null: nullpx
Cleveland Browns

¿Es el tiempo para los Browns de enterrar sus calamidades?

La llegada de Odell Beckham Jr a Cleveland aumenta las expectativas del equipo para 2019 en dupla con Baker Mayfield.
16 Sep 2019 – 11:31 AM EDT

Para resumir en una palabra la existencia de los Cleveland Browns en la NFL quizás la que mejor encajaría es sufrimiento. Los aficionados de esa ciudad tienen el corazón más resistente de toda la Liga por la serie de calamidades que han experimentado, desde derrotas desgarradoras hasta el despojo de su equipo, pero ¿cambiará ese panorama alguna vez?

Cuando los Cleveland Indians perdieron la Serie Mundial de 2016 ante los Chicago Cubs, la Tribu se convirtió en el equipo con la sequía de títulos vigente más larga en MLB, pues no ganan el Clásico de Otoño desde 1948.

Cuando en 2016 LeBron James llevó a los Cavaliers a una remontada épica para venir de atrás de un déficit de 1-3 y ganarle a los Golden State Warriors las Finales NBA de ese año, la ciudad de Cleveland se quitó un gran peso de encima, respiró hondo, y descubrió que ganar títulos era algo posible, pero, mientras, en un rincón algo oscuro, estaban los Browns.



El año en que los Cavs hacían un desfile que paralizó la ciudad para festejar su primer título de la NBA y el mismo año en el que los Indians buscaban quebrar su sequía en la Serie Mundial, los Browns compilaron una temporada de 1-15, y en 2017 repitieron la poco honrosa hazaña de los Tampa Bay Buccaneers de 1976 de terminar una temporada sin victorias, pero Cleveland se fue 0-16, porque hace 42 años la NFL tenía un rol regular de juegos de 14 partidos.

Desde que la franquicia regresó a Cleveland en 1999 (pues vale recapitular que en 1995 Art Modell, el propietario de los Browns, dio otro de esos golpes a los que deportivamente ya se habían habituado los aficionados, al llevarse el equipo a Baltimore) no habían llegado a un punto tan bajo como hace un par de años, cuando el equipo se convirtió en una especie de paradigma pero para ponerlo como ejemplo de lo peor, del rumbo que no debe tomar una organización deportiva, y eso para sus aficionados se traduce en una palabra: vergüenza.

No obstante que en la década de los 80 los fans de los Browns sufrieron aquel famoso ‘The Drive’ que no es otra cosa que esa serie ofensiva encabezada por John Elway de los Denver Broncos desde la yarda 2 en el Estadio Municipal que derivó en un viaje frustrado de Cleveland al Super Bowl, y como pasó un año después, en 1987, cuando Earnest Byner tuvo un fumble en la línea de gol que volvió a frustrar al equipo de llegar a la gran vitrina de la NFL, los infortunios se siguieron apilando.



Haciendo un resumen frío, basado en los números, los Browns, desde su retorno en 1999 solamente han clasificado una vez a los Playoffs, cuando perdieron en la ronda de comodines en 2002 y apenas en dos ocasiones desde entonces han logrado acabar con marca ganadora, siendo la otra en 2007 (10-6).
Desde 1999 hasta la fecha en que Freddie Kitchens fue designado como su head coach, la organización de Cleveland ha tenido 11 diferentes entrenadores, en un lapso de 20 años ningún otro equipo en la NFL ha tenido tal cantidad de cambios en la dirección en campo.

Remontándonos también al origen de la segunda época de Cleveland en la NFL, las selecciones de primera ronda de calidad que han tenido pueden contarse con los dedos de una mano, jugadores entre los que hallamos a Joe Thomas (2007), Joe Haden (2010), Myles Garrett (2016) y Baker Mayfield (2018). El resto, fueron muy malas decisiones que, indudablemente, se reflejaron en el desempeño del equipo y en los resultados cosechados.



La temporada de 2018, caótica en el sentido de que vio el despido de Hue Jackson como head coach a mitad de temporada para que se encargara Gregg Williams el resto de la campaña, resultó ser un oasis en el desierto para los Browns, que si bien, acabaron con marca de 7-8-1, sucedieron cosas que hicieron resurgir las esperanzas de la atribulada afición de Cleveland.

Principalmente por tener a la duodécima mejor defensa de toda la liga, la 10 en contra del pase y, sobre todo, por el desempeño de su quarterback novato Baker Mayfield, quien acabó con 3,725 yardas y 27 pases de anotación, con sensaciones de tener un equipo capaz de ganar partidos, de emocionar a sus aficionados y de generar esperanzas.

La llegada de Odell Beckham Jr. A Cleveland fue considerada como una de las grandes movidas de agentes libres en el receso de temporada previo al arranque de la de 2019, lo cual solo aumentó las expectativas de una afición urgida de éxitos, de páginas que borren o dejen muy en el olvido los amargos capítulos del pasado reciente que ha sido no menos que atroz.



Sin embargo, la anhelada presentación en casa ante los Tennessee Titans el pasado 8 de septiembre, fue una enorme decepción. Mientras muchos previo al inicio de la campaña colocaban a los Browns como un serio aspirante a llegar al Super Bowl y a tener una temporada exitosa, el equipo lució muy poco prominente, con un Mayfield que fue interceptado en tres ocasiones en el último cuarto y con una defensa que permitió una cantidad absurda de puntos, es decir, todo esto se resume en una estrepitosa derrota por 43-13.

La pregunta que muchos se hacen es si esta versión 2019 con un Freddie Kitchens como head coach será capaz de darle la vuelta a la página y dejar atrás esos amargos capítulos de calamidades, golpes en el corazón y decepciones constantes a una franquicia de los Cleveland Browns que tardó muchos años en generar expectativa. La respuesta es, si no es ahora, no se ve para cuándo.



En fotos: Mahomes brilla en el triunfo de Chiefs sobre los Raiders

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Cleveland Browns

Más contenido de tu interés