null: nullpx
Atlanta Falcons

El análisis post mortem: ¿por qué perdieron los Falcons el Super Bowl?

La obstinación por el plan de juego de Atlanta y el tiempo de posesión de los Patriots fueron los factores clave del resultado
7 Feb 2017 – 10:07 PM EST
Reacciona
Comparte
Matt Ryan y los Falcons no anotaron puntos en el último cuarto. Crédito: AP-NFL

No vamos a quitarle mérito a lo que hicieron los New England Patriots en el Super Bowl: tienen en su poder su quinto trofeo Vince Lombardi con la más grande remontada en la historia. Anotaron 31 puntos sin respuesta en 21 minutos para dejar tendidos a unos Atlanta Falcons que hay que decirlo, cavaron su propia tumba.

Pero los Falcons tuvieron en la lona a los Pats más allá de la mitad del partido y también pudieron sentenciar el marcador en el último cuarto. No era tan difícil en realidad.

Hubo dos aspectos primordiales que sentenciaron su derrota.

1. La defensa no pudo más: contener a los Patriots en tres puntos durante casi tres cuartos tiene mucho mérito, pero el tiempo de posesión fue demasiado en favor de los nuevos campeones.

New England tuvo más de 40 minutos de posesión de los 64 que duró el partido, por tanto, mismo tiempo que la defensa de Atlanta estuvo en el campo. Uno de los principios básicos del fútbol americano es que una defensa cansada es cada vez menos efectiva, y eso terminó por matar a los Falcons que en los últimos 21 minutos de juego total, incluido el tiempo extra, recibieron 31 puntos.

Cargando Video...
La recepción milagrosa de Julian Edelman

La ofensiva de Atlanta fue explosiva, ya que para los tres touchdowns que anotaron, emplearon drives rápidos, de 1:53, 1:49 y 4:14; el otro fue producto de una intercepción, es decir, de inmediato volvió la defensiva de los Falcons al campo. No tuvieron una sola ofensiva larga en el encuentro y eso lo pagó su defensa con cansancio.

Mientras los Patriots hicieron 93 jugadas durate el partido, los Falcons sólo 46.

El tiro de gracia fue perder el volado para el tiempo extra. La defensa de los Falcons ya no tenía fuerza alguna para contener a los Patriots. El partido estaba sentenciado.

Cargando Video...
Los Patriots empatan con acarreo de James White

2. Quinn y Shanahan se apegaron demasiado a su plan de juego: desde el segundo cuarto, Atlanta hizo mucho daño con su juego aéreo a New England y eso les dio la ventaja máxima que tuvieron, de 28-3. Pero en pleno embate de los Patriots, los Falcons tuvieron el balón en la yarda 22 enemiga con menos de cuatro minutos por jugar, a distancia de un gol de campo que habría evitado que les alcanzaran.

Sí, justamente por esa recepción fantástica de Julio Jones.

Cargando Video...
Atrapada fenomenal de Julio Jones

La secuencia lógica era ir por tierra con jugadas directas, mantener el balón y asegurar el gol de campo. En lugar de eso, desde la banda ordenaron mantener el ataque aéreo y eso derivó en una captura a Ryan y un castigo. Retrocedieron hasta medio campo y fueron obligados a despejar.

El gol de campo los habría puesto en ventaja 31-20 y habría consumido reloj o tiempos fuera de los Patriots. En lugar de eso, tuvieron que despejar y del siguiente drive vino el touchdown del empate a 28 puntos.

Lo que no tuvo que ver: pamba al que culpe a Matt Ryan. Es cierto, soltó un balón en el último cuarto que derivó en un touchdown de los Patriots, pero fuera de eso su actuación rozó la perfección: completó el 74 por ciento de sus pases, con apenas 17 envíos completos acumuló 284 yardas, dos anotaciones y un colosal rating de 144.1. Con esos números, debe ser frustrante perder cualquier partido, no digamos un Super Bowl.

Cargando Video...
Balón suelto de Matt Ryan pone en aprietos a los Falcons

De hecho, Atlanta tuvo más puntos después de recuperar el balón, 14, por ocho de su rival.

Entre Devonta Freeman y Tevin Coleman corrieron para 104 yardas en apenas 18 acarreos, para un muy productivo promedio de 5.8 yardas por jugada. Ryan también tuvo apoyo de su ataque terrestre. Tal vez su pecado fue ser exageradamente efectivos y gastar muy poco reloj cuando tenían el balón. Pero incluso así tenían el partido en la bolsa.

Literalmente, como diría Enrique Bermúdez, los Falcons "la tenían, era suya... y la dejaron ir".

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Atlanta Falcons

Más contenido de tu interés