null: nullpx
Green Bay Packers

50 años, la Era del Super Bowl: Packers viven 3 épocas de campeonato

Lombardi – Starr, Holmgren – Favre y McCarthy – Rodgers.
15 Jul 2016 – 11:53 PM EDT

Por: Jorge Pinzón Anaya

Green Bay Packers es una de las franquicias más exitosas en el último medio siglo de historia de la NFL. Un dato refleja su grandeza, algo que solo éste equipo ha logrado con el paso del tiempo: Es la única escuadra que en 50 años ha tenido 3 entrenadores en jefe campeones de Super Bowl con 3 quarterbacks distintos.

Ellos son: Vince Lombardi con Bart Starr, Mike Holmgren con Brett Favre y Mike McCarthy con Aaron Rodgers. Nadie más en la NFL ha logrado esto.

VINCE LOMBARDI

Hace 50 años los Packers escribieron un legado para siempre. Cuando se jugó el Primer Partido por el Campeonato de la AFL – NFL, luego nombrado Super Bowl I, el 15 de enero de 1967 en el Memorial Coliseum de Los Angeles, el coach Vince Lombardi y compañía se encontraban en la cima deportiva.

Ya habían ganado 3 títulos de la NFL y ahora representaban a la NFL en el partido unificatorio de campeonato contra Kansas City Chiefs monarcas de la AFL. Este duelo se le dio oficialmente el nombramiento de Super Bowl I. Un año después volvieron a ganar el partido por la corona, llamado Super Bowl II sobre Oakland Raiders. Vince Lombardi levantó los trofeos que pocos años después llevarían su nombre.

Ese segundo título correspondiente a la Temporada 1967 fue el último de Lombardi con los Packers. Terminaba un ciclo que marcó para siempre a la NFL. No solo por los campeonatos. Fue la forma y el fondo en el mensaje, trabajo y aportación del coach Lombardi al futbol americano. Sus conceptos de trabajo en equipo con total compromiso, respeto, pasión y apego a sus jugadores lo hicieron una figura monumental. Las teorías de Vince Lombardi se han aplicado no solo en el terreno deportivo, se usan en la organización de empresas, estructura y motivación de personal. En este punto Lombardi tuvo resultados nunca vistos, un líder que logró sacar las mejores virtudes de su gente, muchas veces por encima de sus propios límites pero convencidos que era lo mejor para el equipo.

LA PEOR ÉPOCA

Green Bay Packers de Vince Lombardi alcanzó un nivel propio de paradigma en la historia de la NFL. La curva fue demasiado alta, en algún momento debía descender. Y así ocurrió a partir de 1968 y durante los siguientes 24 años.

La Era post Lombardi no fue nada fácil para directivos, entrenadores y jugadores, siempre comparados con las hazañas alcanzadas en los años sesenta.

Ni siquiera el propio Bart Starr, ahora convertido en entrenador en jefe de los Packers durante el periodo de 1975 a 1983 se salvó de los fracasos. En esos 9 años Starr solo pudo llevar a Green Bay una vez a los Playoffs. Eso fue en 1982, año de la huelga de jugadores que recortó la temporada. Los Packers se quedaron en Segunda Ronda de postemporada al perder 37 – 26 con Dallas Cowboys.

Tampoco otro soldado legendario del coach Lombardi logró levantar al equipo: Forrest Gregg, fiero liniero ofensivo que como entrenador en jefe le ocurrió lo mismo que a Starr. Coach de 1984 a 87 sin viajes a Playoffs.

RON WOLF – MIKE HOLMGREN – BRETT FAVRE


Cuando en 1991 llegó Ron Wolf como gerente general, pocos pensaban que estaba por arrancar otro periodo lleno de satisfacciones, quizá no tan legendario como el de Lombardi pero definitivamente ganador, que volvió a colocar a los Packers en el plano competitivo.

Wolf tenía enorme prestigio, así como sabiduría para seleccionar talento en el Draft y contratar agentes libres. Los Raiders le deben la llegada de elementos como Art Shell, Gene Upshaw, Ken Stabler, Jack Tatum, Howie Long, Marcus Allen y Matt Millen, todos clave en la conquista de 2 Super Bowls.

Ahora en Green Bay se convirtió en el arquitecto de una nueva época. Para empezar hizo dos movimientos que resultaron positivos. Primero: en 1991 buscó seleccionar a un quarterback egresado de Southern Miss, pero Atlanta Falcons se adelantó en el intento. Wolf pudo olvidar el asunto y buscar a otro, pero no lo hizo. El caso es que ese joven quarterback no se adaptó a los Falcons que aceptaron en 1992 un cambio ofrecido por los Packers, así llegó un tal Brett Favre.

Segundo: Era necesario un entrenador con ideas innovadoras, no con tendencia a continuar con el pasado glorioso, eso era un reto mayúsculo e inalcanzable. Era mejor alcanzar el futuro, para ello fue contratado Mike Holmgren, quien trabajó y aprendió de un genio llamado Bill Walsh, además de entrenar a Joe Montana en los San Francisco 49ers. Con esas credenciales no había duda que podía hacerse cargo de los Packers.

Los resultados positivos se dieron de inmediato. Holmgren dirigió a los Packers de 1992 a 1998, todos años de marca ganadora, fueron 7 temporadas en total, 6 de ellas en los Playoffs, 3 como campeones divisionales. Destacan en forma especial las campañas de 1996 y 97, las 2 con marca de 13 triunfos y 3 derrotas, en ese momento la mejor en la historia del equipo. Los 2 años los Packers jugaron el Super Bowl: ganaron uno, el XXXI sobre New England Patriots, pero perdieron el otro, el XXXII ante Denver Broncos. El título en 1996 fue el primero en 29 años, desde la época de Lombardi.

Luego de la temporada de 1998 Holmgren se fue a Seattle Seahawks donde le ofrecieron no solo ser entrenador en jefe, también le dieron los cargos de Vicepresidente ejecutivo y gerente general.

RUMBO AL CAMINO DE MIKE MCCARTHY Y AARON RODGERS

Tras un año de ajuste con Ray Rhodes al frente (Rhodes fue asistente de Holmgren) y Mike Sherman de coach durante los siguientes 6 años (con algo de éxito en 4 temporadas de Playoffs), en 2006 inició la tercera época grande de los Packers en los últimos 50 años.

Un año antes, en 2005, Ted Thompson fue nombrado gerente general. Había llegado a los Packers en 1992 como scout y fue muy cercano al coach Holmgren, incluso cuando éste se fue a Seattle se llevó a Thompson como Vicepresidente de operaciones.

Su primera decisión de impacto fue contratar a Mike McCarthy como nuevo entrenador en jefe. Esta época tiene cierta similitud con el año 1992 cuando Ron Wolf contrató a un coach de ideas vanguardistas como Mike Holmgren. Ahora Thompson se fijó en McCarthy quien contaba con cierto prestigio como desarrollador de quarterbacks (Rich Gannon, Elvis Grbac, Steve Bono, Aaron Brocks y el primer año de Alex Smith).

Cuando McCarthy tomó el cargo de entrenador en jefe, Brett Favre seguía como quarterback titular y establecido. Andaba por ahí un joven sustituto seleccionado en el Draft de 2005. Su condición de Primera Ronda dejaba claras las intenciones de los Packers, su futuro quarterback se llamaba Aaron Rodgers.

Luego de la derrota en el Campeonato de la Conferencia Nacional de la Temporada 2007 ante New York Giants, los días de Favre llegaron a su fin en Green Bay. Aquel partido celebrado en el helado Lambeau Field, fue un adiós congelante para su quarterback luego de 16 temporadas y un montón de récords como pasador.

A partir de 2008 arrancó la Era de Rodgers como quarterback titular. Van 8 años, todos menos el primero, de Playoffs. El triunfo grande llegó rápido. Apenas en su tercera campaña al mando, Rodgers encarriló a los Packers a las victorias. Con marca de 10 ganados y 6 perdidos, avanzaron de Comodines hasta el Super Bowl XLV donde vencieron 31 – 25 a Pittsburgh Steelers, cuarto anillo de campeón para la franquicia.

Luego de alcanzarlo todo en 2010 los Packers se han convertido en equipo de postemporada que no logra dar otra vez el salto grande. Han tenido campañas espectaculares como 2011 cuando impusieron una marca histórica para el equipo con 15 victorias y una derrota; temporadas mediocres como 2013 con registro de 8 triunfos, 7 derrotas y un empate, todas en los Playoffs, desafortunadamente para ellos todas con derrotas. Van 5 años al hilo si dar otro salto grande, algo que significa un reto al futuro para un equipo de pasado glorioso.


RELACIONADOS:Green Bay Packers

Más contenido de tu interés