millones de dólares con el tipo de cambio de 12.7 pesos por dólar).

Cargando Video...
Gulati: "Hicimos la candidatura en conjunto para ganar fuerza y reflejar unión"

Para el 2014 de 4 mil 240 millones de pesos (unos 324 millones de dólares con el tipo de cambio de 13.10 pesos por dólar), para el 2015 fue de 3 mil 605 millones de pesos (243 millones de dólares con el tipo de cambio de 14.82 por dólar), para el 2016 de 2 mil 825 millones de pesos (unos 166 millones de dólares con el tipo de cambio de 17.35 pesos por dólar) y para este 2017 de 2 mil 109 millones de pesos (101 millones de dólares al tipo de cambio de inicio de año de 20.73 pesos por dólar).

Para darse una idea de lo pobre del presupuesto de la Conade en este año, la Universidad de Michigan, una de las universidades elite en materia deportiva de Estados Unidos, tuvo un presupuesto para todo su departamente atlético -no de un país entero- de 154.8 millones de dólares en el 2017.

A falta de un año más de sexenio, el gobierno mexicano no ha invertido siquiera mil millones de dólares en su deporte interno para más de 120 millones de personas. Una población a la que le urge ponerse en movimiento ya que se encuentra entre las más obesas del mundo tanto en adultos como en infantes con todos los problemas - que no son pocos- que eso conlleva.

Y pretenderá, con toda seguridad, gastar una cantidad de dinero probablemente prohibitiva para cumplir las exigencias mínimas de la FIFA (infraestructura de las ciudadesdes sedes como transporte nacional e internacional, hospedaje, vías de comunicación, etc) para un único evento deportivo.

Aún así, enseguida hubo voces en el país que reclamaron que México recibirá 'las sobras' del Mundial del 2026.

Pero, finalmente, como escribió en Twitter el periodista deportivo mexicano Jorge Witker: “lo indignante, para mí, hubiera sido querer hacer un Mundial solo en México”.

Cargando Video...
Decio de María, exclusivo: “El país no está en condiciones de asumir 80 partidos”
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:FIFAEstados UnidosMéxicoCanadá

Más contenido de tu interés