null: nullpx
NFL Blogs

Armando el QB perfecto: El toque de Brees, el físico de Newton…

Gil Brandt de NFL Media construyó el pasador perfecto tomando lo mejor de cada uno de los mejores en la posición. Este es el resultado:
26 May 2016 – 10:38 AM EDT

Por: Gil Brandt / analista senior NFL Media

El quarterback NFL perfecto debe tener ...

... la precision y toque de Drew Brees.

La última vez que hice este ejercicio, me fui por la exactitud de Aaron Rodgers, pero con un poco de caída del mariscal de los Packers -- quien, por supuesto, aún es muy bueno – está por debajo de Brees en esta capacidad. El quarterback de los New Orleans Saints completó más del 70 por ciento de sus pases en seis diferentes juegos la temporada pasada, y ha dado en el blanco el 80 por ciento marcando 19 veces en su carrera, incluyendo mejorar su rating de 88.6 porciento de pases completos en una marca de 62-7 ganados sobre los Colts en el 2011. Todo se debe a su increíble toque. Es sorprendente la dirección que la da al ovoide cuando lo necesita.

Clásico ejemplo: Troy Aikman y Joe Montana.


... la capacidad y habilidad de lograr grandes jugadas de Ben Roethlisberger.

La capacidad del ‘Big Ben' es fuera de serie. Piensen en el partido de comodines de la temporada pasada que ganaron ante los Bengals , en donde jugó a pesar de un hombro lesionado.

Es grande, un hombre grande que encuentra la manera, independientemente del número de defensores que podrían estar colgados de él, para hacer la jugada. Ese tipo de capacidad es extremadamente valiosa en un equipo.

En cuanto a la capacidad del ‘Big Ben’ de hacer grandes jugadas, hay que considerar esta estadística alucinante: 38.7 por ciento de sus lanzamientos han sido para primero y diez, el mayor porcentaje entre los QBs activos. Tipos como este saben producir lo que necesitan en un partido, sean 6 o 60 yardas.

Clásico ejemplo: Roger Staubach.


... el estado de alerta mental de Tom Brady.

Este atributo es tan importante en un QB para dominar el juego. Piense en cómo Peyton Manning lo utiliza para ejecutar sus jugadas, checando el juego óptimo y asegurándose de obtener el máximo provecho de las oportunidades ofensivas. La rapidez mental de Brady está por las nubes y se manifiesta en la forma en que las maximiza, lo que hace mejor a los jugadores que lo rodean. Uno no tiene suficiente tiempo para resolver los problemas y hacer la decisión correcta como pasador de la NFL es algo crucial.

Clásico ejemplo: Steve Young y Peyton Manning.


... el liderazgo de Philip Rivers.

Rivers es un líder tranquilo y silencioso fuera del campo, pero muy comunicativo dentro de él. El QB de los San Diego Chargers simplemente pone todo en la jugada. No es tímido. Incluso cuando es derribado se levanta con facilidad, listo para desafiar al contrario. Creo que ese tipo de chispa eleva el ánimo de sus compañeros de equipo.

Clásico ejemplo: Lynn Dickey.

... el físico de Cam Newton.

Newton ya era el abanderado de este rasgo desde el año pasado – y dio un paso gigantesco en el 2015, con más de 17 pases de TD y cinco más acarreando el balón de lo que hizo en el 2014, a pesar de que su receptor Kelvin Benjamin estaba lesionado. Hay muchos quarterbacks de gran físico en la NFL, pero palidecen ante ‘SuperCam’.

Clásico ejemplo: Brett Favre.

... el brazo de Matthew Stafford.

Siempre hemos sabido que Stafford tiene por brazo un cañón – puede llevar el ovoide por aire a la zona de anotación aún lanzando de rodillas desde la yarda 50 – pero el quarterback de los Detroit Lions mostró algo en el 2015 que sugiere una mejora esta temporada. Después de que Jim Bob Cooter fue promovido como coordinador ofensivo en la Semana 8, Stafford tuvo una porción de touchdowns contra intercepciones de 19:2 y tuvo un rating de pasador de más de 100 en cinco ocasiones. Creo que Cooter le mostró a Stafford cómo tomar algo de sus lanzamientos cuando sea necesario, lo que creo le permitirá aprovechar al máximo el poder de su brazo. Incluso con el retiro de Calvin Johnson, veo que grandes cosas vendrán en el futuro inmediato para Stafford.

Clásico ejemplo: John Elway.


... la habilidad para corer de Russell Wilson.

Wilson corrió con menos frecuencia en el 2015 en comparación al 2014, pero aún así hizo la segunda mejor marca en yardas totales por tierra en su carrera, finalizando con 553 yardas. Muchísimos QBs pueden correr, pero Wilson es un atleta excepcional que se mueve como un halfback haciendo que la defensiva se pierda. Esta habilidad puede significar mucho en una ofensiva. Cuando un QB está a punto de ser capturado, un tipo con los pies de Wilson sale y puede lograr un crucial primero y diez (y algo más). No hay mejor ejemplo que sus 14 yardas que mantuvo la ofensiva de Seattle para lograr la segunda anotación en el juego que los Seahawks intentaron regresar en el juego de playoffs de la temporada pasada aunque perdieron ante los Panthers.

Clásico ejemplo: Fran Tarkenton.

... la competitividad de Aaron Rodgers.

El apoyo de Rodgers fue limitado en Green Bay la temporada pasada, entre la ausencia de Jordy Nelson por una rotura de ligamentos y la inconsistencia de Eddie Lacy. Así que Rodgers registró un rating de pasador de -100 por primera vez desde el 2008. Pero aún así encontró la manera de mantener a los Packers competitivos en el Norte de la NFC hasta la Semana 17, luego perdió el título de la división. La conclusión es, siempre y cuando Rodgers esté bajo el centro, nunca se puede dejar fuera a los Packers – como hemos visto con dos espectaculares “Aves Marías” de touchdown la temporada pasada (ante los Lions en la Semana 13 y ante los Cardinals donde GB perdió en playoffs).

Clásico ejemplo: Dan Fouts.


Sigue a Gil Brandt en Twitter @Gil_Brandt


Más contenido de tu interés